PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Now

Uno de los 50 mayores líderes del mundo, detenido por "favorecer" la inmigración

La revista Fortune nombró al italiano Mimmo Lucano como uno de los 50 líderes más influyentes del mundo junto a Obama, Merkel o el Papa. Este verano se ha enfrentado a Salvini para defender su modelo de integración y hoy ha sido detenido

Ignacio Pato

02 Octubre 2018 15:46

Italia se ha despertado hoy mirando a Riace, un pueblecito de poco más de 2.000 habitantes que, seguramente si no fuera por la inmigración con la que Matteo Salvini se llena la boca, llevaría años desaparecido por la emigración hacia el norte. El cartel de bienvenida a este rincón de Calabria está adornado con la bandera de las 20 nacionalidades que lo han revitalizado desde que su alcalde es Domenico Mimmo Lucano.

Lucano, símbolo de acogida a inmigrantes en todo el país, está desde esta mañana bajo arresto domiciliario, acusado de "favorecer la inmigración ilegal" y de irregularidad en la gestión de fondos públicos y en la concesión de las contratas del servicio de recogida de basuras. Los hechos han sido desencadenados por una investigación sobre los fondos que el Ministerio de Interior destina a Riace para la acogida de refugiados. Según la prensa local, Lucano habría concertado matrimonios de conveniencia para que personas migrantes pudieran obtener la documentación para permanecer en Italia.

Esa investigación -llamada no sin ironía Xenia, hospitalidad en griego antiguo- ha seguido en el tiempo al enfrentamiento entre Lucano y Salvini a cuenta de los recortes en fondos sociales -fundamentales para un municipio como Riace y cuya trasferencia denuncia Lucano que lleva dos años bloqueada- tras la llegada del nuevo gobierno. El enfrentamiento dialéctico entre ambos fue directo. Hoy, Salvini ha aprovechado para celebrar la noticia y con ella atizar de paso al escritor -crítico con su gestión xenófoba- Roberto Saviano. "A ver qué dicen ahora Saviano y todos los buenistas que quieren llenar Italia de inmigrantes", ha escrito el ministro.

El modelo Riace es bien conocido en Italia, pero no solo allí. Hace dos primaveras, la revista Fortune publicó la lista de los 50 líderes más influyentes del mundo, y junto al Papa, Merkel y Obama allí estaba Mimmo Lucano. Para Lucano y Riace todo empezó a cambiar -como bien cuenta el recién traducido libro sobre esta experiencia Utopía de la normalidad, de la periodista calabresa Tiziana Barillà- cuando hace 20 años un grupo de refugiados kurdos llegó hasta allí. Exmilitante de la izquierda obrerista politizado en los años setenta, Lucano aprovechó sus contactos con el PKK para organizar la acogida de estas personas. No mucho después llegaría la candidatura y la sorprendente todavía hoy para él victoria en las elecciones municipales.

Comenzó entonces lo más difícil: la solución a la despoblación paulatina que iba a convertir Riace en un pueblo abandonado. Sus habitantes salían de la quinta región con más paro juvenil de toda Europa -55,6%- hacia el norte de Italia o al extranjero. Todo a la vez que Lucano seguía, como desde joven, enfrentándose a la pinza que forman el arraigo de la mafia y el abandono del Estado.

No es exagerado decir que Riace hoy no existiría sin los 6.000 migrantes de casi una treintena de países que han pasado por allí. Muchos siguieron su camino hacia el norte pero otros muchos se han quedado, haciendo de este pueblo calabrés un oasis de acogida en la Italia de la conocida como Ley Bossi-Fini bajo el gobierno Berlusconi de 2002. Esta, en cuyo nombre no figuran por casualidad los nombres de los líderes de las tres grandes derechas de la época: Lega Nord, Alleanza Nazionale y Forza Italia, introdujo formalmente las penas por ayudar a migrantes.

En este siglo en Riace se han abierto restaurantes, talleres artesanales, guarderías y en el colegio se empezaron a enseñar varias lenguas. Y por supuesto se han ocupado las casas vacías y en las paredes acompañan rostros como los de Peppino Impastato, periodista y activista comunista asesinado tras su denuncias de Cosa Nostra, Peppe Valarioti -también comunista y también muerto por la mafia, en este caso la 'Ndrangheta- o Salvini. Un mural recuerda uno de los orgullos del pueblo, las esculturas griegas del Siglo V a.C. que fueron hace casi cinco décadas extraído del mar de Riace, como reza la frase bajo su imagen. Al lado, Salvini y la frase "extraído del mar de las gilipolleces".

InfoAut

política mimmo lucano riace migrantes italia

Otras notícias

N
54 heridas y una mentira: 13 años del homicidio que aún indigna a Italia
N
Rusia arresta de nuevo al líder opositor tras unos segundos en libertad
L
La paz es una metáfora inútil
N
"No soy racista, pero no cabemos todos"
N
Armas para comer: el caso de los astilleros de Cádiz y Arabia Saudí
C
La izquierda y el yugo de lo políticamente correcto
N
El integrante de Pussy Riot presuntamente envenenado mejora en un hospital de Berlín
N
Una bochornosa foto de Trump ¿celebrando? el 11-S vuelve a convertirle en un meme
L
El futuro no binario de la clase trabajadora ya está aquí
N
Soraya Sáenz de Santamaría abandona la política
C
Que no quede nadie por saber cómo destrozaron a Stefano
N
Joder a los nazis hablando su mismo idioma
N
Macri acorralado: Argentina vuelve a elegir entre el FMI y la paz social