PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Lit

Discursos en B: el speech alternativo que no quiso leer Cristina Cifuentes

/FICCIÓN/ Cristina Cifuentes acaba de dimitir, aunque ésa no era su primera opción

víctor parkas

25 Abril 2018 14:53

Tres. Cuatro. Cinco. Cinco cigarros en media hora.

No es buena señal. Eso me genera más nervios. Enciendo el sexto.

Cristina me ha dicho que quite los frenos. No hay directrices esta vez. Sé creativo, me dijo. Dale una vuelta a esto, me dijo. Lo hizo esta mañana, por teléfono, desde una cabina. Cristina ya solo confía en mí y en las cabinas. Y el discurso tiene que estar listo. Para ayer, me dijo.

“Compañeros”. No. “Compañeros y compañeras”. No. “Compañeras y compañeros”. No. “Compañeras”. Ahora. “Compañeras”. Ahora sí: fuera frenos.

“Compañeras,

Permitidme, en primer lugar, sentarme en el suelo; os invito, a vosotras, a hacer lo mismo. Ha llegado el momento de terminar, de una vez por todas, con las jerarquías que nos separan”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Aquí has sentarte en el suelo Cris; ponte ropa cómoda.

“Tras las infamias que llevan vertiéndose sobre mí en las últimas semanas, y sobre las que ya he procedido a dar las explicaciones pertinentes, el miércoles 25 de abril se reavivó el intento por difamar a mí persona, a mi figura, con un vídeo en el que, supuestamente, me retienen tras haber robado unos productos cosméticos”.

“Mi primer mensaje es para los medios que han participado de mi cacería: habéis fracasado. Habéis fracasado porque, en este particular, no obtendréis de mí ninguna reacción airada, ninguna querella, ni ningún gesto que engrandezca vuestras viles intenciones”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Haz una pausa aquí y mira, de derecha a izquierda, a los periodistas.

“Sí: yo robé aquellas cremas”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Pausa.

“Ante un tribunal, yo sería una vulgar ladrona”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Pausa.

“Y yo os pregunto, compañeras: ¿Es un vulgar ladrón José Manuel Sánchez Gordillo? ¿Es un ladrón Diego Cañamero? ¿Son unos ladronas las compañeras del SAT que, en el año 2012, expropiaron sendos carritos de compra llenos de comida en un Mercadona? Ante un tribunal, lo serían; serían vulgares ladrones”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Da un trago corto de agua.

“Pues bien: para mí, y aun situándome en las antípodas de sus ideas políticas, no lo son. Las compañeras del SAT protestaban por la crisis que azotaba el país, y lo hacían, a mí entender, de forma legítima. Yo, un año antes que ellos, intenté llevar a cabo, no en Mercadona, sino en la cadena de supermercados Eroski, una acción de corte similar”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Aquí seguramente se empiecen a oír murmullos, aprovecha para dar un trago largo al agua esta vez.

“Yo no robé unas cremas: yo protesté contra la forma en que Eroski y cadenas como Eroski están destruyendo el comercio de proximidad en nuestros barrios. Yo no robé unas cremas: yo puse sobre la mesa la imposibilidad de que las mujeres de a pie, vosotras, compañeras, pudierais adquirir productos de belleza que cuestan lo que una compra semanal. Yo no robé unas cremas: yo intenté subvertir un sistema que obliga y empuja a las mujeres a conservar su juventud a toda costa”.

“A costa del comercio local; de la economía familiar; de la propia autoestima”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Si lo ves claro, repite de forma afectada la palabra 'autoestima'.

“Con mi gesto, pretendo poner énfasis en que el acto legítimo de protesta, la manifestación pacífica, no es, ni será nunca, patrimonio de la izquierda, sino patrimonio de aquéllos, de aquéllas, que no tengan patrimonio alguno. De nuestras votantes y de las votantes de signo contrario, porque nuestra voluntad siempre ha sido, incluso en la oposición, gobernar para todas y todos”.

NO LEER EN VOZ ALTA: Enfatiza 'regeneración'.

“Sustraer una crema regeneradora no es baladí: es un símbolo, una metáfora, de lo que yo quiero representar, no ya para un partido, sino para todo un espectro político. Culminar el trabajo hacia la transversalidad emprendido por un compañero de lucha como es Alberto Ruiz-Gallardón. Ampliar nuestras miras para ampliar, así, las de nuestro pueblo. Entregarle, aunque nos cueste una campaña de desprestigio, aunque mil dedos acusadores se levantes contra nosotras, lo que es suyo”.

NO LEER EN VOZ ALTA: En pie.

“Esas cremas, como pronto las calles, serán siempre nuestras”.

ficción políticos cifuentes

Otras notícias

L
Así fue el curioso juicio entre el fotógrafo y el mono al que dejó sacarse un selfie con su cámara
L
Si descubres que tu pareja está haciendo eso, huye
L
Cómo ser Manuel Bartual: un acercamiento periférico al creador que revolucionó Twitter
L
Una mañana, tras un sueño intranquilo, desperté convertido en un tuitero facha
L
El monólogo interior de Donald Trump mientras sus ojos se abrasaban al sol
L
Unas vacaciones ideales
L
Entonces decidí que no suicidarme era la mejor manera de quitarme la vida
L
Lo que esconden las imágenes de Vladimir Putin en sus vacaciones
L
Vivir en un refugio nuclear no es una tontería
L
Se filtra la inquietante conversación que mantuvieron los robots de Facebook
L
Pocos conocen la historia de cuando el Senado ardió por culpa de una piscina
S
Una madre crea una colección de cromos de la liga femenina de fútbol para sus hijas
L
Más allá de los dominios de Xerxes: un paseo por la editorial Dark Horse