PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Lit

Vargas Llosa dice que “el populismo ñe-ñe-ñé”

Y añade que "el independentismo ñi-ñi-ñí"

Eudald Espluga

16 Noviembre 2017 11:06

Otra vez. Otra vez tenemos que hablar del cruce entre literatura y política, aunque como casi siempre que tal hibridación toma dimensión pública, no lo hacemos para congratularnos de que la primera matice la segunda. No, no es para felicitarnos de que la grosería partidista se someta al espíritu de complejidad de la novela, sino para hablar de Mario Vargas Llosa desbarrando sobre populismo.

El qué. Mario Vargas Llosa aprovechó la presentación del libro que edita su hijo, Álvaro Vargas Llosa, para hablar de populismo. Y aprovechó la palabra "populismo" para hablar de todo aquello que no le gusta: Catalunya, Trump, el Brexit, Venezuela. Dijo que el populismo era una enfermedad, peor que el comunismo, extremadamente peligroso, una ficción nefasta, una pasión grotesca. Y contra el independentismo catalán no fue menos enfático: movimiento absurdo y enloquecido, la irracionalidad del procés debería advertirnos de los peligros contra los cuales ninguna democracia está vacunada.

Esta vez, ¿dónde? Que el escritor divague sobre populismo no sería noticia si no lo hiciera desde una importante palestra: el Cato Institute de Washington, un think tank libertario. Su charla, titulada The Challenge of populism, servía como acto de presentación del libro El estallido del populismo y contó con la participación de la editora Gabriela Calderón, además de la de su hijo.

Cuándo. Siempre. Vargas Llosa está hablando siempre de populismo, de nacionalismo, del peligro de la xenofobia independentista, de la amenaza de Podemos. En manifiestos, en manifestaciones, en artículos. Esta vez fue una conferencia, que se celebró ayer de seis a siete de la tarde.

Pero quién. Está claro que en estos casos quien habla no es el premio Nobel de literatura. Es decir: no es el escritor capaz de retratar las sutilezas del alma humana, la persona que imaginó la arquitectura magnífica de Conversación en la catedral, el sátiro de la La tía Julia y el escribidor. No es alguien que quiera recrearse en las ambigüedades, profundizar en las dudas, abrir la puerta a la perplejidad. Por el contrario, habla un hombre que busca ganar, que busca venganza o que, simplemente, busca tener razón. Habla Mario Vargas Llosa, intelectual de derechas y azote del nacionalismo.

¿Por qué? Tampoco nosotros lo sabemos.

política escritores

Otras notícias

S
Apocalipsis Italia, lo que nunca esperábamos ver
S
Cómo este gesto está cambiando el himno americano
L
“La primera vez que vi un ‘squirt’ creí que mi compañera se… meaba”
C
Cuando un museo es “Las Vegas de las dunas”: abre el polémico Louvre Abu Dabi
N
“Que se quemen en su caldo”: la estrategia económica de Madrid para ganar las elecciones catalanas
L
Naomi Klein: ¿pensamiento transformador o marketing antiliberal?
M
El detalle sobre Hiroshima que no sabías
N
Europa tiene nombre de mujer: un repaso a las líderes más brillantes de Bruselas
L
Mayo del 68: bajo los adoquines estaba el mercado
F
Kimbal Musk: 'La comida es el nuevo Internet'
L
“El joven con ojos de luz”: Albert Camus cumple 104 años
L
“Esto no será el cielo”: 5 contradicciones del activismo en 2017
L
5 libros para pasar la resaca de 'Stranger Things 2'