PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

El gimnasio antifascista que ayuda a los migrantes a cruzar los Alpes

Boxeo, escalada, acroyoga, MMA, crossfit y autodefensa por 10 euros al mes. Conoce qué es y cómo funciona un gimnasio antifascista

Ignacio Pato

20 Febrero 2018 17:24

Colle della Scala a un lado. Col de l'Échelle en el otro. Dos nombres diferentes para un mismo pico que ejerce de frontera natural entre Italia y Francia en los Alpes. 1.762 metros de altitud y un sendero que lo atraviesa que miles de personas han cruzado este invierno. Riesgo de congelación y avalanchas para una gran mayoría de migrantes que trata de cruzar en condiciones que solo aumentan el peligro. Muchos llegan de países de África Occidental como Costa de Marfil. Eso significa que si consiguen su objetivo habrán tenido que atravesar el desierto, el mar -unos 3.000 cadáveres se contabilizaron en el Mediterráneo en 2017- y el sistema montañoso más importante de Europa.

Algunos medios italianos ya se refieren a esta ruta como la Lampedusa de las montañas piamontesas. Como en Lampedusa, la lectura es doble: por un lado, desde el punto de vista gélido de la Europa fortaleza que proclama la libertad de tránsito del dinero y las mercancías pero niega ese mismo derecho a las personas, es un lugar problemático donde encerrar o devolver en caliente. Para otros muchos, un espacio, un momento y unas personas que necesitan solidaridad.

El gimnasio popular Dante di Nanni en Turín es uno de los colectivos que está organizando las ayudas. Para ellos, no es sino otra muestra natural de que el deporte no puede entenderse fuera de la sociedad y las necesidades que la desigualdad de esta genera.

De lunes a viernes, de 18 a 21, cualquiera puede llevar al Dante di Nanni botas, guantes, mochilas, gorros o calcetines adecuados para la montaña. "La recogida de material para ayudar a las personas en tránsito por los Alpes de la Val di Susa está yendo muy bien", nos cuentan satisfechos desde el gimnasio. "Apenas supimos que la red solidaria-del lado francés- Briser les Frontières estaba organizando puntos de recogida, decidimos montar uno aquí. Gracias a los compañeros y compañeras que entrenan con nosotros y viven en Val di Susa hemos podido llevar allí el material: ropa, calzado y mochilas. Hablando con algunos migrantes en los Alpes hemos sabido que para ellos Turín es una ciudad de paso donde pasar solo algunas horas". Francia, donde dominar el idioma confían en que les ayudará a encontrar un puesto de trabajo, es la meta.

Es por eso, por su paso efímero por la obrera y señorial capital de fábricas y palacios, que muchos no pasan por el Dante di Nanni. Un lugar diferente.

Dante di Nanni es un mito antifascista en una ciudad de tradición partisana como Turín. No había cumplido 20 años cuando murió en enfrentamiento contra los invasores de la II Guerra Mundial. Además de un colorido mural en el casco histórico turinés de Vanchiglia, en San Paolo, en el barrio donde vivió di Nanni, está la palestra popolare con su nombre, inserta en el Centro Sociale Occupato Autogestito Gabrio.

Su colectivo explica así su fundamento y funcionamiento. "Es un gimnasio popular, un lugar para socializar porque creemos que el deporte popular se basa en compartir conocimientos y en la autoafirmación colectiva. Es una práctica que nos ayuda a saber quiénes somos a través de la liberación de nuestros cuerpos de los modelos sociales impuestos. Intentamos eliminar cualquier discriminación racista, clasista y sexista dando la oportunidad de practicar deporte independientemente de las capacidades. El gimnasio nació con la idea de crear un espacio liberado y auto-organizado en el que la única moneda de cambio sea la participación de cada uno en el espacio mismo y en todas las batallas del colectivo. Contribuimos mensualmente con 10 euros para la gestión y mantenimiento del gimnasio. Es una cifra que puede no tener que darse en caso de necesidad de la persona. Con esa cantidad, se puede disfrutar de todos los cursos que ofrece el gimnasio: boxeo, escalada, acroyoga, artes marciales mixtas, crossfit y autodefensa. Los cursos son autogestionados y en asamblea se discute la inserción de nuevas disciplinas si hay posibilidad, interés o personas que se hagan cargo. La asamblea, abierta a todos, se reúne una vez al mes y todo se discute colectivamente. Ese funcionamiento es fundamental para alejarnos de las dinámicas jerárquicas y de privilegio", exponen. "En un momento histórico en el que el racismo se agudiza en la sociedad, el deporte popular es instrumentalizado por el fascismo o se excluye a personas que no se identifican en estereotipos de género, nosotros queremos un sitio diferente. El deporte popular, tal y como lo practicamos, es antifascista, antirracista, antisexista y autogestionado".

