PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

"Podemos ha entrado a formar parte del juego de partidos que hemos criticado desde el principio"

H

 

Hablamos, sin tapujos, con el ex Secretario General de Podemos Cataluña Albano Dante Fachin, el outsider que ha puesto en aprietos a Pablo Iglesias

clara gil

21 Noviembre 2017 06:00

Albano Dante Fachín Pozzi es un outsider. Un político no político que suelta tacos, mezcla catalán y castellano y contesta a todas las preguntas sin rodeos. Viste sudadera y zapatillas y todavía conserva parte de su acento argentino.

Se toma cuatro cafés mientras hablamos. “Duermo poco últimamente” comenta mientras mira sus manos en carne viva de tanto morderse las uñas. Están siendo horas de mucha tensión. Hace 15 días, dimitió como Secretario General de Podem en Cataluña.

“Estar en el Parlament ha sido una gran experiencia, pero si tengo que callarme las cosas para conservar mi silla prefiero seguir haciendo política desde la calle”, mantiene. El 26 de octubre no se calló. Su discurso contra el 155 le hizo ganar 96.000 seguidores en Twitter y capitular ante Pablo Iglesias como líder de Podem. Había desafiado los principios del partido.

"Cuando llegué a Cataluña dije que me volvería a los 18. No tardé ni dos semanas en cambiar de opinión. Eran los meses previos a los Juegos Olímpicos y Barcelona me pareció el centro del mundo. Yo era un chaval de 16 años que venía de la Patagonia”

Albano Dante Fachin

Hasta hace apenas dos años, era casi un desconocido.

Nació en la Patagonia, Argentina, un mes después del golpe de Estado del 76. Le tocó vivir la Guerra de las Malvinas y la entrada de Ménem al poder. No viene de una casa de militantes. De su infancia recuerda los partidos de Rugby y las ballenas nadando a cinco metros de su casa. Dice que no se cansa de escuchar a Pink Floyd por culpa de sus padres, los mismos que con 16 años le trajeron a Cataluña.

¿Echas de menos vivir allí?

“No, para nada. Cuando llegué dije que me volvería a los 18. No tardé ni dos semanas en cambiar de opinión. Eran los meses previos a los Juegos Olímpicos y Barcelona me pareció el centro del mundo. Yo era un chaval de 16 años que venía de la Patagonia”, explica.

En aquella época los turistas no llegaban a la Patagonia. "Cuando veíamos uno, nos acercábamos a preguntarle la hora solo para escucharle hablar en inglés”, sostiene. “Y de repente me veo aquí, en la capital del modernismo. Con playas donde bañarte no significa romperte los tobillos del frío”.

En Cataluña es donde hizo todo por primera vez. La primera vez que salió de fiesta; la primera vez que se enamoró y la primera vez que entró en política.

Ha trabajado como recoge vasos, de pincha discos, de auxiliar sanitario y de periodista. A su compañera, también diputada de Podem, la conoció en el hospital de Blanes. Trabajaba de camillero para pagarse la universidad. Ella era enfermera y se encargaba de llevar a los pacientes a quirófano.

“Ahí, en el transfer, surgió el amor”, bromea. No terminó la carrera de Filología Inglesa. “Aprendí muchísimo. Fue mi primer contacto con la política, o al menos, con la forma de entender el mundo. Pero no me veía siendo profesor de inglés”.

¿Cuándo empiezas a descubrir curiosidad por el periodismo?

“Fue después de los atentados del 11-M. Leí un artículo en el que una chica se preguntaba por aquellas personas que se encontraba a diario en el tren antes de los atentados. No sabía si habrían muerto o si habrían cambiado de trabajo”.

Entonces no existían las redes sociales y aquello le pareció una manera de poder crear comunidad entre sus vecinos. “En ese momento Marta (su compañera) y yo lo vimos claro. Tenemos que crear una revista”. Fundaron Café amb Llet.

Empezó siendo una revista de pueblo y terminó destapando la corrupción sanitaria catalana pactada por CiU y el PSC. “Durante 30 años se repartieron el pastel y estaba todo publicado. Cualquier ciudadana podía tener acceso y nadie lo había denunciado”.

Por aquel entonces vivían en el garaje de los padres de su compañera. Eran los inicios de la crisis económica.

“Cuando veíamos que nadie nos hacía caso, pese a la gravedad de los hechos, decidimos hacer un vídeo para contarlo. Era el antívideo. El audio era horrible. No tenía ritmo. Era Marta dando una chapa de 30 minutos sobre la trama corrupta. Pero fue nuestra última baza. Dijimos si esto no funciona lo dejamos”.

