PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Food

España tiene un plan contra la obesidad que no gusta a nadie

Los nutricionistas estallan contra las medidas: "No es más que un poco de maquillaje sobre un montón de comida basura"

Rosa Molinero Trias

06 Febrero 2018 15:24

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la Agencia Española de Consumida, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) presentaron ayer un proyecto que de entrada parece una genial noticia: gracias a un pacto con 500 empresas y distribuidoras, hacia 2020 se habrá reducido un 10% de media el contenido de azúcares añadidos, grasas y sal en más de 3.500 productos. Un pacto histórico para reducir el consumo de azúcares y grasas en España.

Pero en esta vida no se puede pasar un día sin leer la letra pequeña, que en este caso son las cifras, no de la nota de prensa que se ha presentado, sino del documento del “Plan de Colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2017-2020”: en la mayoría de los productos, la reducción no llega a un gramo y la adhesión a las medidas es voluntaria.

Aquí algunas cifras de la medida más polémica referente a la reducción de sal, azúcar y grasas:

-los aperitivos salados pasarán de 1,30g a 1,12g de sal

-las bebidas refrescantes de lima limón sin edulcorantes de 10,05g a 9,1g de azúcar

-bollos rellenos sin cobertura: de 23,5g a 22,3g de azúcar

-bollos sin relleno: de 17g a 16,2g de azúcar

-cruasán: de 12,4g a 11,8g de azúcar

-madalenas: de 29,5g a 28g de azúcar

-palomitas microondas: de 13g a 11,7g de grasas saturadas

-productos aperitivos fritos: de 13,8g a 12,4g de grasas saturadas

Muchos nutricionistas han manifestado en las redes la indignación con una medida que consideran de insuficiente e incluso de maquillaje.

La opinión de la dietista y nutricionista Jessica Gutiérrez del Pino, de @SNutritiva, es contundente contra este plan, que la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ha presentado como “una herramienta eficaz para luchar contra las tres enfermedades crónicas que más nos afectan (la diabetes, enfermedades cardiovasculares y el cáncer) y la obesidad”:

“No basta con un 10% de reducción: no se nota y, por lo visto, no lo van a indicar en el etiquetado. Esto simplemente lo hacen porque se está atacando mucho a la industria alimentaria de bebidas y alimentos azucarados, se les está haciendo ‘pupita’ porque la población cada vez está más concienciada y con esto sólo quieren confundir al consumidor, hacerles ver que están de su parte. En realidad, este tipo de alimentos deberían estar desterrados o con una reducción total de sales y azúcares añadidos. Y, desde luego, no deberían ser productos accesibles a los pequeños, que son la población más vulnerable”, afirma Gutiérrez del Pino.

“Seguramente, esta reducción llevará consigo un trabajo importante de márketing para fomentar más el consumo, ya que con esta reducción quieren que se pueda considerar esta clase de alimentos como ‘más saludables’. Si realmente importase, se acordarían medidas de prevención mayores. Intentan manipularnos con este tipo de información, haciéndonos ver ‘que se preocupan’”.

Igual de escéptica se mostraba María Merino de @comiendo_maria citaba estos ejemplos en un podcast titulado ¿Preocupa realmente la salud de las personas? dedicado a la noticia:

“Creo que todo esto es postureo para que los políticos puedan decir que están haciendo planes en beneficio de la población para poder argumentar que han hecho algo en frente a este problema de salud. Y a la vez, para que la industria lave la imagen de esta comida que cada vez se está demostrando más que no es más que comida ultraprocesada que no nos aporta ningún tipo de beneficio. La industria gana y el gobierno gana”, afirmaba María Merino.

“Si de verdad quisieran solucionar algo o si les importara mínimamente la salud de las personas y no les importara que enfermeran y que hubiera ese gasto público, entonces regularían la publicidad que llega a niños, que se emite en horario infantil, en televisiones de dibujos o programas dirigidos al público infantil y no utilizarían el reclamo de dibujitos conocidos por los niños”.

Merino proponía medidas como la reducción del IVA en frutas y verduras envasadas o en conserva, la promoción de frutas como snack en el trabajo o en la escuela, la regulación de las máquinas de vending, la implementación de una asignatura de educación nutricional y del servicio de dietistas-nutricionistas en la Sanidad Pública. “Sería significante si redujéramos entre 10 y 15 gramos de azúcar”, concluía Merino.

Más reacciones de nutricionistas que se han posicionado en contra del Plan del Ministerio de Sanidad:

Tampoco han sido bien recibidas las otras medidas del plan, que también propone que escuelas, hospitales y otros centros públicos se adhieran de forma voluntaria a ofrecer menús más sanos y controlar las máquinas de vending, así como se sugiere que en restauración se prime la oferta de leche baja en grasa y desnatada reduzca el contenido de los sobres monodosis de azúcar y sal, algo que en realidad depende de fabricantes.

política alimentación nutrición indignación

Otras notícias

F
Esto no es normal: pescadores caminando sobre el mar entre toneladas de peces
F
Todo lo que he aprendido de la bulimia en 10 años sin vomitar
N
Panegíricos al rey; raperos a la Audiencia Nacional: bienvenidos al estado paranoide
F
Japón inventa el primer plátano con piel comestible
F
Andalucía castigará con 250 mil euros la venta de comida basura en escuelas
N
Honestidad, experiencia y sabiduría: así vende Berlusconi su renacimiento político
F
Roban 4 mil kilos de naranjas y dicen que son para consumo propio
L
Reírse de Trump leyendo 'Fire and Fury' es lo que habría hecho Trump
F
Por qué la bollería industrial es mucho más barata que la verdura
S
Los ultraderechistas alemanes crean su propio equipo... porque nadie quería jugar con uno de ellos
F
Otro instagrammer del 'comer limpio' que pone flores tóxicas en la comida
F
¿Por qué casi no hay ningún cerdo con rabo en España?
F
Ojalá pudiera devolver ya mismo mi estrella Michelin