PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

Rage against the Madrid: diseccionando el antimadridismo

"El Madrid quiere ser Darth Vader y que a la vez Han Solo y Leia le den un beso antes de ir a dormir". "Es una mezcla de imperialismo y victimismo". "Es muy fácil deducir que el madridista tipo es Aznar por encima de un inmigrante que lleva dos meses ahorrando para una entrada". "Envidio a Cortázar o Clooney, si envidiase al Madrid me haría del Madrid". "'Cómo no te voy a querer' es una mierda de canción de amor". "Un antimadridista es un madridista de guardia". Iñako Díaz-Guerra, Gerardo Tecé y Manuel Jabois se bajan al barro

Ignacio Pato

19 Abril 2018 07:22

Es como si en el rato que lleva escribir estas líneas el Madrid fuera capaz de ganar tres o cuatro Champions más. El equipo está en sus octavas semifinales consecutivas y puede ganar su tercer máximo título europeo en cuatro años. Lo novedoso es que la edición 2018 de la tiránica primavera blanca viene con una palabra verbalizada desde dentro del propio club: antimadridismo. De manera más o menos explícita, Lucas, Isco, Ramos y Zidane han hablado de nueva ola de resquemor contra el equipo madrileño.

¿Es real?

Manuel Jabois no lo cree. "El antimadridismo está donde siempre y en las mismas cantidades. Explota públicamente cuando se gana un partido en la prórroga o se mete un penalti en el último minuto porque se le arrebata, al antimadridismo, una victoria que ya estaba celebrando, y eso supongo que es una frustración enorme para la que hay que buscar explicación que la olvide o justifique", explica, en referencia al penalti que sirvió para pasar la eliminatoria contra la Juventus. Para el escritor, el antimadridismo es una reacción proporcional al madridismo. "Es sencillo y ocurre en todos los órdenes de la vida: cuanto más amor, más odio. ¿Cuáles son las formas de odio? Muchas, entre ellas deducir que el aficionado madridista tipo es José María Aznar por encima de un inmigrante que lleva dos meses ahorrando para una entrada o mi tío de Portonovo, que se metía nueve horas en un autobús con las monedas contadas para ver al Madrid y volver al pueblo en el primer autocar. Es más fácil odiar al club de Florentino y Aznar chocando la mano en Lisboa que al club que hace llorar de felicidad al niño ucraniano del vídeo cuando marca Ramos".

"Está pasando algo en el Madrid que es antinatural", apunta Iñako Díaz-Guerra, periodista atlético y antimadridista. "No sólo pretende ser el que más gana, sino que además quiere que los demás le den las gracias por ello y le aplaudan. El mundo no funciona así. El poderoso, sobre todo el que acompaña su poder de una situación económica, política y social privilegiada, tiende a ser considerado el enemigo por el resto. No entiendo esta corriente de indignación y anhelo de cariño: si yo fuera madridista, estaría encantado con un rol estupendo, que es el de Darth Vader antes de que vuelen la Estrella de la Muerte: el malo superpoderoso. Pero no, quiere tener la Estrella de la Muerte y, además, que Han y Leia le den un beso antes de irse a dormir. Este llanto de “no me quieren como merezco” denota una inseguridad sorprendente. Si quieren que todo el mundo les quiera, que dejen de ganar. No creo que les compense".

"Esta pasando algo antinatural. El Madrid no solo pretende ser el que más gana, sino que además quiere que los demás le den las gracias por ello y le aplaudan. No entiendo esta corriente de indignación y anhelo de cariño: si yo fuera madridista, estaría encantado con un rol estupendo, que es el de Darth Vader antes de que vuelen la Estrella de la Muerte, el rol del malo superpoderoso. Pero no, quiere tener la Estrella de la Muerte y además que Han y Leia le den un beso antes de irse a dormir"

Iñako Díaz-Guerra

"El madridismo es una mezcla de imperialismo y victimismo", coincide sustancialmente Gerardo Tecé. El periodista cree que tras el penalti de Benatia a Lucas "están quitándose la tensión de manera victimista, un poco como ese niño que mira con cara de 'casi me la cargo'".

Pero, ¿qué es el antimadridismo? ¿Y hay un antimadridismo respetable?

Es solo antimadridismo, but I like it

Tecé es un antimadridista converso. Nació en Córdoba y de niño se hizo del Madrid. "Era del Madrid porque tocaba, pero era bastante forofo. Era, también, un Madrid que molaba un huevo porque perdía, el Madrid de la era Cruyff en el Barça", recuerda. Era el Madrid que se llevaba cinco de Milán, el de las ligas locas de Tenerife o el de Benito Floro gritando que "con el pito" se follaban al Lleida aunque la cosa acabase en gatillazo. Treinta y dos años después de la Sexta, en el 98, el Madrid culminó su obsesión de ganar la Séptima y un adolescente Tecé sintió una cierta sensación de vacío. "Cuando empezó el rollo de los galácticos me di cuenta de cómo apestaba eso", resume. Vecino de Nervión, se hizo sevillista y empezó a desear que el Madrid perdiera.

Tanto él como Díaz-Guerra reivindican un antimadridismo sano del que nadie tiene por qué salir herido. Parafraseando a los Stones: es solo antimadridismo, but I like it.

