PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Like, Share & Do

Culture

Cómo Netflix está consiguiendo lo impensable: que EEUU vea una serie española doblada

"La casa de Papel", "Black Mirror" o "Dark" se han convertido en éxitos mundiales. Y todo forma parte de una estrategia

Rubén Serrano

26 Abril 2018 12:47

Hace un par de años resultaba impensable que una serie de televisión alemana, británica o española diera la vuelta al mundo y arrastrase fans en más de 190 países. Sin embargo, a día de hoy, Dark, Black Mirror o Las chicas del cable pueden sacar pecho y presumir que lo han conseguido. Este hito se ha visto propiciado por el hecho de que todas ellas se han puesto a disposición de una audiencia global por medio de un simple click en Netflix.

La estrategia que sigue el gigante del streaming pasa por apostar por contenidos locales y convertirlos en un éxito global. “Creemos que las grandes historias trascienden fronteras”, explicó Ted Sarandos, director de Contenido de la plataforma, en el evento See What’s Next en Roma. Así, con títulos como los anteriores, a los que se les podrían sumar The Crown, The End Of The F***ing World o Suburra, están consiguiendo hacerle frente a la todopoderosa industria estadounidense que hasta hace recientemente poco dominaba el mercado de la televisión.

Para comprobarlo solo hay que observar los casos de La Casa de Papel y Dark. En solo unas semanas, la ficción española se ha hecho viral en medio planeta y se ha convertido en la serie de habla no inglesa más vista en la historia de Netflix. Por lo que respecta a la oscura ficción alemana, 9 de cada 10 espectadores de esta serie se encuentran fuera del país y en cuestión de cuatro meses tiene fieles seguidores en lugares tan inesperados como Chile, Bangladesh y Canadá.

Imagen promocional de la segunda temporada de 'Dark'. / Netflix

Con este aval no es de extrañar que este año la firma haya decidido doblar la inversión y el número de shows producidos en Europa, África y Oriente Medio con respecto a 2017. A lo largo de los próximos meses estarán disponibles más de 100 títulos procedentes de 16 países diferentes y rodados en 16 idiomas diferentes. Además, la plataforma ya está preparando siete series originales europeas: la tercera parte de La Casa de Papel, The Wave/La Ola (Alemania), Mortel (Francia), Luna Nera (Italia), una producción holandesa, The English Game y Turn Up Charlie (ambas de Reino Unido).

“En Netflix no nos interesa la geografía”, remarcó Todd Yellin, vicepresidente de Producto, sino lograr que los usuarios sientan la tentación de degustar el amplio menú que les ofrecen. Por eso Cindy Holland, vicepresidenta del departamento de Series Originales, señala que lo que les llama la atención para dar luz verde a un proyecto es que “la historia que se quiera contar sea importante”. Si las historias son buenas, independientemente de los países, idiomas y culturas de donde proceden, los espectadores querrán darle al play para conocerla. Como ejemplo paradigmático, Holland citó Narcos: “El director tenía muchas ganas por contar esta historia. Sabíamos que sería una gran serie para toda Latinoamérica y con el tiempo hemos visto que también lo ha sido para EE. UU. y para el resto del mundo”.

La clave para que todas estas producciones autóctonas estén dejando huella internacionalmente no reside solo en que se presenten bajo la marca Netfilx, sino en que, como Holland señala, tengan el interés que el espectador pide. No obstante, Álvaro Morte, El Profesor en La Casa de Papel, añade un ingrediente más a la coctelera: la calidad. “La diferencia entre producciones de EE.UU. y del resto del mundo estaba muy marcada y ahora esto se está equilibrando. En Europa y Latinoamérica la gente quiere ver buenas series y a día de hoy ya estamos obteniendo ese nivel”, contó orgulloso reflejando el imparable éxito que está cosechando la serie que protagoniza.

