PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Now

Hoy Argentina solo se pregunta una cosa: ¿dónde está Santiago Maldonado?

A punto de cumplirse un mes de que lo desaparecieran, sigue sin haber ni rastro del activista bonaerense

silvia laboreo

29 Agosto 2017 15:14

Le decían el Brujo y también el Vikingo. Le gustaba el mar, como a los vikingos. Y llevaba una barba poblada, como ellos. El activista bonaerense Santiago Maldonado desapareció, lo desaparecieron, el pasado 1 de agosto tras la violenta represión en la Lof en resistencia Cushamen, en la provincia patagónica de Chubut.

Desde entonces, y a punto de cumplirse un mes de esa fatídica fecha, una sola pregunta resuena bien fuerte en todo el país.

“Soy Enrique estoy en mi casa en Parque Patricios salí a parar a Pepa mi perrita llueve y nos mojamos. ¿Dónde está Santiago Maldonado?”. “Soy Malena. Cené con mis hijos y mi compañero. Estamos juntos pero a todos nos falta Santiago. ¿Dónde está Santiago Maldonado?”. “Estoy caminando por la ciudad de Buenos Aires y me pregunto ¿dónde estará Santiago?”.

Un nombre, una acción, una interrogación, un nombre otra vez.

Esta sencilla fórmula ha inundado este fin de semana las redes sociales de todos aquellos que piden que se esclarezcan los hechos. Por Twitter, Facebook, Instagram y el resto de redes sociales, el clamor es el mismo:

¿Que ha sido de Santiago? ¿Dónde está? ¿Quién es el responsable de su desaparición?  ¿Estará vivo?




Un joven solidario con la lucha de la comunidad mapuche



Santiago Maldonado tiene 28 años, es artesano y tatuador y también activista. Según su hermano, se solidarizaba con todos los reclamos sociales. “Podría haber estado ahí apoyando a la comunidad mapuche como en un comedor”, relata a los medios locales, Sergio Maldonado.

Efectivamente, a finales del mes de julio su activismo le arrojó a la comunidad mapuche de Cushamen, en Chubut. Desde 2015, los indígenas luchan por recuperar su territorio ancestral de la estancia Leleque, que hoy pertenece a la compañía multinacional Benetton. El gigante textil italiano es el mayor terrateniente extranjero en la Patagonia argentina, donde cría casi 100.000 ovejas encargadas de producir 10% de la lana de la firma.

Para entender el porqué de la lucha mapuche y su importancia, hay que remontarse a finales del siglo XIX, cuando el Gobierno argentino emprendió la campaña militar Conquista del Desierto.

El objetivo era muy claro: desposeer las tierras patagónicas a sus legítimos habitantes -las comunidades indígenas, entre las que se encontraban los mapuche-- y  transferir estas tierras públicas a capital privado. Mediante donaciones, ventas o recompensas por servicios prestados al país, las empresas adquirieron estos territorios y la tierra pasó a concentrarse en unas pocas manos.


La lucha Mapuche contra Benetton


Habrá que esperar 100 años más para que se produzca el germen de las protestas actuales. En 1991, Benetton compra 900.000 hectáreas de terreno de Patagonia y provincia de Buenos Aires a la compañía británica Argentine Southern Land Co.

Años más tarde, en 2007, la comunidad mapuche Santa Rosa Leleque regresó al territorio, dispuesta a recuperarlo. Tras varios intentos de desalojo y numerosos litigios, el Estado reconoció a la comunidad el derecho a la posesión de sus tierras. En 2015, la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia del Departamento de Cushamen decidió volver como habían hecho sus vecinos de Santa Rosa y recuperar un territorio en la estancia Leleque.


Desde 2015, los indígenas luchan por recuperar su territorio ancestral de la estancia Leleque, que hoy pertenece a la compañía multinacional Benetton.


