PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Sports

¿Por qué este partido de hace 46 años está siendo un taquillazo en el cine?

El resultado ha quedado grabado hasta en el testamento de los jugadores

Omar Naboulsi

09 Enero 2018 10:55

"Going Vertical" está arrasando en los cines rusos. Ya son más de 2 millones de personas en menos de una semana las que han visto esta película sobre la victoria de la URSS ante EEUU en el último segundo de la final de los JJOO de Múnich'72. El morbo de uno de los últimos gustazos deportivos de la Guerra Fría es demasiado tentador.

Aquel partido es uno de los más controvertidos de la historia del baloncesto, al menos de los que se dispone de imágenes.

EEUU llegó a la final de los Juegos tras 63 triunfos consecutivos. De hecho, no sabían lo que era perder desde Berlín'36. La URSS acabó con su racha gracias a una canasta en el último segundo, imponiéndose por 51 a 50.

Los soviéticos tenían 3 segundos para encestar y lo consiguieron tras 2 simulacros.

En la jugada anterior, los americanos se habían puesto un punto por delante con dos tiros libres anotados por Doug Collins. La URSS tenía su último ataque, que acabó fallando...

EEUU comienza a celebrar el oro por todo lo alto, pero los árbitros hicieron repetir el saque ya que, supuestamente, el entrenador Vladimir Kondrashin había pedido tiempo muerto. Se repite la jugada -la URSS no anota, EEUU inicia los festejos- y los jueces vuelven a darle el balón a los soviéticos, alegando esta vez un problema de la mesa con el crono.

A la tercera, el balón cae en las manos de Alexander Belov, quien finta y anota un canastón para darle el oro a su equipo.

Los jugadores norteamericanos no se creían lo que acaba de pasar y se comían a los árbitros, pero todas sus quejas fueron rechazadas. Tal era su indignación que el equipo al completo se negó a subir al podio a recibir la medalla de plata. Incluso en sus testamentos, algunos jugadores como Kenny Davis y Tom Henderson dejaron escrito que sus hijos nunca recojan las medallas, que hoy en día se encuentran en la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausana.

De la plantilla rusa solo quedan vivos cuatro jugadores, y dos de ellos han asistido al estreno del film, Ivan Yedeshko y Alzhan Zharmuhamédov.

Belov, el héroe nacional, murió 6 años después de anotar aquella canasta por problemas cardíacos, cuando solo tenía 26.

Going Vertical

El lituano Modestas Paulauskas no pudo viajar a Moscú para visualizar la cinta por problemas de espalda, mientras que el ucraniano Anatoli Polivodá se negó a ir por motivos políticos, furioso por la anexión de Crimea y la intervención rusa en Donbass. "Es muy emocionante. La gente llora al verla. Echan de menos nuestras victorias", ha dicho en EFE Ivan Yedeshko, que ganó 8 medallas con la URSS.

Tambien reconoce que se trata de una película con un claro mensaje patriótico, necesario por la mala imagen del deporte ruso. Habrá que ver si aquella victoria histórica consigue mitigar la vergüenza nacional que ha provocado un posible doping de estado.

baloncesto historia crónica

Otras notícias

S
Ronaldinho deja el fútbol: conoce la historia oculta de la ovación que se llevó en el Bernabéu
S
Este futbolista se iba a suicidar y un seguidor le salvó la vida
S
Simone Biles, la última víctima del monstruo de la gimnasia estadounidense
S
Vuelve la sombra del racismo a La Liga: "Me llamó negro de mierda"
S
Ira en Francia: un árbitro da una patada y expulsa a un futbolista
S
Arabia Saudí autoriza a las mujeres ir al fútbol por primera vez
S
Un Barça de récord, un Real Madrid hundido sin visos de mejora
S
Este representante presuntamente grababa a sus clientes en el baño de su casa
F
El recetario best-seller del siglo XVII que cambió la cocina europea para siempre
S
Los médicos han tenido que retirar a la fuerza a este ciclista de 106 años
S
El valor de Cristiano Ronaldo está cayendo en barrena. ¿Por qué?
S
De los dinosaurios a los unicornios: en busca de la excelencia
S
"Había personas que me llamaban negrata y venían a los partidos disfrazadas de mono"