PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Food

Por qué el mismo plato cuesta 1 dólar en EEUU y 321 dólares en Sudán del Sur

Si pensabas que tu comida era cara, espera a ver lo que pasa en los países donde comer es un privilegio

R.M.T

17 Octubre 2017 12:06

Al viajar por Europa hay una regla de oro que suele cumplirse: a menor renta per cápita en el país, más barato sale comer.

Pero un estudio del World Food Programme (WFP) revela que esto, por desgracia de su población, no se cumple en muchos países pobres del mundo. El dato es impactante: lo que a un neoyorquino le costaría 1.20 dólares, a un sudanés del sur le cuesta, comparativamente, 320 dólares. ¿Y todavía nos extrañamos que 795 millones de personas en todo el mundo pasaran hambre en 2016?

Así lo denuncian desde WFP, cuyos cálculos se han hecho tomando como referencia el poder adquisitivo de los habitantes para comprar un plato de carbohidratos y proteína vegetal, como arroz y lentejas o yuca con judías.


Comer en Nueva York cuesta solamente un 0,6% de los ingresos medios diarios. Pero en Egipto son 9,09 dólares, en Pakistán son 15,86 dólares, en la República Democrática del Congo, 82.10 dólares, 72,65 en Haití, 321,70 en Sudán, lo que supone el 155% de lo que una persona puede ganar en un día. De hecho, este año el Consejo Noruego de Refugiados fue testigo de que los miembros de la comunidad cercana al Centro Aweil, en el norte del país, estaban sobreviviendo a base de comer hojas del árbol Lalop y semillas, porque no hay nada más.


“Fijándonos en el poder adquisitivo, arrojamos luz sobre las desigualdades en la asequibilidad de la comida”, dice el director del World Food Day, David Beasley en el preámbulo del documento. “Si pensabas que una comida era cara, pongamos, en Noruega, bueno, pues prueba en Malawi”.

LEER MÁS: Sudán del Sur: crónica desde el infierno africano

El estudio indica que hay una red compleja de relaciones que pueden encarecer el precio de la comida, desde la inestabilidad política a las infraestructuras en mal estado, el clima extremo, el volumen de producción, el coste de empaquetamiento y transporte, por nombrar algunos.

Pero algunas veces, aunque haya comida disponible, para las personas sin recursos en entornos rurales o urbanos que se hallan aisladas social o políticamente, realmente no tienen nada que llevarse la boca porque los sobrepasan de mucho lo que pueden permitirse.


El problema real, como señala Beasley, no es tanto la escasez de comida sino no poder acceder a ella por falta de recursos o por su precio elevado, sobre todo en los países en desarrollo.

“Casi 800 millones de personas pasaron hambre el año pasado porque no se pudieron permitir comer, y sin embargo tenemos suficiente comida para alimentar a todo el mundo: la comida que tiramos podría alimentar a dos billones de personas”, afirmó Francis Mwanza, portavoz en Londres para WFP, que señalaba entre los principales problemas para la seguridad alimentaria los conflictos, las migraciones y la falta de medios para cultivar o comprar alimentos.

[Vía The Guardian]

alimentación pobreza

Otras notícias

F
3 datos desconocidos que resumen la relación tóxica entre España y los tiburones
F
Muere una mujer por comer ostras infectadas con una bacteria come-carne
F
"Mi hijo no sabe lo que es una galleta. Es feliz desayunando garbanzos"
F
Europa avalará campos de golf con dinero destinado a la agricultura en 2018
F
El cruel remedio de los romanos para acabar con la rescaca
F
Un niño de 8 años ya ha comido más azúcar que su abuelo durante toda la vida
V
La brutal pobreza de miles de sintecho en el corazón de la ciudad de las estrellas
F
"Señor Presidente: ¡libere a las gallinas!"
N
Unos 100 millones de personas tienen que elegir entre curarse o comer
N
San Francisco está utilizando robots para echar a los sintecho de barrios ricos
F
Francia premiada por obligar a los supermercados a dar la comida sin vender a los pobres
F
Conoce a la doctora silenciada por el lobby de bebidas azucaradas
F
París instalará fuentes de agua con gas en todos los barrios de la ciudad