La policía intentó desalojarlos pero los mapuches resistieron. Durante estos dos años se han producido ataques violentos, detenciones y agresiones a la comunidad mapuche de Cushamen que han denunciado diversos organismos internacionales como Amnistía Internacional. Pero fue en enero de 2017 cuando el conflicto se recrudeció con la detención del líder mapuche Facundo Jones Huala.

Desde entonces, la comunidad mapuche se manifiesta cada cierto tiempo para exigir la liberación de su líder. Una de estas acciones tuvo lugar el 1 de agosto y fue en ella donde desapareció Santiago Maldonado.






La desaparición de Santiago Maldonado


La noche previa a la desaparición de Santiago, las bromas nerviosas inundaban el campamento mapuche.  “Bromeábamos con que si venía la represión mandábamos al Vikingo adelante, que con esa barba asustaba y capaz no nos reprimían tanto”, cuenta a la Revista Crítica uno de los miembros de la resistencia mapuche.

El 1 de agosto las bromas se habían acabado. La Gendarmería, Fuerza de Seguridad de naturaleza militar dependiente del Ministerio de Seguridad, entró en la concentración a punta de pistola. Los manifestantes intentaron cruzar el río bajo una lluvia de balas pero Santiago no lo logra. En ese momento, una camioneta blanca hace su aparición y se dirige hacia el activista.


El activista desaparecido Santiago Maldonado


“Varios gendarmes hacen una pantalla para que no se vea lo que están haciendo. Y la camioneta blanca de Gendarmería sale para allá, como rumbo a Esquel (una ciudad del noroeste de la provincia del Chubut). Por eso no hay la menor duda de que se lo llevó la Gendarmería. Que ellos lo tienen y que ellos son los responsables de que el compañero no aparezca”, denuncian los testigos del suceso.

Desde ese día, la familia y amigos de Santiago Maldonado lo busca sin cesar, haciendo frente a las irregularidades que rodean el caso y a la falta de respuesta por parte del Gobierno de Macri.



Las irregularidades y la complicidad del Gobierno


Tras la desaparición de Maldonado, se dijo que había cruzado a Chile. Que podría estar en Mendoza, en Osorno o en San Luis. Que había llamado por teléfono o que había sido herido mucho antes del 1 de agosto. Incluso se ha llegado a comentar que es imposible que desapareciera porque nunca estuvo allí.

Y pese a que la fiscalía ya cataloga el caso como “una desaparición forzada”, el Gobierno de Mauricio Macri no ha cesado en su empeño de eludir su responsabilidad. En una comparecencia el 16 de agosto en el Senado de la Nación, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuestionaba la cooperación de la familia en la investigación, la hipótesis de desaparición forzada y el tiempo que pasó hasta que se presentó el caso en la justicia.

“Nuestra decisión como Estado Nacional es plantear todas las hipótesis que puedan estar en juego en esta causa”, señaló la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en la exposición que dio en el Senado de la Nación.  


La ministra Patricia Bullrich

También defendió a su jefe de gabinete, Pablo Noceti, el director de la operación del 1 de agosto. “Noceti es un excelente profesional”, aseguró la ministra. “Es importante no estigmatizar a nuestras fuerzas de seguridad”, manifestó la ministra en alusiones a la actuación de la Gendarmería en el caso.

La abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, no tardó en desmentir las afirmaciones de la ministra, sobre todo aquellas que se refieren a una supuesta tardanza en tramitar la denuncia. “O la ministra desconoce el expediente o miente. Porque el 1 de agosto a las 19:10 horas hay una mujer que denuncia que Santiago fue privado de su libertad por Gendarmería. Es mentira que hayan pasado más de 36 horas y de repente, de la nada, aparece una denuncia", afirmó en declaraciones a los medios. "No puede haber ninguna búsqueda en conjunto si la ministra niega la desaparición forzada de Santiago y pretende que está perdido o extraviado. Jamás se va a sentar la familia hasta que el Estado reconozca que Santiago es víctima de desaparición forzada", resaltó la abogada.



