PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Ariana Grande ha renacido de sus miserias en "thank u, next" Culture

Culture

Ariana Grande ha renacido de sus miserias en "thank u, next"

H

 

El álbum "thank u, next" es la consolidación de Ariana Grande como la princesa del pop de la nueva generación. Ariana nos deja meternos en sus emociones para desgarrarnos con ella: dolor, exnovios, sexo y amigos como red de cuidados.

Rubén Serrano

08 Febrero 2019 14:07

Ariana Grande, el ángel de América, ha renacido tras la combustión. Seis meses después de publicar su anterior trabajo, Sweetener (Edulcorante), la estrella estadounidense ha lanzado su nuevo álbum discográfico thank u, next (gracias, siguiente) para coger de una vez la corona de la princesa del pop de la nueva generación. Escuchar thank u, next supone zambullirse dentro de Ariana Grande. La artista nos ha dado permiso para desgarrar con ella sus emociones y descubrir que, aunque siga rota por dentro, ha empezado a resurgir de su mierda o, como dirían los poetas, de sus cenizas.

Es un secreto a voces que el atentado de Manchester, la muerte de Mac Miller y su no-boda han minado su salud mental durante el último año. Si Grande ha conectado con sus seguidores, no es por su imagen de niña bien, sino por mostrarse sincera, humana y no camuflar sus heridas.

En ese aspecto, thank u, next es la parte final del dolor y el inicio de un nuevo camino. Indudablemente, es el álbum en mayúsculas de Ariana Grande; un álbum que ya funcionaba incluso antes de salir: gracias al single homónimo y 7 rings, Ariana Grande se ha convertido en la tercera artista femenina de la historia que ha debutado con más de dos singles en la lista Billboard Hot 100, título que comparte con Mariah Carey y Britney Spears, princesas indiscutibles de las décadas pasadas de las que hoy empezamos a vislumbrar su legado.

A través de las doce canciones resuena un pop oscuro, pero muy radiofónico y, aunque predomine un toque noventero nostálgico, toda la compilación está impregnada de un R&B y un sonido urbano que recuerda a los últimos trabajos de Rihanna. Por eso no es de extrañar que en los créditos de las canciones aparezcan nombres de su equipo habitual, como Max Martin y Victoria Monet, siempre a la búsqueda del hit. Sin embargo, lo que llama la atención es la cantidad de samples usados: My favourite thing de Sonrisas y lágrimas en 7 rings, After laughter (come tears), de Wendy Rene, en fake smile y It makes me ill de NSYNC en break up with your girlfriend, i’m bored, canción creada por Kandi Burrus y Kevin Briggs, responsables del exitoso No scrubs, tal y como recoge jenesaispop.

thank u, next comparte el mensaje principal de Sweetener: tenemos que cuidar de nuestra salud mental de una vez. Pero tiene muchos más. Uno de ellos es la aceptación del dolor como primer paso para sanar, algo que queda claro en fake smile: “Lo siento, me voy a ir. / Me hace feliz vuestro amor / pero, si soy sincera, he pasado por demasiadas cosas. / No puedo fingir otra sonrisa / no puedo fingir que estoy bien”. Con titulares sobre su vida privada dando vueltas todo el mundo, Grande no podría aguantar la careta en fiestas y en alfombras roja. Es un logro y una liberación que una superestrella diga alto y claro que no pasada nada por llorar.

En ese sentido, la artista de no tears left to cry no puede ocultar el impacto que tuvo en su vida la muerte del rapero Mac Miller, que fue su pareja durante dos años. En la dura y emotiva canción ghostin, Grande se dirige a su último ex novio, Pete Davidson, para explicarnos cómo el fallecimiento de Miller influyó con su romance con el humorista: “Eres muy comprensivo. / Te estoy haciendo pasar por mucho más de lo que alguien debería pasar. / Me odio porque sé que tú no quieres. / Admite que te duele. / Sé que te rompe el corazón cuando lloró por el. / Sé que te rompe el corazón cuando lloro / en lugar de ignorarlo”.

En su nuevo álbum, el llanto más amargo también da paso a un replanteamiento de qué es el amor. Esa pregunta da lugar a que en in my head Ariana le dé vueltas a un dilema claro: ¿estoy enamorada de él o estoy enamorada de la idea del amor? “Pensé que te conocía muy bien / Pensé que eras el único / pero todo estaba en mi cabeza”, canta.

Esta crítica al amor romántico como final feliz que todos debemos alcanzar tiene su culmen en break up with your girlfriend, i’m bored. Claramente Ariana quiere tema con un chico que oh, sorpresa, tiene novia, pero en el videoclip del single ha querido dejar claro que la cosa no es tan básica. Al final del clip, Ariana Grande se lía con la novia del chico. La joven es un clon de Grande (mismo pelo, mismo maquillaje, mismos rasgos, misma ropa), por lo que liarse con ella es una forma de apostar por el amor propio, por ponerse a una misma por delante y por decidir quererse por fin a uno mismo después de todo el sufrimiento.

Por eso, Grande pide más espacio para ella y más espacio para entenderse, algo que deja claro en NASA. Menos hombres y más yo. Sin embargo, en esta fase, el sexo se convierte en una forma de vía de escape y de analgésico de la dura realidad que atraviesa. “No te quiero en mi línea de sangre, / solo quiero pasármelo bien. / No pienso pedir perdón”, deja claro en bloodline.

¿Qué es thank u, next entonces? Es apostar por los amigos como red de cuidados infalible. Si no tengo amor monógamo, lo que siempre está ahí y nunca me falla son mis redes: mi familia y mis amigos. “Vosotros (fans) y mis amigos me habéis salvado la vida”, decía hoy Grande en su Twitter tras publicar el álbum. Por eso no es de extrañar que in my head empiece con una grabación de voz de Doug Middlebrook, el mejor amigo de la cantante.

“Solo puedes arreglarte a ti misma. Te quiero. Esto ha llegado demasiado lejos. Suficiente. Estoy a dos manzanas. Voy a tu casa”, anuncia Middlebrook. Y, en cierta forma, eso es lo que ha hecho Grande, decirnos que no estamos solos y que el dolor que sentimos es compartido porque, en mayor o menor grado, todos lo hemos experimentado.

Este disco pasará a la historia del pop.

share