PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Food

El chef Eneko Atxa diseña un menú de alta cocina flipante para un hospital

Gente sana que quiere enfermar y foodporn en hospitales, ¿DE VERDAD?

Rosa Molinero Trias

06 Abril 2018 12:41

El hospital vizcaíno de Galdakao-Usansolo servirá a sus pacientes un menú diseñado por el cocinero triestrellado Eneko Atxa. Y lo estamos flipando.

Flipo al ver esa simetría en el emplatado, esa flores y salsas tan bien puestas, las hojas de cítricos decorativas. Flipo con la lima vaciada y con el relleno del coco. Y hasta con el bajoplato de corcho. Pero con lo que más he flipado es con el ceporrismo de la gente que dice desear enfermar para poder probar los platos del chef del Azurmendi y en el #foodporn que acompaña la imagen. No sé si hay algo más fuera de lugar que sanos que quieren estar enfermos y foodporn en una bandeja de hospital.

También ha habido críticas:

Después de tanto flipamiento, ojiplática, me pregunto, a pesar de lo loable de que un chef ponga su saber al servicio de un hospital, si de verdad esa bandeja de comida perfecta haría ilusión a los enfermos. A los "enfermos enfermos" como dicen los médicos.

Me pregunto si de verdad esa bandeja de comida perfecta haría ilusión a los enfermos.

Porque en una estancia en el hospital, sea corta o larga, padeces. Te duele la sutura, te duele la fractura, te duele el corazón/el hígado/el riñón recién operado. Te duele el estómago, que sientes raro por las medicinas o porque has pillado un buen virus. En definitiva, que no estás para grandes florituras en la mesa. Tal vez ni siquiera te apetece comer y menos probar algo nuevo, porque ni tienes humor ni sabes cómo te va a sentar.

Si algo te gustaría encontrarte al destapar esa bandeja ocre o azul es algo reconfortante, un plato que te recuerde a casa, porque no hay paciente que esté esperando el día que le den el alta para volver al hogar.

Pero también me pregunto si es realista pensar que un hospital puede servir una comida así, a diario, a todos sus pacientes. Por mucho que las intenciones de Eneko Atxa sean las más nobles (y tan necesarias, eso es indudable) y por traer a España la incipiente implicación de los chefs franceses en los hospitales. Y por mucho que el Hospital Galdakao tenga un compromiso con el medio ambiente del que estar muy orgulloso: lleva trabajando desde 2005 para mejorar la sostenibilidad de las instalaciones, que 2011 implementaron un sistema europeo de gestión y auditoría medioambiental.

Ahí es precisamente donde se alinean sus motivaciones con las de Eneko Atxa, cuyo Azurmendi fue considerado el restaurante más sostenible del mundo según el galardón The World’s 50 best restaurants gracias a la obra de la arquitecta Naia Eguino. No cabe más que celebrar que el centrolleve varios años colaborando con el chef vizcaíno en el Día Mundial del Medioambiente, en el que ofrecen a todos sus pacientes un menú de autor elaborado con productos ecológicos.

¿Tienen que notarse las estrellas cuando un chef galardonado cocina para un hospital público?

Azurmendi

Es precisamente por esas anteriores colaboraciones que nace esta columna de opinión. En aquel momento, El Correo publicó la noticia y recogió las declaraciones de Kepa Aguado, la jefa de cocina: “Fue un auténtico reto”, declaró. “Los platos requieren más elaboración, utilizamos ingredientes con los que nunca habíamos trabajado y buscando la mejor presentación”. A mi parecer, las declaraciones de la jefa de cocina del hospital tendrían que haber pesado más. No hay queja, pero expresa un obvio sobreesfuerzo que puede preverse cómo afectó su día a día y el del resto de personal.

Y por eso mi duda definitiva es la siguiente: ¿tienen que notarse las estrellas cuando un chef galardonado cocina fuera de su restaurante, para un hospital, escuela o comedor social?

“Estamos trabajando con el Hospital de Galdakao en un proyecto nuevo y más amplio, pero el proyecto está aún en proceso de desarrollo”.

Departamento de Comunicación de Azurmendi Group

Sin embargo, estoy tranquila porque conozco, aunque de oídas, la trayectoria del chef: Eneko Atxa ha sido el cocinero más joven de España (Amorebieta, 1977) en conseguir las tres estrellas Michelin y en menos tiempo, a la vez que ponía sobre el mapa la gastronomía vizcaína (siempre ensombrecida por la guipuzcoana) con la bandera de “ecología, sostenibilidad, producto”, tal y como definió su restaurante el crítico Philippe Regol. También, porque, lo que más afecta al caso, he leído sobre la increíble motivación por cuidar el medioambiente: creo en su discurso que pone a la naturaleza y a las personas en el centro de su negocio, sin olvidar el respeto al pasado. Y sobre todo, por aquello que dijo una vez en Expansión: “No soy ni místico ni matemático, todo lo contrario: soy un artesano cocinero”.

Definitivamente, me relajo cuando recibo noticias de Azurmendi: “Estamos trabajando con el Hospital de Galdakao en un proyecto nuevo y más amplio, pero el proyecto está aún en proceso de desarrollo”. ¡Así que era un esbozo! Confío en que el buen hacer de Eneko Atxa deje atrás

hospitales alimentación nutrición chef euskadi

Otras notícias

F
Canadá declara la guerra al azúcar, la sal y la grasa con un nuevo etiquetado
F
Mike Isabella, exconcursante de Top Chef, denunciado por acoso sexual
S
Messi: "He comido mal durante muchos años: chocolate, dulces y soda"
F
"Mi doble vida como periodista gastronómica y bulímica"
F
“Pensaba... soy demasiado feo, la gente estrellará sus coches si me miran'
F
Mattel diseña la primera Barbie chef con curvas después de casi 60 años
F
Adiós al falso pan integral que se vende en España
F
¿Se acuerdan los chefs de la digestión de sus comensales?
F
Este chef cobra más a los blancos que a los negros por la misma comida
F
"Peso Cenicienta", la peligrosa dieta para parecerse a un personaje Disney
F
El chef José Andrés recibe el premio a la Persona Humanitaria del Año
F
Por qué a Melania Trump le importa un pimiento el huerto de la Casa Blanca
F
Aumenta la esclavitud en Europa y es más difícil detectarla en mujeres