 

Pese a que la fiscalía ya cataloga el caso como “una desaparición forzada”, el Gobierno de Mauricio Macri no ha cesado en su empeño de eludir su responsabilidad


Por su parte, la familia Maldonado denuncia irregularidades en la investigación, a cargo del mismo juez que ordenó el operativo. Afirman que las camionetas de gendarmería fueron lavadas antes de investigar los posibles rastros del activista y aportan pruebas que buscan confirmar que Santiago Maldonado sí que se encontraba allí el pasado 1 de agosto.

Además, han puesto en marcha una página web “como respuesta a tanta información falsa que circuló en los medios de comunicación y el ninguneo por parte de los funcionarios del Ministerio de Seguridad”.




La importancia del caso Maldonado


Según la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, durante los últimos 35 años de democracia se han producido 210 desapariciones forzadas.

Aunque se encuentran muy alejadas de las cifras que se manejan durante la dictadura, alrededor de 30.000 personas desaparecidas según las ONG, casos como el de Maldonado evidencian que la actuación del Estado argentino no se encuentra tan lejana a uno de sus periodos más negros. Considerada la primera desaparición forzada que ocurre durante el Gobierno de Macri, el caso de Santiago Maldonado ha adquirido un fuerte poder simbólico: es la primera vez que el caso de un desaparecido golpea con tanta fuerza las redes sociales y la sociedad argentina.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, denunciaba estos días “el encubrimiento” por parte del Estado y apuntaba al Gobierno “como responsable directo”. Según Esquivel, el Gobierno de Mauricio Macri “está eludiendo la responsabilidad sobre el secuestro y desaparición".

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dictado una medida cautelar para que el Estado “adopte las medidas necesarias” para encontrar a Santiago y alerta sobre “la gravedad y urgencia de la situación”.




Las Abuelas de la Plaza de Mayo se unen al dolor de la familia Maldonado y exigen conocer dónde está Santiago y la cartelera online de la Universidad de Buenos Aires pide también que se conozca la suerte del activista.

La solidaridad con el activista también llegaba al mundo del deporte. Hace dos días, el equipo de fútbol exigía la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Y el pasado 23 de agosto numerosos representantes de organismos de Derechos Humanos se reunieron con la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el Ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano para pedir la dimisión de los gendarmes que participaron en la represión y del Jefe del Gabinete de Seguridad, Pablo Noceti. “Cómo vamos a seguir trabajando juntos si no reconocen la desaparición forzada de Santiago, siguen negando todo y defendiendo a la Gendarmería”, explicó Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo después de la reunión.

Las vigilias y las manifestaciones se suceden por todo el país, no solo en redes sociales. Sin ir más lejos, este viernes 1 de septiembre, justo cuando se cumple un mes de la desaparición del activista, se ha convocado una marcha en Esquel para exigir que, de una vez por todas, la pregunta ¿dónde está Santiago? tenga por fin respuesta.






sucesos derechos humanos internacional

Otras notícias

N
El ISIS mata a 75 personas y hiere a 140 en un atentado en Siria: Reporte PlayGround
N
26 muertos y más de una veintena de heridos tras un tiroteo masivo en Texas
S
Un avión aterriza de emergencia después de que un pasajero pase 20 minutos en el baño
N
El ejército sirio arrebata al ISIS su último gran bastión en Siria: Deir al-Zour
N
Timochenko, exlíder de las FARC, quiere ser el presidente de Colombia: Reporte PlayGround
N
375 años de prisión por una pelea de bar
N
Restos de 9 personas cubiertos de arena de gato: el macabro hallazgo en la casa de un hombre en Japón
S
Las mujeres rescatadas tras pasar 5 meses en el océano podrían haber falseado su historia
S
Rescatan a dos mujeres y sus perros después de cinco meses perdidos en el mar
N
Una modelo rusa de 14 años muere de agotamiento tras una semana loca de desfiles
N
Adrian Chen: "La propaganda rusa se ha convertido en una especie de hombre del saco"
N
Es oficial: el período de 2013 a 2017 es el más cálido registrado nunca en la Tierra
N
Así financian los grandes bancos el cambio climático y la violación de los derechos indígenas