PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Food

Coca-Cola cierra su mayor embotelladora debido a la violencia en México

Después de 40 años cierra por la ausencia de un estado de derecho y por miedo al crimen organizado

PlayGround

26 Marzo 2018 17:15

Ya es un hecho: la mayor planta embotelladora de Coca-Cola del mundo echa el cierre. La razón no es otra que el continuo azote de la violencia que se vive en el municipio donde se ubica, esto es, Ciudad Altamirano, en el estado mexicano de Guerrero.

“Con el objetivo fundamental de preservar la integridad y seguridad de sus colaboradores, Coca-Cola FEMSA decidió cerrar sus operaciones de forma indefinida, a partir del viernes 23 de marzo en Ciudad Altamirano, Guerrero”, ha declarado la empresa en un comunicado.

Coca-Cola FEMSA, una joint venture entre Coca-Cola y Fomento Económico Mexicano, que posee el 47% de las participaciones, ha añadido que “lamenta profundamente que la ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región, la lleve a detener sus labores en un territorio en el que ha tenido presencia por más de cuatro décadas”.

No es la primera vez que algo así ocurre en México. De hecho, la misma sede de Ciudad Altamirano lleva recibiendo amenazas y agresiones desde enero por parte del crimen organizado, así como afectaciones a las instalaciones de la empresa.

El viernes por la mañana, fecha en la que se decidió bajar la persiana de la planta embotelladora, la policía detuvo un ataque tras un episodio de fuego cruzado con 20 hombres armados que intentaban entrar en uno de los recintos, según informó el portavoz del gobierno en Guerrero, Ricardo Alvárez Heredia. Todos los atacantes huyeron, menos uno que fue arrestado, pero las autoridades requisaron una furgoneta, un arma y cócteles molotov “con los que iban a intentar prender fuego al edificio”. Se arrestó a una persona.

El miércoles de la misma semana, unos hombres abrieron fuego contra unos empleados que trabajaban en la reapertura de la sección de ventas, cerrada desde enero a causa de amenazas de extorsión. Un trabajador resultó herido.

Es desde el 2006 que pequeñas y medianas empresas mexicanas se enfrentan a la extorsión y la violencia, coincidiendo con la guerra contra las drogas y el crimen organizado. Sin embargo, rara vez se había producido contra grandes empresas.

Pero era cuestión de tiempo que también se vieran afectadas, en un país en el que el porcentaje de homicidios por cada 100.000 personas es del 64.62% y en el que la violencia se encarniza especialmente en la región de Tierras Calientes, entre Guerrero, Michoacán y Estado de México, donde los populares corridos con ritmo de balada y letras de amor o política, se han convertido en narcocorridos sobre peleas armadas, dinero y drogas, firmados por los principales clanes como la Familia Michoacana o Los Caballeros Templarios.

méxico violencia negocios industria coca-cola

Otras notícias