PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Now

Mambo y pizza no es mal plan

La autodeterminación catalana acelera en una noche que deja algunas de las imágenes más icónicas del Procés

Ignacio Pato

07 Septiembre 2017 13:30

Mambo y pizza no es mal plan para acompañar la ley del referéndum del 1-O aprobada anoche en el Parlament y acelerar el proceso de autodeterminación más tedioso de lo que llevamos de siglo. Con ese ritmo, la CUP conjura el fantasma del independentismo cumbayá que se había vuelto a manifestar peligrosamente con la canción de Txarango.





Desde luego, mambo a las 10 de la noche en el Parlament es una propuesta infinitamente más rompedora que la fijación por encontrar el haiku que acabará por fin con el régimen del 78. Con maracas y timbales, además, se hace más asequible ese otro mal asociado al ADN catalán con el que debería romper la CUP: trabajar como si estuvieran siempre a punto de echarte.

Combinar la agonía, la ética protestante del trabajo, con queso fundido, tampoco está mal. A las 11 y pico llegaron las pizzas.




Alguien dijo que con 7 pizzas para 135 diputados alguno iba a pasar hambre. Se equivocaba, tocaban a más que eso: los parlamentarios del PSC, PP y Ciutadans se marcharon justo cuando se inició la votación. Algunos, incluso, como los de Ciutadans, entraron a la sala de prensa del Parlament y apagaron el televisor donde los periodistas seguían el resultado final, según denunciaban estos mismos.

Antes, los del PP habían dejado, despechados, banderas españolas sobre sus escaños. Cuando Àngels Martínez, diputada de Catalunya Sí Que Es Pot, se puso a retirarlas, se produjo otra de las imágenes icónicas del Procés.




Antes, la presidenta parlamentaria de Ciutadans, Inés Arrimadas, también protagonizó uno de los momentos más ridículos del día. Con el debate suspendido momentáneamente, se acercó a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell -ayer objeto de las iras de los partidos contrarios al referéndum por tramitar la ley- para discutir con una gesticulación suplicante que ha tenido premio: hoy es portada y mártir en El País.  



Como era de esperar, el PP acabó poniendo el himno de España a toda polla.




Lo que no impidió que un resumen en horas de un proceso de años se produjera -y menos mal- entre trozos de pizza y mambo.


política cataluña

Otras notícias

N
El Gobierno central asume el control de los Mossos d'Esquadra
S
Un NBA denuncia la violencia desatada por Erdogan en NY
V
¿Y si te pagaran por tener la menstruación?
N
La revolución sentimental ha triunfado en Cataluña: protestas, día 2
N
De todo lo que se vivió ayer en Barcelona, ¿qué es legítimo y qué no?
L
Anti-imperialismo en Cataluña: advertencias de uso
L
La pachanga de los intelectuales
N
“Los extremistas quieren que se piense que Israel-Palestina no tiene solución para perpetuar el conflicto”
S
Los históricos del fútbol barcelonés condenan el ataque a las libertades de Cataluña
N
El contundente discurso de Gabriel Rufián ante Rajoy: “saque sus sucias manos de Catalunya”
N
20-S en Cataluña: si no es un golpe de estado, se le parece mucho
N
El fascismo croata vuelve a recalentar los Balcanes
S
La Liga más triste en una década