PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Food

Este chef se ha vengado de las protesas animalistas frente a su restaurante

Fue directo a la ventana, sacó los cuchillos y...

PlayGround

29 Marzo 2018 15:53

No es nada nuevo que las estrategias de márketing pueden llegar a ofender. Es el caso de la frase jocosa que decidió apostar frente al restaurante Antler, en Toronto, del chef Michael Hunter: “El venado es la nueva kale”. Poco después, unas seis personas se manifestaban frente al local con mensajes como “especismo=discriminación=injusticia”. Y en un giro inesperado de los acontecimientos, el chef Hunter decidió manifestarse también.

Plantó la mesa de cortar frente al ventanal del restaurante que da a la calle y empezó a despiezar una pierna de ciervo. Se fue. Y 30 minutos más tarde apareció comiéndose la carne asada.

"Supongo que es su forma de amedrentarnos o vengarse", dijo para Global News la promotora de la manifestación animalista, Marni Ugar, propietaria de un negocio de pasear perros. Fue estresante para nosotros ya que defendemos a los animales (amamos a los animales) y vimos la pierna de un animal muerto por la ventana".

La protesta, que motivó dos llamadas al a policía, quiere señalar que consumir animales sigue significando la muerte a pesar de que coman pastos y no se los hormone.

"En última instancia, la razón por la que he escogido el Antler es porque quiero derribar el mito de la carne ética, que es por lo que se reconoce al restaurante", dijo para Global News.

“El objetivo es que el restaurante se convierta en vegano 100%. Reducir los animales que matan, para mí, no es suficiente”, afirmó en esta ocasión para Eater. Por eso no valió de nada que el chef mostrara platos veganos en la pizarra que tiene en la calle. Semana tras semana, los activistas siguieron acudiendo a su restaurante para protestar. Incluso llegaron a gritar “asesino” cuando se abría la puerta del restaurante.

Pero Ugar explica que su labor en las calles es para educar al público. "Cuando la gente pasa por aquí, le damos un folleto, tenemos una conversación. Esto no va de atacar ni señalar. Va de educar más que nada, de defender a los animales, que no tienen su propia voz y por eso estamos aquí".

Así que decidió llevar a cabo esa protesta, como si enervar a los activistas fuera a resolver algo. Y ahora se arrepiente: “Me desesperé. Está dañando nuestro negocio. Espero que pierda fuerza y se disuelva”, contaba para Eater. “Siento que he empezado a jugar a su juego”.

Días más tarde, Marni Ugar le escribió para decirle que reduciría las protestas a solamente una al mes si el chef ponía una señal en la ventana del restaurante explicando que los animales tienen derechos y matarlos está mal. La contraoferta de Hunter, que sugería un menú degustación vegano para los activistas y llevarlos de excursión para recolectar vegetales, cayó en saco roto.

Pero parece que, al final, la polémica le ha venido bien a Hunter porque la atención de los medios ha incrementado las reservas en su restaurante.

[Vía Global News]

animalismo activismo manifestación chef restaurantes

Otras notícias

F
'Los veganos son los tontos útiles del capitalismo'
F
Mike Isabella, exconcursante de Top Chef, denunciado por acoso sexual
C
Donatella anuncia que Versace va a dejar de usar pieles animales
F
Mattel diseña la primera Barbie chef con curvas después de casi 60 años
F
“Españoles, el menú del día no ha muerto”
F
El ecoguerrero que lucha contra el aceite de palma con su motosierra
F
Cuando en España era posible levantar restaurantes como templos
F
¿Se acuerdan los chefs de la digestión de sus comensales?
F
Este chef cobra más a los blancos que a los negros por la misma comida
F
El chef José Andrés recibe el premio a la Persona Humanitaria del Año
F
Portugal aprueba por ley la entrada de mascotas en restaurantes
N
El exespía ruso Skripal fue envenenado en su propia casa: Reporte PlayGround
C
La playa de 'La Playa' ha tenido que cerrar porque los turistas la han destrozado