La directora polaca Agnieszka Holland, que debutará este año en la plataforma con la serie 1983, se sumó al debate y alegó que, a excepción de los británicos, las series europeas pecan a veces de ser “un poco provincianas” y de “no romper las fronteras”. Para ella la clave está en “preservar la identidad propia y traducir esa identidad al mundo universal”. Su hija Kasia Adamik, con quien dirige la ficción, matizó que “la audiencia quiere ver algo original que transforme los géneros antiguos” y apuntó que el camino ideal consiste en “tomar historias típicas y hacerlas atípicas”.

Quizá por este motivo la compañía ha decidido fichar a Paquita Salas, la serie española sobre las idas y venidas de una representante de actores con un humor y unas referencias muy locales pero que podría ganarse las simpatías de espectadores de nacionalidades inimaginables; La Casa de Papel, que plasma cómo un grupo de ladrones se ganó el favor de la opinión pública para realizar un palo que muchos interpretan como una critica al sistema económico actual; y 1983, que presenta a una Polonia en pleno 2003 bajo dominio ruso.

Las ya caducas reglas del mercado televisivo inducían a que, después de su estreno en EE.UU., una serie llegaba a las pantallas europeas a los dos años y, si había suerte, al año o a los pocos meses. Ahora con la televisión en streaming los contenidos están disponibles al mismo tiempo para todo el mundo y, para hacer que esto sea un éxito, uno de los obstáculos que hay que saber sobrepasar es el del idioma.

'The Rain', la primera serie danesa original de Netflix.

Actualmente, Netflix ofrece sus contenidos hasta en 16 lenguas diferentes y se ha lanzado a la inmensa piscina del doblaje, algo a los que los espectadores del viejo continente están más que acostumbrados y que resultaba novedoso para el público estadounidense, que tendía a consumir solamente contenido propio. Gracias a este lógico y natural movimiento, la compañía ha conseguido que el 82 % de los espectadores de habla inglesa de Dark vieran la ficción doblada y que el 44 % del mismo tipo de público de La Casa de Papel también la vieran traducida. La importancia de este recurso es tal que el reparto de la serie danesa The Rain, una de las grandes apuestas de Netflix para 2018, se ha doblado a sí mismo al inglés para mantener al máximo posible la esencia del mensaje original.

La expansión de productos locales europeos por tierras de Hollywood sorprende hasta a los propios actores. El intérprete alemán Daniel Brühl, que protagoniza The Alienist – recién estrenada en la plataforma-, dio un balance preciso y revelador de lo que esto supone para el talento que habita en Europa: “Saber que tanta gente en EE.UU. ve una serie en alemán con subtítulos es algo que antes no pasaba. Para alguien que ha crecido en una televisión tan mediocre, esto en mi país es una revolución. Tengo ganas de ver cómo avanza esto”.

netflix series europa televisión

Otras notícias

C
El creador de 'Por 13 Razones': “Hannah nos contó lo que ella quiso. Falta mucho por saber”
C
Netflix no proyectará sus películas en el Festival de Cannes tras el cambio de las normas
F
La durísima carta abierta de un científico al cocinero Alberto Chicote
F
"El resto de EEUU no sabe lo que está pasando realmente en Houston"
C
Reese Whiterspoon ha logrado que HBO acabe con la brecha salarial entre hombres y mujeres
N
Menos Europa, más Visegrado: el rencor devora a la UE por el Este
N
Lo de menos era Europa: lecciones de la última aventura procesista
F
Internet ama este vídeo de un chef tailandés diciéndole a Gordon Ramsay que no sabe cocinar
F
Aumenta la esclavitud en Europa y es más difícil detectarla en mujeres
N
No habrá ley contra las noticias falsas en Europa: Reporte PlayGround
C
Estas son las 10 personalidades LGTB+ más influyentes de 2018
L
Vivir con VIH no es ninguna vergüenza
C
Netflix tendrá su comedia romántica gay para adolescentes: ‘Alex Strangelove’