El antivídeo se hizo viral. En una semana consiguieron 1 millón de visitas y una querella del asesor de Artur Mas. Escribieron un libro para poder pagar la multa de 10.000 euros. En dos semanas ya habían conseguido 24.000 euros de crowdfunding con su venta.

“Recuerdo a nuestros niños dándole al F5 para ver las visitas. Llegamos a tener hasta 3.000 en una hora. Le pedimos a Verkami que cerrara la cuenta porque ya teníamos el dinero. Nos dijeron que era la primera vez que alguien finalizaba un crowdfunding por obtener más dinero del esperado”.

“Recuerdo a nuestros niños dándole al F5 para ver las visitas. Llegamos a tener hasta 3.000 en una hora. Le pedimos a Verkami que cerrara la cuenta que ya teníamos el dinero. Nos dijeron que era la primera vez que alguien finalizaba un crowdfunding por obtener más dinero del esperado”.

Albano Dante Fachin

A raíz de su denuncia en la corrupción sanitaria entró en contacto con los círculos de Podemos de la Sanidad Pública. Seguía muy de cerca el movimiento 15-M y militaba en Procès Constituent junto a Xavier Domènech, el ahora cabeza de lista de Podem Cataluña para las elecciones del 21-D.

Empezó a asistir a reuniones y debates. “Recuerdo un día que estaba en casa viendo la televisión. De repente apareció un tipo con coleta (Pablo Iglesias) denunciando el sistema; hablando sin tapujos sobre la banca y sobre la manipulación de los medios de comunicación con lágrimas en los ojos”, mantiene. “Me sentí muy identificado”.

Ese tipo con coleta que no se cortaba la lengua en los grandes medios de comunicación - y que conseguiría más tarde 6 millones de votos en las elecciones- es el mismo que le obligó a dimitir como Secretario General de Podem Cataluña el pasado 6 de noviembre. Tras su renuncia han sido varios los círculos de Podemos que han abandonado el partido de Iglesias. En Lleida el bloque completo de Podem dimitía el pasado viernes y criticaba el 155 que les ha aplicado su propio líder.

“Creo que Podemos ha hecho algo muy valiente. Ha puesto sobre la mesa el debate de la plurinacionalidad, ha hablado abiertamente de un referéndum y se ha atrevido a señalar directamente a las oligarquías políticas y económicas”, asegura. “Pero es una lástima que haya perdido esa valentía”.

¿Por qué crees que ha perdido esa valentía?

“Ha entrado a formar parte del juego de los partidos que hemos criticado desde un principio. Ha visto que son muchas las presiones sobre su postura en el tema catalán. Pablo ha tenido que escoger y ha elegido no dar una respuesta urgente a Cataluña para mantener sus votos en las generales”.

“Es una lástima que Podemos haya perdido esa valentía. Ha entrado a formar parte del juego de los partidos que hemos criticado desde un principio".

Albano Dante Fachin

A pesar de sus discordancias actuales, Fachin recuerda que no hace tanto Iglesias y él estaban en absoluta sintonía. "Yo mismo apoyé a Iglesias en Vista Alegre II y no me arrepiento. Había mucho en juego y quizás me equivoqué obviando otros parámetros como el Consejo de Garantías o una mayor autonomía territorial de los círculos. Pero Iglesias era el de la “cal viva” y a Errejón le veía más cercano al PSOE. Yo quería cambiar las cosas, romper el sistema que conocemos, mejorar la democracia. Muchos lo queríamos y el propio Iglesias también”.

¿Qué ha pasado para que todo eso haya cambiado?

“Si quieres cambiar las cosas te vas a encontrar con muchos muros y Cataluña ha sido uno de ellos. El 1 de octubre lo cambió todo y no se pueden entender las cosas con el esquema anterior. No puedes decir: dejemos el problema catalán para dentro de unos años”.

“Si quieres cambiar las cosas te vas a encontrar con muchos muros y Cataluña ha sido uno de ellos. El 1 de octubre lo cambió todo y no se pueden entender las cosas con el esquema anterior. No puedes decir: dejemos el problema catalán para dentro de unos años”

Albano Dante Fachin

“Estamos hablando de violencia policial, de presos políticos, de silenciar a un pueblo aplicándole el 155. No vale el mensaje de Ni DUI ni 155 porque no puedes equipararlo”.

El día que lanzó ese mismo mensaje ante el Parlament, fue la prueba evidente de que entre Podem y Podemos central había una distancia imposible de saltar.

“Para empezar, nuestro propio partido no nos dejó hablar”. Albano se refiere a Coscubiela, de Iniciativa per Catalunya. La repartición de los turnos de palabra ha sido uno de los eternos conflictos dentro del bloque formado por distintas formaciones.