"Yo soy antimadridista por diversión y ese es el único antimadridismo que entiendo", subraya Díaz-Guerra. "No me define, no marca mi vida, no es algo a lo que dedique tiempo. Soy madrileño y aquí sigo, la mitad de mis amigos son madridistas y me divierto yendo contra ellos en esto, y ellos contra mí. No tiene más importancia si las personas tienen una mínima inteligencia. Lo natural si eres del Atleti o del Barça, es querer que pierda el Madrid y viceversa. Es fútbol, son risas. Nunca he entendido al que ve un partido sin ir con alguien o contra alguien. Yo voy con el Atleti y contra el Madrid, igual que en un Mundial voy contra Brasil, en la NBA contra los Lakers o en la NFL contra los Giants. No les deseo el mal real, ni les odio, ni les desprecio, ni nada parecido. Sólo quiero que palmen un simple partido".

Lucas Vázquez ha verbalizado estos días un clásico del anti-antimadridismo: la envidia de éxitos. Díaz-Guerra sale al corte. "Es absurdo. Tengo envidia de Cortázar y de Clooney y sólo odio por cuestiones sociopolíticas. Además, si tuviera envidia de ser del Madrid, sencillamente me haría del Madrid. Está demostrado que es muy fácil".

Al antimadridismo le viene bien el Madrid cabrón. El de 'así gana el Madrid', el del tiempo de descuento añadido 'hasta que marque el Madrid' o el de Ronaldo engorilado sin camiseta celebrando el gol del 7-0 al Eibar. "El Madrid de Mourinho era más fácil de criticar —dice Tecé—. Yo quiero un Mourinho llorón en el Madrid. Quiero que me den argumentos para poder odiarles, para poder decir 'por esto soy antimadridista'. Si yo fuera el director de comunicación, a nivel de imagen, construiría el Madrid de Plácido Domingo. Eso sí me haría daño".

Jabois precisa: "Mourinho no inventó nada que no hubiese hecho en su momento Santiago Bernabéu. Lo que hizo fue resucitar el amor propio de un equipo acomplejado por una situación inédita, que era la de estar por debajo, a mucha distancia, del mejor Barça de la historia".

"Quiero que me den argumentos para poder odiarles, para poder decir 'por esto soy antimadridista'. Si yo fuera el director de comunicación, a nivel de imagen, construiría el Madrid de Plácido Domingo. Eso sí me haría daño"

Gerardo Tecé

Decíamos que cuanto peor mejor. O en palabras de Díaz-Guerra: "Yo quiero que el Madrid pierda, pero si gana, prefiero que lo haga robando. Así puedo estar descojonado con mis amigos más tiempo. Esto de la Juve ha sido glorioso. Yo creo que fue penalti y como periodista lo he dicho. Pero con mis amigos, cuando soy lo que cualquier persona a la que le gusta el fútbol debe seguir siendo, un aficionado, voy a estar recordando la jugada hasta la próxima que líen, que imagino que será la semana que viene".

"A mí —dice Jabois— lo que me parece es que al madridismo le da un sentido completo el anti, como si de alguna manera cerrase el círculo. Al madridista no le importa que en el bar se junten diez para decir que el Madrid no ha ganado nunca, en toda su historia, un partido sin ayudas arbitrales. Yo mismo conozco a gente a la que, si le pones 5.000 partidos enteros del Madrid, concluyen que, como mucho, el Madrid legalmente ha podido empatar uno. Lo que el madridista no puede soportar es que en ese bar los diez clientes hablen del Barcelona, para bien o para mal, o del Atlético, para bien o para mal. Los antimadridistas son los que aseguran que, en ausencia de madridistas, el Madrid siga siendo el centro de atención: es decir, son madridistas de guardia".

"Los antimadridistas son los que aseguran que, en ausencia de madridistas, el Madrid siga siendo el centro de atención: es decir, son madridistas de guardia"

Manuel Jabois

Generalizar una actitud de "querer que se caiga siempre el grande" es algo que reivindica Tecé. También el humor, antimadridista en este caso. "Tienen la canción de 'Cómo no te voy a querer' que es en plan cómo no te voy a querer si lo ganas absolutamente todo. Vaya mierda de canción de amor. Además con tanta Champions ya empieza a rimarles mal".

Pero que nadie tenga la tentación de corregir a los madridistas que digan la treceava en lugar de la décimotercera: en ese tiempo ya habrán ganado la décimocuarta.

sociología fútbol real madrid antimadridismo

Otras notícias

S
Una madre crea una colección de cromos de la liga femenina de fútbol para sus hijas
S
Xabi Prieto, el adiós del último romántico
S
El campo de fútbol más paradisíaco del mundo está en las Maldivas
S
La crisis económica de Venezuela afecta también a los cromos del Mundial
S
La dolorosa paradoja del adiós de Torres
S
Internet elige el mejor gol de todos los mundiales... y no es el de Maradona
S
"Márquez no respeta a sus rivales, tengo miedo"
S
¿Han votado 1 millón de personas en Egipto a Salah como presidente?
S
Perfect match: Tinder es el nuevo patrocinador del Manchester City
S
El dineral que va a cobrar Mourinho en Rusia y las acusaciones de la izquierda
S
Casuals: los chungos del barrio se ponen guapos
S
Barça-Roma, una fábula sobre el fútbol moderno
S
Tres cosas que la chilena de Cristiano nos dice sobre nuestra sociedad