PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Los estremecedores detalles del caso de violación múltiple que implica a Chris Brown

H

 

Una joven afirma que Chris Brown y sus amigos la encerraron en su casa para violarla repetidamente. Este es su estremecedor relato.

10 Mayo 2018 16:44

Ella no ha querido dar su nombre, suponemos que por miedo. Después de vivir algo así es normal estar asustada, aunque haya sido tan valiente como para denunciarlo. Conocemos el nombre de su abogada, Gloria Allred, y de los acusados, Chris Brown, y de su colega — y compañero de fechorías — el también rapero Lowell Grissom, aka Young Lo.

Ella, la víctima, dice que estos dos individuos la retuvieron en la casa de Brown. Le robaron el móvil, la encerraron y la obligaron a tener sexo con ellos. A ella y a otras tantas.

La noche empezó en el club 1Oak de Los Ángeles. Estando allí Brown y compañía la invitaron junto a su compañera de piso a continuar la fiesta en su estudio. Al llegar le requisaron el móvil porque “Brown no quería que nadie tuviera móviles dentro del estudio”. Cuando lo pidió de vuelta, se lo negaron, y cuando la fiesta se movió a casa de Brown, ella sintió que ir con ellos era la única forma de recuperarlo.

En casa de Brown pronto las cosas se tornaron más violentas. Según dice la demanda, los acusados “continuaron negándose a darle a la víctima su teléfono y no le dejaban irse”. Había armas y drogas rondando. “Brown le dio a cada una de las asistentes femeninas una cápsula transparente rellena con un polvo blanco y les ordenó que se la tomaran para pasar ‘un buen rato’”. Ella no se la tomó. Dice que estaba “intimidada tanto por las armas como por la atmósfera general en casa de Brown”.

Al hacerse tarde, preocupada porque no diese señales de vida, la madre de la joven decidió rastrear la localización de su móvil y, con la dirección de Chris Brown en la mano, llamó a la policía. “Brown se negó a abrir la valla y negó el acceso a los agentes a su propiedad. También ordenó a Grissom y otros que escondieran una bolsa de deporte llena de armas”, asegura la demanda.

Finalmente, la policía se rindió y se marchó. Ella, encerrada. “Brown llevaba una pistola en la cintura y la blandía abiertamente…” dijo. “Vio como la agitaba en el aire, lo que asustó e intimidó todavía más a la demandante”.



La compañera de piso de la víctima le dijo entonces que si subía con ella a un dormitorio le dejarían usar el teléfono. Una vez allí, le explicó la verdad: “le informó de que Grissom y Brown querían estar a solas con ellas para mantener relaciones sexuales con ellas”. Entonces ellos “entraron y cerraron la puerta detrás de sí”.



Una amiga de ambos que estaba metida en el ajo llegó al cuarto con más mujeres, y juntos hicieron una barricada en la puerta con un sofá para que nadie pudiera salir. Les dieron a todas la orden de enrollarse con ellos. Según la denuncia, en ese momento Brown puso música alta y pornografía, les obligaron a quitarse la ropa y dieron comienzo a esa orgía forzosa. Ella dijo en voz alta que no quería hacerlo, que quería irse. La tercera amiga “la agarró violentamente del cuello y la forzó a practicarle sexo oral a Grissom”, para luego “literalmente sentarse en la cara de la demandante, mientras la obligaba a realizarle sexo oral, Grissom abusaba de la parte inferior de su cuerpo”.

Por un momento pensó que se había librado de aquello. Logró pedir permiso para ir a darse una ducha. Mientras estaba duchándose, Grissom entró y abusó una vez más de ella. A continuación la arrastró a la cama y la violó. Y después otra vez más. Cuando se cansó, “abrió la valla y finalmente liberó a la demandante de la casa de Brown”.

Supuestamente, la víctima fue a un centro de asistencia por agresiones sexuales y le comunicó lo sucedido a la policía, aunque cuando la revista Rolling Stone contactó con el Departamento de Policía de Los Ángeles, dijeron que no tener constancia de ninguna investigación abierta contra Chris Brown.

La abogada de la demandante escribió:

“Este es uno de los casos más horribles de agresión sexual que jamás haya visto, y nuestra cliente se ha visto severamente traumatizada por lo que se ha visto forzada a sufrir.

Realizó la demanda porque quiere justicia para sí misma, pero también quiere prevenir a otras mujeres jóvenes sobre el potencial daño para ellas mismas si tienen su teléfono confiscado y van a casa de Chris Brown. No quiere que ninguna otra mujer joven pase por la violencia sexual y las agresiones que se vio forzada a vivir en un entorno de armas y drogas.

Trabajamos para lograrlo a nuestra cliente la oportunidad de tener su día en el juzgado. Queremos que los responsables rindan cuentas por la violencia generada en ella”.

share