PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

‘Carmen y Lola’, una historia de amor lésbico que genera polémica entre gitanas feministas

H

 

¿Visibilización o paternalismo?

víctor parkas

07 Junio 2018 14:15

Carmen y Lola narra una historia de amor lésbico entre dos gitanas con todo en contra por el hecho de ser (1) lesbianas y (2) gitanas. Su directora, Arantxa Echevarría, define Carmen y Lola como “una película hecha desde el amor”. Lo hace en un comunicado redactado como respuesta a una polémica: Carmen y Lola ha visto cancelada su premiere española tras un desencuentro entre Echevarria, realizadora paya, y la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad.

“La Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona me invitó a presentar mi película en su 32ª edición”, escribe la directora, de una proyección ahora cancelada. “Muy poco después, en el IPES de Pamplona me dijeron, sin haberme consultado antes, que habían planteado un debate conmigo y con la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad”, añade, de un colectivo con el que tuvo una reunión que recuerda como desalentadora.“Sin leer el guión, dieron por sentada la falta de veracidad y de respeto de nuestra historia”.

Carmen y Lola (Arantxa Echevarría, 2018)

La directora de Carmen y Lola se negó a compartir Q&A con la Asociación Gitanas por la Diversidad, entidad que ha emitido su propio comunicado. “Una de las mujeres responsables de la organización del festival nos llamó para darnos una noticia de ultimísima hora”, escriben desde Gitanas Feministas, “la directora de la película Carmen y Lola y su productora nos han vetado en dicho festival y han amenazado con prohibir la reproducción de la película si la Gitanas Feministas por la Diversidad participa en esta mesa”.

Pese a ello, la AGFD anunció que acudirían al certamen para ocupar “ese espacio que nos reservan como actrices secundarias no invitadas”. ¿La versión de Echavarría? “Contestaron que irían al cine, que movilizarían a todo el mundo con pancartas, con manifestaciones en mí contra y de la película. El IPES de Pamplona, por miedo a las represalias, me comentó que mejor era quitar la película de la programación. Me pareció lo más correcto tal y como estaba desarrollándose toda esta montaña de sinsentidos”.

Carmen y Lola, así, vio cancelada su proyección en la Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona, mientras el mundo de cine español y la prensa especializada cerraban filas en torno a la directora de la película.

“Este episodio”, escribe Begoña Piña sobre el incidente en Público, “recuerda tristemente al que vivió hace catorce años la película La pelota vasca, de Julio Medem, que se encontró con una brutal oposición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, muy próxima a los planteamientos de José María Aznar y la FAES, mucho antes de que nadie de dicho grupo hubiera visto la película”.

“Es una comparación horrible e innecesaria”, reacciona Noelia Cortés, una de las ponentes gitanas "vetadas" en la Muestra, con la que comparto el artículo por WhatsApp. “Nosotras solo somos unas personas de una cultura en la que alguien ha decidido entrometerse y se le está explicando por qué ha patinado. La analogía para escudarse”, dice sobre el símil con la AVT, “tiene un mal gusto tremendo”.

Cortés define el comunicado de Echevarría como “victimista” y discute la aseveración que el propósito de Carmen y Lola es dar voz a un colectivo silenciado. “No ha investigado mucho sobre gitanas lesbianas si dice que no ha encontrado a una sola más que en chats: podía haberse topado con Noelia ‘la Negri’ Heredia, por ejemplo, o con Alba Flores, que el año pasado recibió el premio a la visibilidad lésbica. También existen asociaciones gitanas, como la nuestra o Ververipen, que tratan bastante la diversidad en nuestro pueblo”.

En el backlash contra la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad se está haciendo hincapié en que sus críticas a Carmen y Lola se están haciendo sin haber visto la película. Teniendo en cuenta que ésta sólo se ha proyectado en festivales internacionales, ¿no es gratuito recalcar, como si fuera una elección, que las gitanas se han formado una opinión a través del tráiler? “A mí sí me lo parece”, considera Noelia. “El festival de cine nos iba a mandar la película entera, con el tiempo suficiente para analizarla, pero entonces se nos vetó”, añade.

Copio y pego en mi chat con Noelia retazos de comunicado que firma Arantxa: "Porque aquí no hay cabida para las razas, sino para una sociedad machista que he vivido en mis propias carnes y en mis recuerdos". ¿Tiene sentido, entonces, abordar lo gitano desde lo payo? “Eloy de la Iglesia hizo una labor preciosa por los kinkis en su cine”, contesta Cortés, mentando al director (payo) de Navajeros o La estanquera de Vallecas.

“No se trata de que haya que ser gitana para hacer cine o música de nuestra cultura, sino escucharnos con respeto y sin pretensión de explicarnos nuestra propia historia”, concluye.

Carmen y Lola (Arantxa Echevarría, 2018)

share