PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Un motociclista le tocó los pechos y se dio a la fuga, pero las redes sociales han conseguido arrestar al acosador Content

Content

Un motociclista le tocó los pechos y se dio a la fuga, pero las redes sociales han conseguido arrestar al acosador

H

 

“La policía de mi país no ve el acoso como un problema real”, se queja la joven agredida

Playground community

30 Enero 2018 00:30

11 de enero. Una mujer indonesia camina por la ciudad de Depok, en Java Occidental. Oye que por su espalda se aproxima una moto. Cuando el vehículo pasa a su altura, el conductor extiende su mano y agarra uno de los pechos de la joven. El motorista sigue su camino como si nada.

La escena dura un segundo. Puede parecer una agresión “menor”, pero Amanda, la muchacha del vídeo, de 22 años, asegura que el incidente la dejó angustiada, que se sintió violentada, insultada, indefensa. Quedó llorando en mitad de la calle.

Antes de esa crisis nerviosa, sin embargo, Amanda tuvo la cabeza fría como para fijarse en el número de matrícula de aquella motocicleta. Luego, cuando recobró la tranquilidad, se fijó que en uno de los edificios que quedaban frente a ella había una cámara de seguridad.

Efectivamente, la escena había quedado grabada. Y pudo conseguir una copia.

Con las imágenes y el número apuntado en su móvil puso rumbo a una comisaría cercana para denunciar el hecho. Y allí se encontró con un primer jarro de agua fría. Sintió que nadie la tomaba demasiado en serio. Acudió a otras dos comisarías, y salió de allí con la misma sensación de estar perdiendo el tiempo. Entonces decidió remitir el vídeo a InfoDepok, una plataforma comunitaria consagrada a difundir noticias e información de interés sobre su ciudad. A partir de ahí, su caso empezó a hacer ruido en las redes sociales.

"La Policía dice que mi caso está progresando rápidamente", explicaba Amanda hace unos días, "pero creo que es solo porque lo hice viral. El acoso sexual sucede todo el tiempo, pero la gente, incluida la Policía, no lo ve como un problema real".

Al final, la policía ha podido arrestar al sospechoso, de 29 años. Pero la denuncia de Amanda hacia el comportamiento policial resuena estos días en Indonesia, un país en el que empiezan a surgir iniciativas y movimientos de mujeres dispuestas a combatir un acoso callejero que tildan de epidemia. Un país que, de momento, no cuenta con ninguna protección legal específica para el acoso sexual.

share