“El día antes de la intervención- 25 de octubre- tuvieron que cedernos el turno Junts Pel Sí y la CUP porque nuestro grupo parlamentario no quiso repartirse los minutos para hablar. Después de muchas disputas, conseguimos que nos dejasen hablar el día 26”.

Se te veía cabreado, ¿estabas cabreado?

“Estaba cabreado y cansado de callarme muchas cosas. Sé que en una organización política las cosas no son siempre como tú quieres. Entiendo que tienes que debatir y comerte muchos sapos porque, en el otro plato, hay muchas esperanzas e ilusiones puestas. Pero cuando llevas tanto tiempo comiendo sapos ya no ves las ilusiones. Ese discurso fue fruto de una situación que llevaba fraguándose hacía tiempo y que si lo no soltaba, reventaba”.

¿Crees que Podemos no ha sido capaz de explicar al resto de la sociedad española el proceso independentista?

“Lo hizo en su momento pero quizás no ha sabido aguantar la presión. No es fácil tampoco. Los medios de comunicación generalistas han jugado un papel tremendo en la manipulación. Me pongo en la piel de un extremeño que tenga El País o La Sexta cómo único referente de lo que está pasando en Cataluña y seguramente yo también sería antiindependentista”.

¿Crees que hay pánico al término independentista?

“Creo que hay errores en ambos lados del discurso. Ni los independentistas son el demonio ni el resto de España son unos cabrones. El problema no reside en que la gente piense diferente, sino en que se está construyendo un muro que no permite a quienes defienden la independencia poder explicarse".

¿Eres independentista?

“Lo he dicho un millón de veces. No soy independentista pero escucho a nuestras bases y a la gente. A los más de dos millones de catalanes que llevan muchos años siendo silenciados y a los que se les ha negado poder decidir en un referéndum. Creo que es imprescindible que esa sociedad se sienta escuchada y comprendida y no rechazada y atacada”.

"Ni los independentistas son el demonio ni el resto de España son unos cabrones. El problema no reside en que la gente piense diferente, sino en que se está construyendo un muro que no permite a quienes defienden la independencia poder explicarse"

Albano Dante Fachin

Fachín asegura que nunca había ido a ninguna Díada hasta este año. También fue a la manifestación del 3 de octubre, hizo huelga el 8 de noviembre y salió a las calles el 12 para pedir la libertad de la mitad del Gobierno catalán cesado y los Jordis.

“¿Sabes qué? En ninguna de las manifestaciones escuché a la gente pedir prisión ni paredón para nadie. Esa gente, independentista y no independentista, es mucha de la gente con la que he compartido otras manifestaciones como la acogida de refugiados o contra la violencia de género”.

¿Vas a ir en una lista con la CUP o con ERC el próximo 21-D?

“No voy a estar en el Parlament en la próxima legislatura. Irme a una lista sería hacer un paso individual. Un “fichaje”. Esquerra me lo ha comentado y en la CUP son las bases las que deciden sus listas. Pero al margen de fichajes, que es lo que no quiero hacer, la idea sería presentarnos con un partido que haya hecho una fase de primarias previa y que cuente con un programa elaborado y trabajado. Eso lleva tiempo y ahora lo que no tenemos es tiempo”.

"No soy independentista pero escucho a nuestras bases y a la gente. A los más de dos millones de catalanes que llevan muchos años siendo silenciados y a los que se les ha negado poder decidir en un referéndum. Creo que es imprescindible que esa sociedad se sienta escuchada y comprendida y no rechazada y atacada”

Albano Dante Fachin

¿Vas a echar de menos el Parlament?

“La verdad que, como periodista, es una experiencia increíble. Puedes ver en primera persona cómo se deciden las cosas y cómo funcionan los engranajes desde dentro", sostiene.

“El altavoz que te da una institución política es inmenso pero si no me dejaban criticar lo que me parecía injusto ¿De qué me servía estar ahí? Si el precio que tenía que pagar para estar en el Parlament era continuar callado, no me arrepiento de nada. Seguiré haciendo política desde las calles”. Ahora volverá a escribir y seguirá militando, esta vez, desde la plataforma Som Alternativa.

Horas después de la entrevista, Fachín publicaba en Twitter su decisión de no participar en los comicios de diciembre. Le pregunto por Telegram

¿Despedida oficial entonces?

“¿Despedida? ¿Crees que se van a librar tan fácilmente de mi? Te recuerdo que tengo Twitter y que estaré en las calles. La lucha sigue”.

share