PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

Más mujeres, más feministas, más aliadas (que no necesariamente amigas)

Cuotas en San Lorenzo, aliadas políticas en dirigencia, cada vez más presencia en la cancha, freno la impunidad de los jugadores maltratadores. Estas son varias de las claves para entender cómo el movimiento feminista está cambiando ya el fútbol en Argentina

Ignacio Pato

26 Mayo 2018 10:54

El acto que se celebra hoy en el Polideportivo de San Lorenzo en Boedo no es uno más. Bajo el epígrafe Feminismo y deporte cuatro mujeres debatirán no solo de cuestiones cuantitativas o de cuota, sino precisamente de eso, de cómo el feminismo puede cambiar los estadios, los clubes, el fútbol.

"El fútbol es uno de los elementos constitutivos de la cultura popular argentina. Todos los fines de semana miles de personas acuden a estadios o se juntan para ver el fútbol en sus casas. Durante la semana se consumen programas de fútbol... Nosotras, como 50% de la sociedad queremos estar y aprovechar ese espacio, su masividad, como plataforma para denunciar las desigualdades sociales", nos apunta Natalia Garavano, socióloga, una de las ponentes.

Tras las demostraciones de poder de convocatoria y organización del movimiento feminista, particularmente el 8M, en el Ni Una Menos argentino o tras la sentencia del juicio por la violación de La Manada, la pregunta es si el fútbol va muy por detrás de la sociedad. "Evidentemente que es así —señala Garavano—. Más allá de que haya mujeres futbolistas y periodistas, no hay un discurso con perspectiva de género, no hay una agenda feminista en los clubes. Tampoco hay tantas mujeres dirigiendo. Lammens está pensando en poner cupos femeninos para la comisión directiva de San Lorenzo. Ningún otro club lo hace. Pero no todo es lo cuantitativo. Tiene que haber mujeres feministas en los clubes".

Lammens es Matías Lammens, presidente de San Lorenzo, presente en la charla. ¿Alguien se imagina a Florentino Pérez, Abramovich o Al-Khelaifi en un acto feminista?

"Nosotras creemos en los clubes como una herramienta de transformación. En el caso de San Lorenzo, teniendo la cancha frente a una de las zonas más empobrecidas de la capital, significa la contención de muchísimas niñas y niños vulnerados por un Estado ausente. El gran desafío de los clubes es poder integrar a cada vez más mayor cantidad de mujeres en instituciones que son mucho más que 90 minutos", explica Nuria Escobar, militante de La Soriano, la agrupación de hinchas de San Lorenzo que organiza el acto, en el que participan también la periodista Julia Mengolini, la entrenadora y activista de Villa 31 Mónica Santino y la investigadora Verónica Moreira.

Pero solo con los números no basta. Para Garavano no se trata de una cuestión meramente cuantitativa. "Hay una lógica patriarcal que dice que cuando las mujeres se mueven en ámbitos muy masculinos se enfrentan entre sí. Pero la sororidad tiene que ver con la subjetividad y la decisión de unirnos, de ser aliadas políticas entre nosotras, no necesariamente amigas, ese es el punto de quiebre de las instituciones patriarcales. Ser aliadas para subvertir el orden de las cosas. No queremos beneficencia o ser la pata social del club sin ser la pata política".

"El feminismo en Argentina está experimentando un gran crecimiento y los clubes no pueden quedar fuera de esto. Es un contexto en el que la selección femenina de fútbol exige más apoyo -habiendo llegado a las finales de la Copa América- y dónde las denuncias a jugadores por violencia aumentan", indica.

"Ha habido jugadores con casos de violencia de género, como Centurión, que la gente estaba pidiendo que fueran a la selección. Hay que desnaturalizar ciertas cosas", dice Garavano. Para Escobar, es fundamental "frenar la impunidad y encubrimiento de los jugadores violentos, entendiendo que el jugador y la persona son lo mismo, y que detrás del gran jugador hay un hombre que violentó a una mujer que podría ser cualquiera de nosotras".

"No somos una novedad en las tribunas y lentamente empiezan a abandonarse los viejos prejuicios de la mujer que no sabe y le molesta el fútbol, señala. Garavano, para quien lo que pasa en la cancha es reflejo de la sociedad, está de acuerdo. "Las mujeres siempre fuimos a la cancha, en mi caso por ejemplo. Hoy lo que se está rompiendo es tener que "masculinizarnos" para ir a la cancha. Cada vez somos más, me ha pasado de ir al fútbol y ver mujeres con el pañuelo de la campaña del aborto, eso es hermoso".

feminismo fútbol política cultura popular san lorenzo argentina

Otras notícias

S
La UEFA promociona el fútbol femenino: ir a la final de la Champions cuesta 2 euros
L
Cuando una polémica literaria puede convertirse en una sentencia de muerte
S
SR4: Te gustará o no, pero el rap de Sergio Ramos es puro working class
S
El Gobierno francés atiza a una de sus estrellas por negarse a ser segundo plato
L
49 poetas en búsqueda de un “nuevo feminismo”
S
El fascinante adiós del Sarrismo a Sarri
L
Contra la represión de Estado, más versos terroristas
S
¿Por qué hay madridistas devolviendo entradas de la final?
S
El fútbol y Cs: la guerra cultural de la derecha populista
S
Ucrania 1 - UEFA 0: veto a Gazprom en Kiev
S
Mayo del 68 y fútbol: más facultad que fábrica
S
Cómo hablar bien de fútbol sin ser simple ni pedante
S
3 cosas que esta poco conocida foto de Ian Curtis nos dice