PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

"No jugaré con Alemania mientras sienta racismo"

Marginado por políticos y patrocinadores: la denuncia de Özil hace saltar por los aires el modelo de integración en Alemania

Omar Naboulsi

07 Agosto 2018 14:17

Mesut Özil se proclamó campeón del mundo en Brasi'14 con la selección de Alemania, pero ha fracasado este verano en Rusia. Los jugadores dirigidos por Löw no pasaron ni de la fase de grupos completando una brutal decepción, aunque ha sido Özil el que se ha llevado la mayoría de palos.

El mediapunta del Arsenal denuncia a través de una carta una campaña racista contra su persona -es alemán de padres turcos- a raíz de su foto con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en mayo.

El crecimiento de la ultraderecha en el país -90 escaños para la AfD en el Bundestag en las elecciones federales de 2017-, apoya su punto de vista.

Diferentes líderes de opinión y personalidades del fútbol alemán han cuestionado su compromiso profesional y su lealtad con la camiseta de Alemania, en plena disputa entre germanos y otomanos por organizar la Eurocopa de 2024. Quizá el más duro haya sido el presidente del Bayern de Múnich, Uli Hoeness, que arremetió contra Özil ante los medios, asegurando que está "feliz de que todo se haya acabado". "Özil ha estado jugando una mierda durante años. La última diputa de balón que ganó fue antes del Mundial de 2014 y ahora se esconden él y sus lamentables actuaciones tras la foto de campeón del mundo".

Tan solo en un par de meses Özil ha pasado de ser el gran modelo de la integración de inmigrantes en la sociedad alemana a protagonizar la polémica racista más sonada del país.

"Soy alemán cuando ganamos, pero un inmigrante cuando perdemos. No jugaré con Alemania mientras tenga este sentimiento de racismo y falta de respeto. Vestía la camiseta de Alemania con orgullo y emoción, pero ya no lo voy a hacer", ha publicado el futbolista.

También explica que decidió hacerse esa foto con Erdogan porque de haberse negado se hubiera interpretado como "una falta de respeto" hacia sus "raíces turcas".

El escrito revela los problemas que ha tenido con los patrocinadores. "Fui abandonado por otro socio. Cómo también es patrocinador de la DFB, se me pidió que formara parte de vídeos promocionales del Mundial. Sin embargo, tras mi foto con el presidente Erdogan, me sacaron de las campañas y me cancelaron todas actividades promocionales que estaban previstas. Para ellos, ya no estaba bien el que me vieran con ellos y llamaron a esta situación 'gestión de crisis'".

Özil se refiere a Mercedes-Benz, la marca más reconocida del fabricante alemán Daimler, a la que también ataca por la tecnología de sus motores que falseaba los datos sobre las emisiones de los vehículos.

Vodafone es la otra firma que marginó al futbolista. La compañía dejó de utilizar un vídeo que había preparado con Özil y su perro Balboa en las redes.

"Tuvimos que desviarnos de nuestros planes antes del Mundial, habíamos fijado otros puntos fuertes en la campaña", señala la operador móvil en un comunicado. "Debido a las discusiones masivas sobre Özil que estaban surgiendo, no íbamos a penetrar en la web en términos de atención".

Ante este acoso, Özil ha recibido varios apoyos desde Turquía, como el de los jugadores del Malatyaspor, quienes decidieron mandarle un mensaje en su enfrentamiento ante el Gaziantep BB.

"Estamos contigo. Di no al racismo", se podía leer en unas camisetas que portaron con la cara de Özil antes de que rodara el balón,.

"Apoyamos de todo corazón la honorable postura tomada por nuestro hermano Mesut Özil", alentó el ministro de Deportes, Mehmet Kasapoglu, en su cuenta de Twitter oficial. Además, el portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin, también respaldó la renuncia del jugador. "Imaginen cuanta presión ha sufrido Özil. ¿Dónde quedan la cortesía, la tolerancia y el pluralismo?", advirtió.

Estas acusaciones hacen temblar los cimientos de la integración racial y cultural alemana, algo que pretendía representar el equipo que arrasó en Brasil'14, pero ganar un Mundial no ha sido suficiente.

crónica política racismo Özil alemania fútbol

Otras notícias

N
2017 fue el año más mortífero para el activismo verde
C
En vez de contratar a una modelo negra, pintaron a una de marrón
F
Les llaman 'Bio-Nazis' y quieren apropiarse del ecologismo en Alemania
S
"Ya no confiamos en vos": se descubre el conflicto Messi-Sampaoli
N
Caceroladas y repulsa a los neonazis: en los barrios alemanes Siria vuelve a contar
S
Asesinan a puñaladas a este icono del patinaje artístico
S
¿Quiere la NBA seguir siendo un circuito regulado en medio del paraíso capitalista USA?
F
La duda razonable de Alexandria Ocasio, la congresista más joven de EEUU
S
CR7 se olvida rápido del Madrid: "Nadie estará llorando por mí"
S
Por qué Putin es el gran vencedor de este Mundial
S
Posibles escenarios de la final Francia-Croacia
S
La FIFA dice que Guardiola "ha ganado" los últimos 3 Mundiales... ¿cómo se atreven?
S
Homenaje a Juan "El Gordo": la historia de una velada neonazi abortada