Warn-U Warn-U

EPs

Ayshay AyshayWarn-U

9 / 10

Ayshay  Warn-U TRI ANGLE (TRIANGLE08, 12” + CD + digital)

Hay discos con los que la taxonomía es inútil. No aceptan etiquetas, ningún género específico, se escurren de entre los dedos de la clasificación como si fueran agua recogida del mar. ¿Con qué se identifica “Warn-U”? Hay que salirse del lenguaje convencional e intentar nuevas descripciones, porque quedarse en una tímida aproximación tipo “dream-pop” o “witch house” no sólo sería incorrecto, sino injusto. La estética de Ayshay es básicamente vocal: recoge su voz en varias capas y las superpone en construcciones breves que parecen las fuentes de agua de un balneario, las calientes por un lado –tomas agudas, celestiales, expandidas hacia el espacio infinito–, las frías por el otro, que corresponderían a los sonidos graves, como de canto vocal tibetano generado por los músculos del abdomen y el diafragma, en una mezcla que causa perplejidad. Quizá identificar la música de Ayshay no sea tan difícil: hay un aspecto casi religioso y primario que nos lleva a las músicas del mundo –se llama Fatima A Qadiri, nació en Senegal, creció en Kuwait, reside en Nueva York, su nombre se traduciría del árabe como “cualquier cosa”–, y en realidad estamos ante una nueva manera de expresar el sentimiento místico de unión con lo alto, lo sublime y lo eterno.

Todo esto es lo que se condensa en “Warn-U”, “Jemsheed” y “Shaytan”, casi diez minutos de oleadas vocales que, en el contexto actual, mantienen una relación próxima con el pop etéreo de Grouper, Sleep xx Over o Julia Holter, pero que en el contexto mayor sólo responden hasta Alá y su profeta Mahoma. En Fatima no hay apenas uso de la electrónica, sólo las finas hebras que le que permite tratar y estirar su voz más algún sutil toque atmosférico para que las piezas ganen cuerpo. Los beats, los únicos beats, están en el megamix final firmado por Nguzunguzu, que se estiran hasta los doce minutos de ritmos abruptos, nerviosos, como un drum’n’bass con un par de marchas menos (y que va acelerándose a medida que avanza hasta alcanzar un final digno del mejor Goldie), sobre el que la pareja de Los Ángeles despliegan nuevas modificaciones de la voz de Ayshay en lo que debería ser la interpretación más radicalmente moderna de conceptos fuertemente arraigados en la mística musulmana como trance, rapto espiritual o arrebatamiento. Esto es muy serio.

Javier Blánquez

“Warn-U (Nguzunguzu Megamix” [excerpt]

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar