PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Lit

Una editorial rusa censura una escena LGTBIQ+ por miedo a las sanciones

La escritora V.E. Schwab ha descubierto que Rosman, la editorial encargada de publicar su obra en ruso, ha eliminado una escena queer de su novela para cumplir con la ley contra la propaganda gay que aprobó el gobierno de Vladimir Putin en 2013

Eudald Espluga

18 Agosto 2017 08:48

Nuevo capítulo de LGTBIfobia en Rusia, esta vez literario.

La escritora norteamericana V.E. Schwab ha descubierto que Rosman, la editorial rusa encargada de publicar sus libros, censuró una de las escenas que aparecía en el segundo libro de su triología de libros de fantasía, 'Shades of Magic'. Concretamente, la escena que narraba la relación romántica entre dos hombres.

La serie 'Shades of Magic', que no ha sido todavía publicada en español, narra la historia del mago Kell, uno de los últimos Antari, seres con la habilidad de moverse entre cuatro versiones paralelas de Londres. El primer volumen, A Darker Shade of Magic, se publicó en 2015.

"La edición rusa de Shades of Magic había sido mi favorita. Esta semana he sabido que censuraron toda la trama queer sin permiso", escribió en Twittter tras descubrir los hechos. "Estoy absolutamente horrorizada. No lo habría sabido si no fuera por un lector ruso que ha leído las dos ediciones."



Se trata de una decisión de la editorial, que unilateralmente decidió cortar esa escena para ajustarse a la oficialmente llamada Ley Federal con el Propósito de Proteger a los Niños de Información que Niega los Valores Familiares Tradicionales, la ley que el gobierno de Vladimir Putin aprobó en 2013 con el objetivo de evitar la distribución de material que transmita "ideas distorsionadas sobre el igual valor social de las relaciones tradicionales y no tradicionales."

Parece que Rosman habría adoptado esta estrategia para evitar que la novela sea precintada y reciba la calificación de +18, que como explica The Guardian es la práctica habitual que se aplica a los libros escritos por novelistas extranjeros que publican libros con personajes LGTBI+. Según han declarado desde la editorial, "solo lo hemos hecho para no violar la prohibición contra la propaganda gay para menores [...] pero hemos mantenido la trama romántica en su conjunto". 

Como explican algunos traductores consultados por The Guardian, las editoriales rusas están luchando para encontrar un camino entre su voluntad de publicar obras extranjeras que puedan ser lucrativas y evitar las multas.

Este nuevo episodio es significativo al menos en dos sentidos. Por un lado, nos informa de hasta qué punto es efectiva la censura en Rusia, que ya no solo se ejerce directamente desde las autoridades, sino que empieza a ser interiorizada por el sector editorial. Por el otro, al tratarse de una escena aislada en un libro de fantasía, pone en evidencia lo ridículo de intentar preservar los valores tradicionales en el contexto de una ficción que pone en juego a personajes humanos y no humanos de sexualidades incongruentes, que van dando brincos entre distintas dimensiones físicas y temporales.

En España hubo una polémica parecida cuando Laura Gallego, autora de libros para adolescentes, declaró que en sus libros —plagados de hadas, dragones y viajeros espaciales— no aparecían personajes LGTBI porque no le parecía "natural". En ambos casos, el hecho de tratarse de literatura de fantasía y ciencia ficción desvelan lo terrible de estos intentos de limitar la imaginación.

Y no solo esto: también revelan el valor político de la representación de identidades LGTBI en el ámbito público.


(Vía The Guardian)


polémica censura

Otras notícias

N
El extraño caso del médico que grababa sus iniciales en los hígados de sus pacientes
C
Der Spiegel publica el audio completo de su polémica entrevista con Morrissey
L
6 ideas para orientarse en la guerra de los feminismos sobre el trabajo sexual
C
Critican a Netflix por compartir los hábitos de sus usuarios... para burlarse de ellos
L
Tuvo sexo con más de 10.000 hombres. En su libro reivindica el trabajo sexual
L
Se llama Kaori Ekuni
L
Escándalo por el supuesto plagio de Emma Cline
F
Una cafetería se jactó de “gentrificar el barrio felizmente”. Y el barrio la boicoteó
C
Este bot de Twitter que genera disculpas de Lena Dunham es lo más hilarante del día
L
Feminismo blanco, racismo hipster: nueva polémica con Lena Dunham
C
La cara de Pink durante la actuación de Christina Aguilera en los AMA divide a internet
L
Los mejores libros de 2017 que todavía no he leído
L
11 voces que murieron en 2017 pero que siempre tendremos presentes