PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Now

El juicio a La Manada ya ha empezado, y pinta bastante mal

El juez ha desestimado los WhatsApp en los que los acusados hablaban de violaciones pero sí ha admitido un informe que espiaba a la víctima después de haber sido violada

anna pacheco

15 Noviembre 2017 15:26

Ya ha empezado el juicio contra los cinco acusados por la presunta violación en los sanfermines del año pasado. El lunes empezó la primera jornada, en el Palacio de Justicia de Pamplona, que prevé extenderse hasta el próximo 24 de noviembre con una serie de vistas orales.

Ayer fue el turno de la denunciante. La joven, víctima de la violación grupal, declaró pasadas las 10 de la mañana y su testimonio se prolongó durante tres horas. La joven, que en el momento de la violación tenía 18 años, tuvo que desplazarse hasta Pamplona ante la negativa del juez de intervenir por videoconferencia. En ningún momento la víctima y los cinco acusados tuvieron que verse las caras.

Aunque aún es pronto para conocer cómo se resolverá este caso, recopilamos algunas de los puntos más destacados para intentar interpretar en clave de género las primeras noticias que nos llegan de este juicio:

El juez no admite los WhatsApp de 'La Manada'

El juez que instruye el caso ha desestimado en un primer momento tener en cuenta los WhatsApp que se enviaron los presuntos violadores previos a los hechos denunciados. Los WhatsApp del grupo ‘La Manada’ salieron a la luz el año pasado.

La Manada, como se autodenominaban en este grupo de WhatsApp, tenía como participantes a los propio acusados, así como a otros amigos del grupo que no participaron de los sanfermines. Por ese motivo algunos de los acusados describían en estos términos la noche del 7 de julio: “Follándonos a una entre cinco (...) Puta pasada de viaje”. El grupo contenía otras frases como: “Hay que buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas...que después queremos violar todos”.

En este mismo grupo los jóvenes hablaban con naturalidad de algunas de sus prácticas que parecían ser habitual en “La Manada”. Algunos de ellos, incluso, expresaban las ganas o el deseo de cometer abusos ese verano. Lo describían en estos términos: “Estas vacaciones son la prueba de fuego para ser un lobo”.

Pues bien: estos mensajes, que promueven la “cultura de la violación” y que de algún modo se pueden interpretar como una pauta de comportamiento habitual en el grupo, serán ignorados por el juez, que ha decidido no tenerlos en cuenta. La defensa de la víctima sostiene que esto beneficia a los acusados y perjudica a la víctima.

El tribunal, además, ha borrado del caso otros vídeos anteriores a los sucedidos a la noche del 6 al 7 de julio de 2016, que hacen referencia a otro presunto episodio de abuso sexual a una chica en Pozoblanco.

96 segundos de vídeo: la clave del juicio

Según las primeras informaciones, el juicio girará en torno a la interpretación del vídeo registrado durante la agresión. El vídeo es un archivo de 96 segundos de los 14 minutos que presuntamente duró la agresión. A partir de ahí, entran en choque las dos versiones.

Los cinco procesados se han declarado "inocentes" y tratan de desmontar el relato de la joven. Los procesos afirman que la víctima se contradijo entre las primeras declaraciones a la policía y las posteriores, algo que es habitual en las primeras horas de haber sufrido una agresión. Una de esas contradicciones es que la chica alegó, en un principio, que había visto a cuatro agresores y posteriormente reconoció que eran cinco.

Por su parte, los acusados, sostienen que se trató en todo momento de un sexo consentido. Los procesados han llegado a afirmar que la joven se valió de su “inocencia” y de su “inexperiencia” para engatusar, llegando a afirmar que “ella podía con los cinco”. Afirman que ella participó activamente, e incluso que llegó a tomar la iniciativa de meterse en el portal del número 5 de la Calle Paulino Caballero. Algo que ella niega y ha negado siempre.

También han aportado como prueba exculpatoria un sonido del vídeo registrado en el que parece escucharse el gemido de una mujer. Los acusados acusan a la mujer de inventarse la violación porque, aseguran, ella se sintió "rechazada por como se despidieron, sin decir adiós".

