PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Charles Manson vive: las películas, series y músicos que le convirtieron en un icono pop

H

 

La vez que Charles Manson visitó 'South Park' y otras apariciones pop del famoso psicópata

víctor parkas

20 Noviembre 2017 18:11

No sé cómo llamarlo, pero Charles Manson lo tenía. Era lo que Bill Hicks definiría como “un asesino recordado con cariño”. Pese a haber organizado la carnicería que acabó con Sharon Tate y sus cuatro invitados –más el bonus track de Leno y Rosemary LaBianca al día siguiente–, la misma industria cultural que impugnaría para siempre al viudo de Tate, Roman Polanski, llora hoy, paradójicamente, la muerte de Manson. El muy cabrón: logró rodearse de un aura tan particular que consiguió trascender más allá de sus cruentos crímenes.

Pero no lo hizo solo. Han sido muchos los creadores y artistas que han reivindicado su figura, cimentando su leyenda hasta convertirla en lo que es hoy. Muchas películas, muchas canciones y muchos libros recreando, aplaudiendo y reformulando cada cuchillada, cada disparo y cada (mal) viaje de ácido que tuvieron Manson y la secta que lo arropaba. Matanzas y trips horribles, inspirando películas, canciones e incluso series de dibujos animados.

I. “Mierda, tío: soy un asesino nato”

Han sido varias las ocasiones en que las andanzas de la tropa Manson se han llevado al cine: desde el exploit setentero de The Manson Massacre, hasta un par de adaptaciones del libro de Manson Helter Skelter, pasando por el found-footage seminal de Manson Family Movies, podemos encontrar más de una decena de títulos centrados en la figura del célebre psicópata. Creadores de toda ralea han convertido su historia en proyectos stop-motion (Live Freaky! Die Freaky), amateuristas ejercicios low-cost (The Manson Family) o fabulaciones terroríficas sobre su estancia en una prisión de máxima seguridad (Haunting Charles Manson).

LEER MÁS: Charles Manson, el asesino en serie que puso fin al verano del amor

Sin embargo, las mejores apariciones de Manson en una pantalla de cine han sido siempre en películas ajenas. Anabelle y su precuela Anabelle Creation, por ejemplo, muestran un crimen con reminiscencias al de Sharon Tate del que Sharon Higgins, madre de Anabelle, es víctima inocente. En la saga de terror, como en el episodio real más oscuro de la familia Manson, hay una mujer en avanzando estado de embarazo siendo acuchillada, un culto satánico de estética pies-negro, y paredes decoradas con palabras escritas en sangre.

¿Más cameos no acreditados? Quizás la película que mejor refleje el impacto del fenómeno Manson sin recrear literalmente sus crímenes sea Asesinos Natos. El film de Oliver Stone, una reflexión sobre el papel de los medios a la hora de encumbrar la figura del psychokiller, cuenta la historia de Mickey y Mallory, dos asesinos convertidos en ídolos de masas. En el momento de la cinta que Mickey está siendo entrevistado desde la cárcel, le preguntará al periodista interpretado por Robert Downey JR si su especial tuvo más share que el de Manson. “Manson os ganó en audiencia”, contesta el entrevistador. “No se puede superar al rey”, le devuelve Mickey.

II. Manson “era parecido a Bob Dylan”

La frase es de Neil Young, fan fatal de la música de Manson y de su LP Lie: The love and the terror cult. ¿Más groupies de Manson dentro de la industria musical? Hemos visto a Axl Rose de Guns N'Roses vistiendo camisetas con la cara del psicópata, a Ozzy Osbourne dedicándole la tonada Bloodbathin Paradise y a Marilyn Manson... Bueno, eso: a Marilyn Manson.

Del mismo modo, también ha habido grupos que, en contra de su voluntad, se han visto relacionados con el asesino en serie: Helter Skelter, una canción incluida en el White Album de los Beatles, vería sus connotaciones alteradas para siempre cuando Manson confesó que el tema pop le había instigado para cometer sus infames crímenes.

Algo parecido le ocurriría a Beach Boys, aunque éstos sí tenían relación con Manson: uno de sus integrantes, Dennis Wilson, acogería en su casa a Manson y sus acólitos en 1968, un año antes de que tuviera lugar el asesinato de Sharon Tate. La buena sintonía entre Manson y Wilson les llevaría a componer, a cuatro manos, Never let not to love. Los Beach Boys la grabarían ese mismo año para incluirla en su álbum 20/20, sin saber la deriva que iba a emprender su colaborador.

En 1970, Manson cumpliría otro de sus sueños: ser portada de la revista Rolling Stone.

III. Charles Manson y el espíritu de la Navidad

Como no podría ser de otro modo, la influencia de Manson también se ha dejado notar en televisión, y productos como Aquarius o Mindhunter son buena muestra de ello. El primero es una serie que viene a retratar las primeras andanzas del psicópata, al que tendrá que dar caza un agente interpretado por David Duchovny. Mindhunter, al contrario, es una producción de David Fincher que nos muestra el paisaje que dejó Manson tras sus asesinatos: una sociedad en estado de shock, una legión de imitadores en plena floración y un FBI que no sabía cómo tratar este tipo de casos.

“¿Cómo podemos enfrentarnos a un loco si no sabemos cómo piensa?”, dice el personaje de Holt McCallanys en un momento de la serie.

LEER MÁS: Lecturas para entender a Charles Manson

De entre todas estas manifestaciones culturales, la más sofisticada de todas tuvo lugar en la irreverente serie de animación South Park. En un episodio con el revelador título de ¡Feliz Navidad, Charlie Manson! el tío de Cartman escapará de la prisión en compañía del famoso psychokiller. Por supuesto, los protagonistas acabarán entrando en contacto con Manson, lo llevarán con ellos a conocer al Señor Mojón, y terminarán cantando villancicos en su celda. ¿Momento de oro? Manson sustituyendo la esvástica tatuada en su frente por un smiley, mientras promulga paz y amor para unas fechas tan señaladas como son las navideñas.

¿Podrá Quentin Tarantino superar este hito catódico?

share