Trascendentalism EP Trascendentalism EP

EPs

Dustin O’Halloran / Hauschka / Jóhann Jóhannsson Dustin O’Halloran / Hauschka / Jóhann JóhannssonTrascendentalism EP

7.5 / 10

La gira Trascendentalism ha debido ser a la escena neoclásica –en una dimensión totalmente underground y minúscula, eso sí– el equivalente de tournées de reunión de talentos como la mastodóntica de los Tres Tenores, o aquella hace poco que llevó a Diplo, Sleigh Bells y Liturgy por diversas salas de Estados Unidos: en esta estaban coincidiendo Dustin O’Halloran, Hauschka y Jóhann Jóhannsson, que llevan al directo formatos muy diferentes –Hauschka sólo piano y percusión; Jóhannsson y O’Halloran con cuarteto de cuerda– pero con una sensibilidad común, la del nuevo impresionismo en las lindes de la electrónica y la música de conservatorio. Quien se haya pasado por alguna de las fechas de la gira –ciudades selectas de Alemania, Holanda, Francia, Bélgica, Irlanda y Reino Unido– tuvo la oportunidad de hacerse con este 12” que ya permanece descatalogado y que sólo incluye material inédito. De no haberse podido pasar –o no pasar ellos por tu ciudad– siempre quedará la edición digital, en la que encontramos seis temas que ayudan a completar la integral de tres de los compositores más interesantes de los últimos años.

A razón de dos piezas por cabeza, Hauschka es el que aporta el repertorio más vivaz, sobre todo en “Spark”, una pieza saltarina de piano allegro y con pellizcos de percusión fragmentada, aunque en su segundo momento, “The Great Escape (Live)” –y con una fuerte tanda de aplausos al final–, se concentra en un movimiento dramático de piano minimalista y found sounds que se sitúa entre John Cage y la banda sonora de una película de autor. O’Halloran aporta dos piezas de piano –y sencillo acompañamiento de cuerdas– que embellecen el conjunto, como dos miniaturas perfectas en su redondez y brillo – “An Ending, A Beginnig” y “Opus 28 (Live)”, otra toma en directo–, y se completa el EP con una pieza breve y dolorosa de Jóhann Jóhannsson ( “Glima”, en su estilo más funerario, más Pärt) y su propia aparición en directo, “The Cause Of Labour Is The Hope Of The World”, con orquesta al completo, aunque el peso de toda la composición lo cargue un violín a punto de romperse a llorar. Son seis piezas que están por encima de muchos momentos antes registrados en disco, y por tanto un legado que conviene tener en cuenta en futuros planes de caza –además de que, una tras otra, crean un clima de dolor y belleza absolutamente fascinante–. Si te interesa lo neoclásico, necesitas este objeto.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar