PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo “Adorables, guapas y juveniles”: la prensa musical sigue sin saber tratar a las mujeres Culture

Culture

“Adorables, guapas y juveniles”: la prensa musical sigue sin saber tratar a las mujeres

H

 

La vocalista de Belako denuncia que sigue habiendo machismo en la crítica musical. Hemos recopilado algunas de las perlas que siguen soltando en medios generalistas para demostrar que está en lo cierto

anna pacheco

28 Abril 2017 06:00

Una cantante nerviosita, una bajista juvenil y muy guapa”. Así arrancaba la carta de Cris Lizarraga, vocal de la banda vasca Belako, en un post en Facebook que hace unos pocos días aparecía en redes sociales. La carta se dirige directamente a un sector de la crítica musical que a día de hoy sigue revelando conductas machistas a la hora de hablar de las integrantes mujeres de las bandas.

Parece que a algunos periodistas les resulta imposible limitarse a hablar de mu?sica cuando tratan sobre grupos mixtos o femeninos. Cuesta creer que a di?a de hoy el ser mujer en el circuito musical siga siendo un hecho a subrayar, un valor an?adido, un me?rito ma?s a ojos de ciertos corresponsales de prensa”, subrayaba el escrito.

Cris, la cantante de 24 años, no está diciendo nada nuevo en su escrito, aunque importante a reiterar. En realidad: está poniendo sobre la mesa un asunto que desde un tiempo a esta parte se está denunciando cada vez más: el machismo latente en la crítica musical.

El título en concreto de la carta (“cantante nerviosita”) alude una frase literal extraída de el periódico El Correo. A esta frase le sigue: “una bajista juvenil y muy guapa que propulsaba el cancionero con decisión post-punk ochentera (se llama Lore, está en segundo de bachiller y tendrá unos 17 años...”). El escrito también se fija en otra reseña que hace alusión directa a la vestimenta de una de las integrantes: “Deslumbró con su vestido ceñido y su nuevo look”.

“A Lore y a mí se nos sexualiza y cosifica constantemente. He intentado no atacar directamente a nadie, no decir nombres, porque creo que se perdería el mensaje. Esto es algo que nos pasa constantemente y no solo a nosotras, también a otros grupos”, explica Cris por teléfono. Las integrantes de Belako están hartas de que se fijen en su físico o su ropa o se hable de ellas adoptando un tono paternalista o condescendiente ("no lo hace mal para ser una chica").

Imagen de Belako

Por contra, Cris también critica que bajo el lema malinterpretado de “girl power” a veces ocurre todo lo contrario: no se les resta protagonismo a las mujeres hablando de su ropa o de su físico, pero se les intenta dar un protagonismo añadido. “Es de lo más habitual que nos pidan foto a las chicas, incluso después de decir que en la banda somos cuatro”, cuenta.

La cantante pop Lidia Damunt (exmiembro de Hello Cuca), que ha sacado recientemente su disco Telepatía, comparte la denuncia de Belako. “Me molesta que a la hora de hablar de mi música siempre se resalta que soy muy impulsiva. Y a veces lo ponen todo de una forma que parece que hago las cosas un poco porque sí”, explica Lidia. Hay diferencia en el trato a los artistas hombres. “Parece que cuando hablan de ellos, si alguien hace más crudo o más directo, hablan de una propuesta punk o desgarrada. Pero en chicas parece que lo hacemos así porque nos sale así, porque no sabemos hacer otra cosa”.

Lidia recuerda una reseña que le hicieron sobre su disco En el cementerio peligroso en Tentaciones (El País): “Recuerdo que ponía que yo provocaba orgasmos entre los indies y que él [el crítico] no entendía el porqué, ya que no era más que unas guitarras desafinadas y unas letras absurdas. Me pareció bastante sexista”.

Por su parte, Nosoträsh, banda de pop de Gijón que empezó a principios de los 90, coinciden en señalar que siempre han sentido "el aliento examinador de si tocan bien o si tocan mal y eso no es justo". Una crítica muy en la línea a la que sostiene Damunt: "Si una banda de chicos tocan lo justo se dicen que suenan frescos o primitivos y si es de chicas son una mierda o son infantiles".

Y no solo se refieren a las reseñas propias de discos o conciertos, para ellas también es importante hacer un poco de pedagogía desde la prensa musical. "No encontramos mujeres interesantes que estuvieron antes que nosotras. Estuvieron ahí, pero se las ningunenó y no se tienen en cuenta, por ejemplo, a la hora de reconocer influencias en otras bandas o para escribir un artículo o un libro. Hay una incultura muy grande acerca de la contribución de las mujeres a la música", explican Nosoträsh.

Mourn, cuarteto de punk rock de Barcelona, se suman al debate: "Vimos el post en Instagram y nos sentimos 100% reflejadas. Expresa lo que pensamos desde que empezamos en el mundo de la música. En nuestro caso, pocas veces han comentado nuestra ropa, pero sí que nos ha pasado que nos calificaron de riot girrrrl cuando no tenemos nada que ver con ese movimiento. Claro, como somos chicas, somos riot girrrrl, pues no", explican.

"También hemos sufrido comentarios de gente que justificaba nuestro éxito diciendo que estamos donde estamos porque somos chicas. Decir eso significa devaluar por completo nuestra música, significa decir que la música importa un pimiento. Lo mismo pasa cuando nos intentan hacer un cumplido diciendo: sois chicas y encima tocais bien. Me da mucha rabia que nos traten como si hubiesemos superado unas supuestas limitaciones por ser mujer. ¡Anda y que os den a todos!".

Desde PlayGorund, hemos recogido algunas de las perlas soltadas en diarios o medios de todo tipo y de diferentes ideologías (El País, El Mundo, La Ser, ABC, Mondosonoro, El Correo…) para visibilizar que, mal que pese, sigue habiendo machismo en la prensa musical aunque a veces no nos demos ni cuenta.

El truco es fácil: solo intenta poner en masculino todas estas frases y comprobarás que no tienen ningún sentido.

Esta texto forma parte de la descripción del público de un concierto. Para el crítico, no hay mujeres en los conciertos, solo muslos andantes.

A Hinds les han llovido críticas por un tubo. Pero es que, ¿acaso los grupos de garage se caracterizan por tocar y cantar bien? ¿Y a cuántas bandas de hombres los han descrito como "adorables"?

Esta frase está extraída de un artículo que habla de las artistas como La Bien Querida, Lidia Damunt, Zahara o Russian Red. Lo peor de todo es que el párrafo acaba con una especie de alegato que pretende ser feminista, pero que nunca llega a serlo. Después de hablar con candidez sobre ellas utilizando clichés como "voces cálidas" o estereotipos como el de asociar el verbo "florecer" a las mujeres, el crítico nos dice, además, que son guapas. Como si a alguien le importara. Para rematarlo acaba la frase con un: "¿Somos todavía tan machistas que sorprende que las chicas también toquen la guitarra y canten?". Nosotros no sé, pero este párrafo está claro que sí.


Este artículo habla de Russian Red en Los Ángeles después de que se haya retirado del mundo de la música. El articulista recurre, una vez más, a comentar el tipo de belleza de la artista y agrega dos perlas más: candor + carácter no siempre fácil. Ok.

Una entrevista a la banda Nosotrash de hace algo algunos años. El entrevistador recurre a otro estereotipo en una de sus preguntas: hablar de los sentimientos y las relaciones personales es cosa de chicas. Claro. Como si las canciones de The Beatles hablaran de otra cosa. O como si el resto de bandas del mundo no hablaran de SENTIMIENTOS y relaciones personales que, básicamente, es todo.

Solo cambiad el género: "El grupo lo completa un moreno que canta y acaricia el teclado". Raro, ¿no?

share