PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

Acuerdo histórico: las futbolistas tendrán al fin un convenio colectivo

El salario mínimo, el cobro total del sueldo durante las lesiones y la protección durante los embarazos serán las grandes novedades

Omar Naboulsi

21 Septiembre 2018 14:07

Las futbolistas españolas están a punto de ganar una pelea en la que llevan décadas bregando. Aunque parecía que nunca iba a llegar y que iban a mantenerse en un falso amateurismo, van a firmar su primer convenio colectivo de la historia.

Tras años de quejas y acciones sindicales, las negociaciones entre la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) llevan meses abiertas y cada vez está más cerca la posibilidad de que las jugadoras de este país puedan tener garantizadas unas condiciones mínimas en el fútbol profesional.

El próximo 4 de octubre será la gran reunión para firmar el acuerdo.

Un convenio digno, no convertirse en millonarias

En las negociaciones ha estado presente Queco Piña, exportero y actual coordinador de Fútbol Femenino en AFE. Nos cuenta que lo más importante es definir una serie de derechos laborales que aún siguen en el limbo.

"Hay que regular el tema de la conciliación familiar, las vacaciones, los derechos de imagen, la incapacidad laboral, los horarios de los entrenamientos, tener un fisio... Los hombres cuando se lesionan tienen cubierto el 100% del salario, ellas se tienen que apañar con lo que hayan negociado con cada club", apunta.

También se creará una Comisión Mixta para que las futbolistas estén protegidas ante un impago y no tengan que reclamar su dinero por la vía judicial. Además, la AFE va a cuidar su futuro a través de un Plan de Ahorro en términos económicos y proyectos formativos para cuando se retiren.

Las jugadoras no exigen cobrar lo mismo que sus compañeros de la LFP, ya que son conscientes que el fútbol femenino no mueve las mismas cifras. Solo piden algo tangible a lo que agarrarse en el mundo laboral, ya que hasta ahora cada una ha tenido que hacer la guerra por su cuenta con los clubes cada vez que firmaban un contrato.

"El objetivo es que todas las jugadoras de Primera División tengan las mismas condiciones, independientemente de que jueguen en un club u otro. Ya que los salarios son bajos, que estén cubiertos al 100%. Dentro de un mismo club había jugadoras con ofertas que podían apretar a los directivos y conseguir buenas condiciones, pero otras no", aclara Piña.

Los clubes deben arrimar el hombro

Sin embargo, Rafa del Amo, presidente del Comité Nacional de Fútbol Femenino en la RFEF, dice que los clubes ya disponen de unas infraestructuras y unos presupuestos aceptables para dar ciertas garantías. Ellas también lo saben.

"Seguramente no se ha hecho antes -el convenio- por dejadez. El fútbol femenino ha cambiado mucho en poco tiempo", explica. "La piedra de toque va a ser el salario base, ya que hay clubes humildes que van a tener que asumir más costes en sus presupuestos". Todas las partes quieren llegar a un acuerdo, pero los clubes más humildes están estudiando legalmente cada línea del convenio a sabiendas que deberán invertir más dinero en el cuidado mínimo de sus jugadoras.

La diferencia en la capacidad económica de los equipos es importante. El Barça femenino, por ejemplo, cuenta con 3,5 millones de presupuesto, mientras que el Madrid CFF tiene unos 300.000. De todas formas, la AFE presionará para fijar un buen sueldo mínimo ya que los clubes de Primera División cuentan con la inyección de Iberdrola como patrocinador-4 millones a repartir la temporada pasada- y con las ayudas que LaLiga entrega a la RFEF para el desarrollo del fútbol femenino.

En LaLiga el salario mínimo de los futbolistas de Primera División es de 155.000 euros anuales, mientras que en Segunda está fijado en 77.500.

El fin de las cláusulas anti embarazo

Uno de los puntos más importantes del convenio es la forma en la que los clubes van a abordar la maternidad de sus jugadoras. A pesar de ser completamente ilegales, las cláusulas anti embarazo han sido comunes en el deporte español, así que "es posible que haya una mención especial de esta cláusula", tal y como nos dice Queco Piña, para que las futbolistas no reciban ningún tipo de penalización en su puesto de trabajo si deciden ser madres.

"Hace años que los clubes no imponen las cláusulas anti embarazo. Hace 10 años sí las había, a día de hoy no nos consta que ninguna jugadora haya firmado un contrato con esa cláusula", dice Piña convencido.

Las propuestas del convenio tienen como base la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres -la Ley de Igualdad-. Así lo decidió la AFE junto a las capitanas de los equipos de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, formada por todos los equipos de la Primera División excepto Barça, Athletic y Real Sociedad.

Más allá de los recursos de los que disponga cada equipo, el primer convenio del fútbol femenino se hará realidad por una cuestión de voluntad, la de hacer posible que las mujeres puedan jugar de manera profesional.

crónica laboral fútbol derechos laborales

Otras notícias

S
La hipócrita cruzada de Tebas contra los símbolos catalanistas
S
La historia oculta detrás de esta sonada campaña de publicidad
G
Gamescom 2018: nuestros 5 videojuegos favoritos del mayor evento gamer de Europa
S
Jan Ullrich, el gran enemigo de Lance Armstrong, toca fondo
N
Recauda 400.000 de dólares para un indigente y se queda con todo el dinero
S
El club más xenófobo del mundo fichará a jugadores árabes
S
¿Por qué el fútbol español está a las puertas de su 8ª huelga?
S
"Mi madre fue sacrificada para que su espíritu me ayudara en mi carrera"
S
El salvaje rival que espera a McGregor en su vuelta
S
"Mi padre me robó el dinero de mi cumple para comprar droga"
S
"No jugaré con Alemania mientras sienta racismo"
N
¿Quién es el líder ultraderechista que han apuñalado en Brasil?
N
Nuestra arma definitiva contra las superbacterias podría ser un antibiótico de la URSS