PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

100 personas abandonan la sala en Cannes durante la “vomitiva” película de Lars Von Trier

H

 

La película muestra explícitas escenas de mutilación y asesinatos de niños

E.M.C.

15 Mayo 2018 18:33

En 2011 a Lars von Trier le dijeron que ya se podía olvidar una buena temporada de volver a pisar Cannes. ¿El motivo? Unas bromillas sobre nazis, que no suelen caer demasiado bien. “Entonces el director Thierry Frémaux del festival dijo que aquello era “inaceptable, intolerable” y muchas cosas más, declaró a von Trier “persona non grata”.

Pero los años pasaron, y a Frémaux se le fue pasando el mosqueo, hasta que el mes pasado decidió levantarle el castigo, diciendo que “había sido desproporcionado y había durado demasiado”. A algunos no les hizo mucha gracia, teniendo en cuenta que el año pasado Björk dijo que el director la había acosado sexualmente durante el rodaje de Dancer in the Dark. Pero Frémaux hizo un pelillos a la mar, y el director danés pudo regresar este año.


Que The House That Jack Built (protagonizada por Matt Dillon y Uma Thurman) iba a ser fuertecita ya nos lo podíamos imaginar, primero porque es de Von Trier, y segundo porque el propio Frémaux dijo que iba a ser tan controvertida que solo podía pasarla fuera de concurso. Y, bueno, tenía razón.

Más de 100 personas salieron de la sala a mitad de proyección por considerarla terriblemente desagradable. El periodista Roger Friedman dijo que la consideró “una película vil que nunca debería haberse hecho”. En Twitter, uno de los asistentes la describió como “Asquerosa. Pretenciosa. Vomitiva. Tortuosa. Patética”.


“Mutila a Riley Keogh, mutila niños… ¿y nosotros estamos ahí vestidos con ropa formal mientras se espera que veamos eso?”, explicó otro espectador ofendido a Vulture.

Al parecer, las escenas en la que más gente decidió levantarse y marcharse es una en la que el personaje de Dillon dispara a dos niños con un rifle en la cabeza durante un picnic y otra en la que al personaje de Keogh le cortan un pecho de silicona. Entre medias, como adhesivo, escenas de niños torturando animales y material de archivo de campos de concentración.

Aunque muchos diarios como The Guardian o Telegraph le han dado una mala valoración, desde Setoodeh aseguraron que la cinta recibió una gran ovación final. Eso sí, el periodista asegura que la persona que tenía sentada a su lado le dijo, “Aplaudirán por cualquier cosa”.

[Vía The Guardian]

share