Velora EP Velora EP

EPs

Fairmont FairmontVelora EP

8 / 10

BORDER COMMUNITY (32BC, 12” + digital)

Jake Fairley arrastra consigo una trayectoria irregular según el alias con el que firme cada disco. Si es con su nombre real, al de Toronto suele faltarle un punto de delicadeza –siempre lo hace pensando más en los clubes que en los corazones– que adelanta un poco la fecha de caducidad de sus producciones; sus primeros discos no han aguantado muy bien el paso del tiempo. Pero cuando se esconde bajo la sábana fina de Fairmont, entonces suceden otras cosas: el beat se relaja, las voces se hacen más susurrantes y el tipo de sonido se vuelve traslúcido; ha sido así desde las primeras entregas de su saga paralela para Traum y también desde que le dio a James Holden la demo original de “Gazebo / Gazelle”, el que fuera su primer 12” para Border Community en 2005. Desde entonces, ha ido yendo y viniendo, incluso editando un álbum completo ( “Coloured In Memory”, 2007) y alternando lo sublime con lo correcto. Su propia dinámica dentro de Border Community es la que en cierto modo ha obligado a tener un punto de precaución cada vez que lanza un maxi: puede ser tanto histórico como levemente decepcionante, y con “Velora” no ha cambiado el procedimiento. Pero, al ponerlo sobre el plato, el segundo temor ha quedado rápidamente evaporado: éste es de los buenos (es más, de los mejores).

“Velora” es un track clásico de Fairley: la voz en segundo plano, las deudas con el pop ensoñador en la recámara, la intención de salir flotando por la ventana. La sorpresa es “Ununoctium”, no por la orientación –sonido kosmische de los 70 puesto al día, en un carrusel de arabescos en busca de la épica galáctica–, sino por lo brillante de la ejecución: le pinta la cara a viejas glorias y a nuevos cachorros del sintetizador vintage con bastante solvencia. Y en la otra cara ya asoma lo que se espera de verdad de Fairmont: los desniveles de intensidad –ritmo y melodía, pausa y acelerón– del house progresivo disimulados con una producción fina y preciosista marca de la casa en “Cannon” y el subidón con notas martilleantes a modo de redobles –puro estilo Holden– en “Vanguard”. Un tour de force inesperado al que recibir con los brazos abiertos.

Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar