PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

Cancelan una fiesta universitaria por clasista

Algunos invitados debían acudir con «gorras planas y con poco apego a la higiene personal»

Ignacio Pato

27 Noviembre 2017 11:13

Que algunos vengan a la fiesta con "gorras planas, sucios y con un desapego general a la higiene personal". Otros deberán ir con pinta de "policías apaleadores de gente de clase trabajadora", de "héroes de la guerra de las Malvinas" o en general vestidos de miembros del gobierno ultraconservador de Margaret Thatcher.

Es la invitación a una fiesta que tendría que tener lugar este miércoles en la Universidad de Durham, al noreste inglés, pero que no se celebrará. Ha sido precisamente la Asociación de Mineros de Durham quien se ha quejado porque la fiestam organizada por el equipo universitario de rugby, banaliza y ridiculiza la histórica huelga de los trabajadores de las minas inglesas en 1984 y 1985.

"Desafortunadamente, este episodio ha causado daño y enfado en la comunidad local, que está muy orgullosa de su herencia minera", ha dicho la asociación. En efecto, el condado de Durham, no muy al sur de Escocia, fue uno de los mayores centros mineros del país, donde en época de alta dependencia del carbón trabajaban allí decenas de miles de personas.

La fiesta se presentaba además con el gancho de que "los asistentes presenciarán un choque mayor que el que se produjo en la batalla de Orgreave". La referencia lleva directamente al enfrentamiento entre policías y piquetes en esta ciudad del condado de Yorkshire. Allí tomó cuerpo la guerra despiadada del thatcherismo -en su afán de imponer aquella máxima de 'no existe la sociedad, solo el individuo'- contra la clase trabajadora británica organizada. Hubo miles de detenciones, más de un centenar de heridos y también quedó para siempre aquel calificativo que usó Thatcher para referirse a los mineros: el enemigo interior.

Aquella batalla la ganó Thatcher con la fuerza policíaca de un Estado que paradójicamente soñaba con adelgazar a su mínima expresión. Para el sindialismo y las bases con mayor conciencia de clase del laborismo fue un golpe que retumba más de tres décadas después.

La épica lucha de los mineros ha dado frutos en la cultura popular: podemos ver y oír sus rastros directos en canciones de The Housemartins, The Smiths, Billy Bragg, Manic Street Preachers, los primeros U2 o el Common people de Pulp. También en películas como Billy Elliot o Pride o en la novela GB84 de David Peace. Por supuesto, en el último superventas político editorial, el Chavs de Owen Jones.

Mucho mejor todo ese paquete cultural que una fiesta universitaria clasista.

política sociedad rugby cultura popular historia

Otras notícias

S
Kepa: la mística mejora de la especie
N
Bruselas ha activado el proceso para dejar a Polonia sin voto en la UE
F
"Señor Presidente: ¡libere a las gallinas!"
L
“Vivo como una planta, yazco como un cadáver”: Liu Xia denuncia su asfixia
N
EEUU veta a todo el Consejo de Seguridad de la ONU por la capitalidad de Jerusalén
S
Los candidatos a la Generalitat hacen sus pronósticos del Clásico
N
La derecha regresa a Chile con la victoria del multimillonario Piñera
S
Griezmann se marca un Bamboozled... y claro, tiene que borrar la foto
L
Ridículo, machista, mal escrito: un poema intenta criticar la intimidad de Irene Montero
S
El equipo que demuestra que la cultura gana partidos
S
La prueba de que el cholismo solo vale para el fútbol
S
Cómo un enfermo de asma puede ganar 4 tours de Francia
S
En el fondo del mar pero más vivos que nunca