PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Justin Timberlake vive su peor momento profesional y él se lo ha buscado

H

 

Britney Spears, Janet Jackson, Woody Allen y el movimiento Time's Up tienen mucho que ver

Rubén Serrano

07 Febrero 2018 16:23

Justin Timberlake ya no es el ídolo de masas que era antes. Al menos ya no tanto.

Su regreso a la primera plana de la escena musical, tenía todos los ingredientes para ser un éxito. Desde que lanzó a mediados de 2016 el tema Can’t stop the feeling, el intérprete no ha dejado de sonar en todo el mundo. En octubre se conoció que él sería el encargado de cantar en la Superbowl, lo que le ha asegurado meses de atención mediática. Por último, la semana pasada lanzó al mercado su quinto álbum Man of the Woods, justo dos días antes de tan esperada actuación.

Sin embargo, las críticas que ha recibido tanto por su aparición en el intermedio de la competición deportiva como por su nuevo trabajo son en su mayoría negativas. Solo hay que darse un paseo por Pitchfork, The New York Times o NME para comprobarlo.

Pero su mal momento profesional no solo tiene que ver son su música. En una época en que el discurso por la igualdad racial, de género o del colectivo LGTB ha calado tanto entre la sociedad, los fans reclaman a sus artistas que también se posicionen en estos asuntos y tengan algo que decir al respecto. Y el problema aquí es que Justin Timberlake ni quiere ni tiene nada que decir.

A Timberlake siempre le ha importado la imagen que daba en los medios y no le ha temblado la mano a la hora de desvincularse o desacreditar a quien fuera siempre que en ese momento le beneficiase. Tras romper con Britney Spears y centrarse en su propia música, el también actor contaba en sus entrevistas que fue él quien le había quitado la virginidad a la princesa del pop; una información íntima que él no tenía ningún derecho a revelar.

Cuando se anunció que sería el encargado de actuar durante el intermedio de la Super Bowl, muchas fueron las voces que reclamaban también a Janet Jackson. Los dos artistas se subieron en ese escenario en 2004 y por todos es recordado que Timberlake dejó al descubierto un pecho de la cantante. Tras el famoso “nipplegate” el cantante guardó silencio y todavía hoy se le cuestiona la falta de apoyo a su compañera. Jackson, claro, no fue invitada a actuar en el evento.

Durante la actuación de este año Timberlake interpretó de nuevo “Rock your body” pero esta vez sin Jackson. El cantante no la mencionó, no la recordó, nada. Volvió a ignorarla. La imagen del pecho de Janet dio la vuelta al mundo hace más de una década y él ahora se empeña en borrar ese recuerdo de la memoria colectiva.

Las últimas grandes críticas al exintegrante de NSYNC tienen que ver con el movimiento #MeToo. El actor protagoniza la nueva cinta de Woodly Allen, Wonder Wheel, y poco le preocupa las implicaciones que tiene trabajar con un director acusado de abusar sexualmente de su hija adoptiva. “He elegido no entrar en esos temas. No me meto en asuntos así sean de quien sean”, afirmó a The Hollywood Reporter.

Por si fuera poco su falta de compromiso con las agresiones sexuales a mujeres y la falta de igualdad entre sexos, se vio envuelto en otra controversia en los Globos de Oro debido a un post en las redes sociales. Timblerbake subió a Instagram una foto de la gala con su mujer Jessica Biel y con un pin de Time’s Up. En la descripción puso esto: “¡JODER, qué buena esta mi esposa! #TimesUp #PorqueVestimosDeNegro. Muchos vieron hipocresía en su manera de actuar.

share