PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

10 cosas que hemos aprendido de la intensa entrevista de Shia LaBeouf en 'Esquire'

H

 

Por ejemplo: Kanye West le robó toda la ropa

R.S.M.

14 Marzo 2018 18:34

Cada vez que Shia LaBeouf hace algo o abre la boca es como si un terremoto sacudiera el planeta. Al actor estadounidense le van la polémica y los excesos. En su historial tiene insultos racistas, peleas con compañeros de rodaje como Tom Hardy, acusaciones de plagio, perfomances contra Trump, abuso de drogas y alcohol, detenciones, haberse convertido en un meme y ser troleado por 4chan. Ah, y también está considerado un Dios de la moda.

Tras meses de silencio y con vistas a estrenar su próxima película, Borg vs McEnroe, el intérprete ha concedido una entrevista para la revista Esquire en la que ha lanzado bombas a casi todo el mundo. También sobre sí mismo.

Aquí van sus mejores perlas.

1. Es consciente de que se le ha ido de las manos

Soy un bufón. Mis arranques en público son fallos. No son ninguna estrategia. Tengo que ocuparme de mi propia mierda y limpiar un poco mi lado de la calle antes de poder salir y trabajar de nuevo, así que intento aprender de mis errores. Me he estado cayendo durante mucho tiempo. La gran parte de mi vida, de hecho. La verdad es que en mi desesperación he perdido el norte”.

2. Sobre su ira y el trastorno por estrés postraumático (TEPT)

El interprete de Lawless explica que a sus nueve años escuchó como un hombre violaba a su madre. “Me congelé. Él se escapó y mi madre corrió detrás de él. Cuando entré en rehabilitación el año pasado me dijeron que tenía TEPT”, señala. Tal y como confiesa en Esquire, el abuso que presenció contra su madre y que no pudo detener es lo que ha hecho que esté siempre a la defensiva y sea propenso a la violencia.

3. Duerme con un arma debajo de la almohada

La primera vez que lo arrestaron fue después de que un conductor chocara contra el coche de su madre. LaBeouf salió disparado hacia él pensando: “Tienes que vengar a tu madre”. Esa es la razón por la que compró un arma con la que duerme desde entonces.

4. La figura paterna

Jeffrey, el padre de LaBeouf, tuvo problemas de adicción con la heroína y pasó una temporada en rehabilitación mientras el actor todavía era un niño. Sin embargo, reconoce que él hoy se dedica al cine gracias a su padre: “Parte de mis problemas tienen que ver con mi padre. Ese hombre es pura gasolina. Pero me dio mucho y su legado es emocionante. Él me ha bendecido de esta manera”.

5. Kayne West le saqueó toda la ropa del armario

Al cantante siempre le ha gustado el estilo del intérprete, tanto que en su tema No more parties in L. A. llegó a rapear “Ojalá pudiera vestir como Shia LaBeouf”. Los dos se reunieron para discutir una posible colaboración y Kayne le preguntó si podía cogerle ropa para una tienda pop-up. Finalmente, LaBeouf accedió después de que su madre, que es una gran seguidora de West, pudiera conocer en persona al rapero. “Se portó muy bien con mi madre. Así que le dije ‘coge todo lo que quieras’. Y eso hizo. Se llevó toda mi ropa”, cuenta.

6. Transformers le causó frustración

Mi problema con estas películas es que me parecían muy irrelevantes. Estaban muy anticuadas. Después veías historias como Easy Rider, Raging Ball, De Niro, Scorsese y Hopper y encontrabas valor en lo que estaban haciendo. Y tú mientras estás ahí buscando cristales energon. Es muy difícil seguir haciendo lo que haces cuando sientes que es la antítesis de tu propósito en este planeta”.

7. Su alcoholismo como sinónimo de fracaso

“Mi forma de escapar es la bebida. Soy un gran bebedor de whisky y cerveza desdé que probé el alcohol”, señala. Cuando recuerda el accidente de tráfico que tuvo por estar borracho solo le viene una palabra a la mente: “fracaso”.

8. Desterrado del cine

Todas las polémicas le han pasado factura hasta tal punto que Hollywood parece haberlo borrado de su agenda: “Me he quedado sin dinero. Nadie me da una oportunidad”.

9. El método LaBeouf

Es la conocida la forma que tiene LaBeouf de meterse en el personaje que está interpretando. Durante el rodaje de la cinta Fury, se alistó en la Guarda Nacional de los EE.UU., se cortó su mejilla para crear una cicatriz e hizo que un dentista rasgara su incisivo inferior por debajo de las encías. Tom Hardy, que trabajó con él, remarca en Esquire el trabajo que hace LaBeouf: “El drama no está hecho para los tipos estables”.

10. Detrás de sus ataques racistas hay privilegio blanco

Al recordar las imágenes en las que aparece profiriendo insultos racista a un oficial negro, el actor señala con su dedo el origen de su comportamiento: “Lo que sucedió en Georgia fue mortificante. El privilegio blanco, la desesperación y el desastre. [Estos sentimientos] vinieron de una ilusión egocéntrica. La cagué”.

share