La víctima lo niega todo. Según su versión, existió un beso consentido con uno de los acusados, pero no nada más. En el momento en el que ella anunció que se retiraba, se ofrecieron con insistencia a acompañarla. De camino al coche, la mujer sostiene que buscaron un lugar donde agredirla. Primero, en el acceso a los baños y después en un hotel donde pidieron una habitación “para follárnosla”. Finalmente, la agresión tuvo lugar en un portal. La víctima ha asegurado en todo momento que no hubo consentimiento.


Se admite un informe en el que se espía la vida de la víctima después de la violación

El mismo juez que rechaza los WhatsApp del grupo “La Manada” y borra el historial delictivo de los presuntos acusados ha considerado como "relevante" un informe elaborado por un despacho privado de detectives. El informe fue solicitado y pagado por la defensa de uno de los acusados.

Ese vídeo básicamente espía el día a día de la víctima después de los acontecimientos. La defensa del acusado quiere demostrar, a través de ese informe, que una mujer violada no puede llevar una vida normal después de la agresión. Su tesis es que si la chica “llevaba una vida perfectamente normal” es que está mintiendo en relación a los hechos y que nunca existió tal violación.

Además de este informe, también se ha incorporado a la causa como prueba exculpatoria una foto “de carácter festivo” que la chica compartió en sus redes sociales. La defensa de la víctima defiende que la chica tiene “fotos de fiesta o de viaje porque es una veinteañera que solo está tratando de rehacer su vida”.

***

Las primeras reacciones de este juez —primero, rechazando los WhatsApp de La Manada; segundo, aceptando que espiar a la chica después de la violación es lícito— están, de entrada, victimizando doblemente a la víctima. Se está comprando el mismo relato que justifica una violación apelando a la conducta de las mujeres antes, durante y después de un hecho violento. El argumento que defiende este informe infame “sobre la vida íntima de la víctima después de una violación” es el mismo que culpabiliza a una mujer por no haber cerrado suficiente las piernas o por llevar una falda demasiado corta.

Las redes sociales y varias asociaciones feministas han condenado con dureza las primeras actuaciones del tribunal. También se ha convocado una concentración este viernes frente al Ministerio de Justicia de Madrid para protestar contra estos dos hechos que no es aventurado interpretar ya como "abusos judiciales".

Aunque aún no sabemos lo que pasará en los próximos días, estas primeras indicaciones del juez se presentan poco alentadoras. La violencia contra la mujer se manifiesta en las calles, en los hogares y en los trabajos y se perpetúa en los tribunales, en las instituciones públicas y en la administración. Estamos asistiendo a un cambio perverso del relato. La justicia patriarcal desampara de nuevo a las mujeres para seguir protegiendo la impunidad de los hombres.

Los cinco acusados de San Fermín han transferido el peso de probar su culpabilidad o inocencia a ella. Es la víctima quien tendrá que demostrar si fue víctima, o no, si se comportó bien, si recompuso vida demasiado pronto o si todo eso le pasó porque lo iba buscando. Si fue, en definitiva, una buena o una mala chica. Así es como nos quiere el patriarcado. El dolor se multiplica.

machismo justicia violación opinión

Otras notícias

N
Por qué las strippers robot de Las Vegas hablan de un futuro tecnológico desilusionante
C
Graban como abofetean a Harvey Weinstein en un restaurante de Arizona
L
La gordofobia que está destrozando a la comunidad gay
L
Feminismos VS. Feminismos: el momento que todos los reaccionarios estaban esperando
C
Catherine Deneuve dice que los hombres deberían “ser libres para insinuarse a las mujeres”
F
Gastro-tendencias 2018: ya no solo son naíf; ahora también son peligrosas
S
'Fue un gilipollas absoluto': una relación tóxicamente machista casi acaba con una campeona de Wimbledon
C
Recy Taylor, la superviviente que inspiró el discurso de Oprah en los Globos de Oro
C
Oprah Winfrey hace historia en los Globos de Oro con un discurso destinado a la eternidad
L
No puedo decir nada malo de un escritor que dedica un libro a su gato
L
El hombre que me enseñó a hacer marranadas, leer poemas sonoros y no suicidarme
N
En España, más de 700 personas al año salen a trabajar y nunca regresan a casa
C
Si Trump puede, cómo no va a poder Oprah