Workshop xx Workshop xx

EPs

Magic Mountain High Magic Mountain HighWorkshop xx

7.6 / 10

Esta es la primera vez que aparece el nombre Magic Mountain High en un disco –y lo de ‘aparecer’ es un decir, pues en realidad la parte gráfica del 12” es la habitual en Workshop, casi inexistente, un simple tampón con el logo del sello en la cara A y una galleta plateada en la B con la dirección web serigrafiada, sin más info. Como es lógico, cuando te llegan discos así, que esconden más de lo que enseñan, hay que fruncir el ceño ante lo que parece otro misterio planteado por los artistas más militantes del llamado ‘techno anónimo’. Metiendo las narices en internet, sin embargo, me ha sido fácil dar con el dato que buscaba: se trata de la alianza, no sé si puntual o con idea de continuidad, entre David Moufag (alias Move D) y el dúo Juju & Jordash, que desde hace unos pocos años viene editando material de altísima calidad en bastiones del revival deep house como Real Soon, Rush Hour o Golf Channel Recordings. Aunque inesperada, esta unión de fuerzas tiene su lógica: Move D y Juju & Jordash piensan de la misma manera, producen de forma parecida, comparten un espacio emocional y los tres cortes de “Workshop xx” probablemente salieran de manera fácil, intercambiando unas cuantas ideas, muestras de audio y algunas horas de estudio. Crudo y directo, del master al vinilo, reivindicando la rama más áspera y económica del house americano.

Los tres tracks del maxi vienen sin título. Esto es una rodaja de sonido en bruto en la que las únicas pistas, los únicos puntos de agarre, llegan cuando la aguja empieza a recorrer sus surcos: evidentemente, es el sonido Workshop de siempre –quiero decir, el del principio, el de las referencias originales de Lowtec, Move D y Kassem Mosse–, y si nadie nos hubiera dicho que David ‘Move D’ Moufang estaba involucrado, habría sido fácil intuirlo: son desarrollos largos, articulados a partir de un bombo constante pero con unas cajas superpuestas que crean la sensación de que avanza renqueante, adornado con pulsaciones propias de la vieja escuela bleep inglesa. Maquinal, sucio, pero a la vez muy elegante y airoso, el extenso corte de la cara A está en el punto justo entre la abstracción post-minimal de Move D y la profundidad post-Detroit de Juju & Jordash, utilizando bajos gruesos y alargados –como Kevin Saunderson en slow motion– y un desarrollo cíclico, como de un giro orbital alrededor de la Tierra. La cara B suena más elegante, con más humor, más neoyorquina: el primer corte se mantiene fiel al lenguaje del deep house, el segundo es más techno, pero sin renunciar nunca a esa crudeza en la producción –como la respuesta a Omar-S desde Europa– y a una elegancia tosca de texturas suaves que no acaban de estar bien pulidas. Pocas sorpresas: otra transmisión de calidad desde los cuarteles generales berlineses de Workshop.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar