PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Lit

Poemas para soportar cosas de mierda (como la soledad, el desamor o el Brexit)

Estos son algunos fragmentos de 'Malgastar' (La Bella Varsovia), el nuevo libro de Mercedes Cebrián en el que varios mundos colisionan

PlayGround

11 Noviembre 2016 05:59

1.

Mal tenis de mesa; mal uso de la raqueta. La pelota

cae al suelo todo el tiempo. Frío dentro

del calor, como el helado de un restaurante chino

refrito en la sartén, frío en el interior

de lo que me vendieron como confortable: si se tratase

de un anorak de plumas podría denunciarlos

por estafa.


2.

No se quiere a la gente, lo que se quiere es el invierno

de la gente: sus alfombras, sus mantas de franela,

sus radiadores siempre bien purgados.

Y fuera, la tormenta,

inimitable de tan amarilla.

(Parecen elefantes barritando

y en realidad es el viento, es la versión

acústica del Arca de Noé).


3.

Un caramelo chupado,

un clip, una goma elástica pasada: todo eso

vive en la moqueta o entre la moqueta.

Estaba ahí remetido: no brillaba el clip

ni se dejaba ver el tornasol

del caramelo de menta, ni por asomo destacaba

la goma elástica formando un dibujo sobre el suelo.

Se agazapan las cosas

dentro de la moqueta y hay que aprender

a verlas.


4.

El abrigo de paño gris oscuro

forjó la idea de Europa —nos subimos

el cuello por detrás si refresca

más de lo que esperamos. Ahí se ve

su parte más innoble. Milán es un ejemplo,

agazapada bajo las solapas

de la famosa Italia.

Viena o Milán. Probablemente invierno.

(Pero si solo faltan dos paradas, no merece

la pena que te subas a Europa).


5.

Me habéis visto vivir, tropezar en ese idioma vuestro;

me disteis un confort muy similar

al de una manta eléctrica. (España a cambio

os cedió su verano). Y me diréis ahora

qué hacer con los adaptadores, con las series de humor

y las cubreteteras.


6.

Alguien me dijo un día: «no te vuelvo a contar nada

porque después te acuerdas

de lo que te conté».

Pensé que eso era bueno y resultó

que no. «Es como si un análisis de sangre,

de tan exagerado, se hubiese convertido

en transfusión». Esa fue su respuesta.


7.

Como por arte de magia

se ha curado la niña, su cuerpo

está libre de úlceras y ahora

puede andar, como una muñeca

a pilas. Donde ayer hubo calvicie

hoy nace pelo; eso es también milagro

y se considera

positivo. Es bueno que ande

la niña, aunque nos preguntemos

para qué y sobre todo, ¿hacia dónde camina?

¿Y qué nos dice el pelo con su crecimiento?


8.

¿Que cómo sé que vivo en un pisapapeles

de forma semiesférica? Porque cuando me agitan

caen copos de corcho blanco sobre mí, porque respiro

un líquido dudoso (ni agua ni leche ni licor), porque rozo

la bóveda cada vez que me animo

a levantar los brazos.

poemas

Otras notícias

N
21 empleados de la Cruz Roja pagaron por servicios sexuales: Reporte PlayGround
S
En busca de Puigdemont: la Guardia Civil ha registrado hasta el avión de Guardiola
N
Dimite el viceprimer ministro australiano acusado de acoso sexual: Reporte PlayGround
N
La deforestación del Amazonas está llegando a un punto de no retorno
L
PlayLit Weekly: 5 lecturas recomendadas de la semana
L
El misterio de los libros súper feos y súper ventas
L
Nos duele Forges
L
El párrafo por el que han secuestrado un libro… convirtiéndolo en bestseller
L
6 actitudes que son acoso aunque no lo creas
L
Un poema de Bukowski para celebrar el Día Internacional del Gato
L
Supremacismo daltónico: cuando los supervivientes son acusados de terroristas
L
Un libro nunca te salva la vida, pero a veces te protege de tu propia miseria
L
¡¡¡Nooooooooooooooooooooo!!!