PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Esta joven actriz se desfiguró la cara para siempre por culpa del director de su película

H

Getty.
 

Taylor Hickson ha demandado a los productores de 'Ghostland' por una negligencia que le ha costado una enorme cicatriz en la cara

E.M.C.

09 Marzo 2018 14:49

El 16 de diciembre de 2016, pocos días después de cumplir 19 años, la actriz Taylor Hickson (conocida por su papel en Deadpool), estaba en Canadá rodando su última escena de Ghostland, proyecto que ella considera que ha sido el más importante en su carrera hasta la fecha.

Nadie en aquel plató podía imaginar que Hickson iba a terminar abruptamente aquel día de trabajo con el rostro desfigurado de por vida. Tristemente, el accidente que tuvo lugar pudo haber sido prevenido de no ser por la falta de profesionalidad y sentido común del director y el productor de la película.

Se trataba de una escena “con mucha carga emocional”, en la que Hickson tenía que aporrear una puerta de cristal mientras apoyaba su cara sobre el vidrio. “Durante el rodaje de la escena, el director Pascal Laugier le repitió consistentemente a Hickson que golpease más fuerte en el cristal con sus puños”, explica la demanda judicial.

“En un punto durante el rodaje de la escena, y después de pedirle que aumentara la fuerza con la que golpeaba sobre el vidrio, ella le preguntó al productor y el director si era seguro hacerlo. El productor y el director respondieron afirmativamente”.



Al grabar una nueva toma, “el cristal se hizo añicos, haciendo que su cabeza y la parte superior de su cuerpo atravesaran la puerta y los cristales rotos. Como resultado del incidente, se cortó gravemente el lado izquierdo de su cara”.

Irónicamente, el cartel de la película (que se estrena este mes) es la imagen de una chica con la cara cuarteada, como si fuese porcelana quebrada.

Hickson fue trasladada de urgencia al hospital. “Una chica del departamento de catering estaba sujetándome la cara con pañuelos en sus manos”, dijo la actriz a Deadline. “Uso tantos pañuelos… había tanta sangre…”. Le dieron 70 puntos.

Después de varios tratamientos con láser y silicona, un año después del accidente, la cicatriz no parece hacerse menos visible. “En este momento no sabemos si algún tipo de tratamiento, incluyendo la cirugía plástica, podrían reducir la apariencia visual de la lesión”, dice la demanda.

El daño no ha sido solo físico.Antes del accidente, Hickson “estaba muy solicitada, era una actriz con una carrera prometedora en la competitiva industria del cine, pero como resultado de la lesión ha perdido sus ingresos durante el periodo en el que no ha sido capaz de actuar mientras se recuperaba de su lesión”.

En la demanda se considera que la productora Incident Productions (parece que el nombre no es casual) “sabía o debería haber sabido lo peligrosa que era la situación”. “La lesión fue razonablemente previsible y fue causada únicamente por la negligencia y/o incumplimiento de contrato por parte del demandado en el sentido de que no cumplió con el deber de cuidado que le debía a la demandante ".

A pesar de todo, la película está punto de estrenarse. La premiere tendrá lugar el 14 de marzo en París. Hickson, por motivos evidentes, no acudirá. “No he trabajado tanto en una producción en mi vida, y ahora es una forma agridulce de acabar esta pieza de arte en la que he trabajado tan duro”.

A pesar de esto, espera poder reunirse pronto con Emilia Jones, la actriz infantil que interpreta a su hermana pequeña en la película. “Ella y su madre me cuidaron la noche del accidente, después de que saliese de la operación y volviese al hotel. Tengo ganas de verla otra vez. Queríamos vernos en París durante la premiere, pero desgraciadamente sería muy incómodo emocionalmente asistir… sería incómodo para todos”.

me frowning at whateva tf my hair's doin

Una publicación compartida de taylor hickson (@taylor.hickson) el

[Vía Deadline]

share