PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Las inspiradoras fotos de Demi Lovato con celulitis, estrías y esa “grasa de más”

H

 

“No tengo los muslos separados, y aun así me quiero. Estrías y grasa de sobra y aun así me quiero. Celulitis y aun así me quiero”

Elena Rue Morgue

09 Abril 2018 15:14

Además de cantante, ex chica Disney y con un no-sé-qué que puede hacer que hasta la chica más hetero y el chico más gay se planteen su sexualidad, Demi Lovato se ha convertido por méritos propios en todo un referente body positive.


Tras haber superado sus adicciones y llevar seis años sobria, Lovato es, también, una superviviente de trastornos alimenticios. En muchas de sus publicaciones en sus redes sociales Demi habla con total sinceridad de sus inseguridades, de sus días buenos y malos, de la batalla constante que supone la recuperación.

“Estoy insegura sobre mis piernas en esta foto, pero la voy a publicar porque se me ve tan feliz y este año he decidido que voy a dejar a mi perfeccionismo irse y voy liberarme de mi propio criticismo”, compartía en esta publicación en enero. “Aprender a querer mi cuerpo tal y como es un reto para cambiar mi vida. Dejar atrás mi trastorno alimenticio ha sido el reto más duro de mi vida, pero trabajo cada día hacia una recuperación sólida aunque la líe a veces. Hoy me siento fuerte. Todos podéis hacerlo. Es posible. Gracias Dios por este nuevo capítulo en mi vida”.

El viernes pasado Demi volvió a hacerlo en su stories.

“No tengo los muslos separados, y aun así me quiero”.


“Estrías y grasa de sobra y aun así me quiero”.

“Celulitis y aun así me quiero”.

"El boomerang suavizó mis piernas. El caso es que tengo celulitis como tienen el 93% de las mujeres. Lo que ves en Instagram no es siempre lo que parece. Abracemos a nuestro yo real. #mequiero".

Después de llevar su lucha contra la anorexia y la bulimia en privado, en cuánto se sintió lo suficientemente fuerte Demi quiso compartir su guerra con todas. Porque esta es una guerra de todas nosotras. “Es una batalla diaria. Algunos días me siento genial, otros días no me siento genial. Y otras veces son periodos”, dijo a People.

“Dejé de hacer dietas y he ganado un poco de peso así que ha sido un reto pero al mismo tiempo estoy más feliz porque no me estoy restringiendo de comer ciertas cosas y no me machaco a mi misma por comer”.

“Como alguien que se está recuperando de un trastorno alimenticio, es algo que quiero mostrar al mundo y que la gente sepa que no tienes que estar a dieta para ser feliz. No creo que haya escuchado ese mensaje claramente en público y por supuesto creo que es importante estar sano, todo en moderación está bien”, explicó.

Que artistas como ella renieguen de vender en una imagen perfecta a base de Photoshop y se enfrenten al imperativo de la belleza fabricada en serie puede cambiar mucho la forma en la que las chicas jóvenes conviven con sus cuerpos.

Demi Lovato se expone a que los trols y las revistas cotillas machistas la llamen gorda para que otras chicas no pasen por lo que ella ha pasado.

Demi se enfrenta a la presión social que una vez la empujó a caer en los trastornos alimenticios, les planta cara aun a sabiendas de que este tipo de críticas pueden ser especialmente duras para una persona que ha sobrevivido a una enfermedad de este tipo.

Se la juega para demostrarles a las niñas que el objetivo no es matarse tratando de lograr un cuerpo que probablemente nunca lleguen a conseguir, sino amar el que tienen. Luchando por ser felices, por estar sanas, por ser más que un cuerpo y una cara.

share