Por descontado, las actividades del Dante di Nanni traspasan sus paredes. La de ayuda a migrantes a cruzar los Alpes no es la única. "Hemos apoyado causas como las clases de italiano en el ex-MOI, palacetes olímpicos de Turín ocupados por migrantes o la recogida de medicinas para la Media Luna Roja de Kurdistán en Italia". Este último realizado con otra interesante iniciativa de la casa matriz, el CSOA Gabrio: la Microclinica Fatih, un ambulatorio popular autogestionado -inspirado en las experiencias autónomas de salud zapatistas- que da cobertura médica y legal a personas sin papeles.

También hay Jornadas Antisexistas de Deporte Popular, conciertos, presentaciones de libros o cenas con polenta, vino y tiramisú. "Donde cada uno prepara algo para compartir con los demás o en las que cocinamos todos juntos para sostener económicamente alguno de los proyectos", cuentan. "Este mes por ejemplo tendremos al equipo de rugby popular del Dynamo Dora, para ayudarles a pagar una multa por haber rechazo la inscripción de un equipo militar en un torneo". El evento es precisamente este sábado y se presenta como una fiesta de carnaval antinazi. El cartel en homenaje a la película The Warriors hace el resto.

Las personas que se ocupan del Dante di Nanni saben que "tejer redes es indispensable para hacer que el deporte pueda ser un arma de lucha y solidaridad. En Italia hay redes de conexión entre los gimnasios populares, y entre ellos puede haber además posiciones diversas en el debate sobre la relación a mantener con las federaciones de cada deporte, sobre todo en lo tocante a deportes de combate".

En efecto, en su país tienen en Nápoles la Palestra Popolare Vincenzo Leone y el Mensa Occupata, en Bolonia la Palestra Popolare Teofilo Stevenson, el Hurricane en Milán o el Lokomotiv en Génova. Otras experiencias a nivel internacional las encontramos en Marsella -Boxe Populaire Marseille-, Saint-Étienne -Boxe Populaire Sainté-, Chicago -Haymaker- o en Sabadell con el Gimnàs Popular Rukeli.

En el Dante di Nanni saben que no están solos en su misión de reivindicar un ejercicio físico político.

deporte antifascismo migraciones

Otras notícias

V
Este futbolista quiso meterle un gol a la temible tormenta Eleanor y...
V
Graban el dramático choque de un caballo contra una camioneta en plena carrera
F
Hablemos del maltrato a los deportistas veganos
L
6 ejercicios que deberías dejar de hacer en el gimnasio
S
"Normalmente no concedo entrevistas a mujeres, ya sabes"
N
Mattel ha lanzado su primera Barbie con hijab, inspirada en una deportista olímpica
L
Descubren la prueba con más riesgo de muerte súbita en una triatlón
L
El 'Popeye ruso', el fisioculturista más polémico de Instagram
L
El exceso de deporte genera problemas de corazón
L
Colombia llora la muerte de este culturista y exige respuestas a Rusia
F
Los 7 ingredientes para convertir tu cuerpo en una máquina perfecta del deporte
C
Ian Curtis comiendo rabo de toro, Juanita Reina con chupa de cuero
S
Unai Emery: el único puritanismo que no es un invent