PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Estos vídeos demuestran que hay que respetar y atender mejor a los pequeños Content

Content

Estos vídeos demuestran que hay que respetar y atender mejor a los pequeños

H

 

La pregunta es muy clara: ¿le harías eso a un adulto?

Playground community

29 Noviembre 2018 16:19

PlayGround quiere acelerar el cambio. Con ese objetivo, PlayGroundDO se ha propuesto facilitarte el acceso a acciones de apoyo a causas de impacto social que son de nuestro interés, y creemos que también del tuyo. Acciones a las que puedes sumarte desde tu propio teléfono. Solo tienes que hacer clic sobre el botón rojo ‘DO’ que verás a lo largo del artículo. ¿Nos ayudas a cambiar las cosas?

La empatía es una de las emociones más difíciles de gestionar y cuya carencia, más situaciones de tensión y alarma disparan.

Por otra parte, el proceso educativo en la familia requiere de un orden que algunos se inclinan por quebrar en búsqueda de nuevos ámbitos educativos. Hay tendencias en algunas psicoterapias actuales que apuestan por la flexibilidad en la normativa doméstica, en la jerarquía del hogar y en hacer caso omiso de las diferencias de edad y experiencia en la aplicación de doctrina para lograr una educación más positiva e integradora, más de tú a tú entre progenitores e hijos.

La psicoterapeuta Beatriz Cazurro ha lanzado el proyecto “En sus zapatos” y nos permite conocer sus planteamientos en una serie de vídeos que pretenden explicar alguno de sus aplicaciones a través de una puesta en escena que juega con la paradoja de situaciones cotidianas recreadas por un grupo totalmente adulto, pero en el que uno de ellos estaría supliendo la presencia de un niño de corta edad. Al final de cada vídeo se desvela la “auténtica” situación para invitarnos a reflexionar acerca de si esta terapia pudiera ser más certera que otras más tradicionales y extendidas en las familias medias.

Son situaciones que hemos visto -y quizá padecido- mil y una veces. Situaciones en las que el adulto despliega una especie de “porque sí”, “porque yo lo digo”, en los que no importa ni se pregunta la opinión del menor. ¿Quién no ha visto a aun adulto abalanzarse sobre un niño exigiendo, demandando un beso, una correspondencia de afecto, mientras se le intenta comprar tal actitud con la vana alabanza ante los demás allí presentes? Ese niño puede verse sumido en la vergüenza y la incomodidad.

Otro ejemplo es cuando otro pequeño se ve casi zarandeado por el mal humor arrebatado de un adulto que espera ser obedecido sin más.

De la misma manera, otra de las grabaciones, muestra cómo educamos o pretendemos forjar el carácter de un niño en una especie de autosuficiencia emocional cuando, quizá, requeriría de un estímulo afectivo en grado positivo y reafirmante. Un báculo emocional en el que apoyarse y no el vacío, la carencia de respuesta por la que alguna clase de educación más tradicional parece apostar en la idea de que así se curtirán emocionalmente.

Todos estos vídeos juegan con la paradoja de mostrar a un adulto en el lugar de un niño. Si ese adulto padece incomodidad, vergüenza u hostigamiento, ¿qué te hace pensar que el niño -aunque aún no sepa encajar lo que siente en alguna de estas palabras- no se siente también así?

share