Titrology Titrology

EPs

6K 6KTitrology

8 / 10

6K  Titrology

PI RECORDINGS (TBPI1202, 12”)

De manera inconsciente o deliberada, muchas joyas acaban quedando olvidadas en los cajones o en las membranas del tiempo. La arqueología musical es una disciplina digna, necesaria y a veces ingrata, pero que ofrece una buena recompensa cuando el hallazgo es merecedor de elogios. Algunos de estos descubrimientos llegan incluso a reescribir la historia –recuerden, si no, el “Ten Ragas To a Disco Beat”, que establece (por puro accidente y de manera discutible, eso sí) el origen del acid house en 1983–. “Titrology” tiene fecha original de 1995 y quizá no sea como para parar máquinas y otorgarle un papel en el desarrollo del minimalismo techno a la altura del “Sheet One” de Plastikman, pero sí resulta una grata sorpresa. Por lo que se explica, Pi Recordings era el sello que por entonces dirigía en Glasgow el joven JD Twitch (más tarde, 50% de Optimo), y 6K un dúo del que no se ha sabido más –sus dos miembros pasaron a grabar como Kasbah y Phase 6 de manera efímera–.

Estos tres cortes tienen una interesante intrahistoria: están creados con una economía de medios raquítica, con una 303 y poco más. El material de “Titrology”, pues, es una sucesión repetitiva de basslines ácidas con ecos y beats sin músculo que arañan el oído con mala intención. Su objetivo no es la pista de baile, sino el viaje mental, la alucinación en largas tomas de gruñidos, sonidos que crujen como ramas de árbol secas y una baja fidelidad que el remastering apenas ha sabido, o querido, disimular. Suena como una versión seca el material de entonces de Mika Vainio y como los hits de Emmanuel Top sin el bombo y sin el subidón, y de haberse reeditado hace cinco años –cuando el boom del minimal todavía estaba al rojo vivo y Sleeparchive era un productor cotizado–, quizá sí hubiera reescrito los libros techno. En 2011 sigue siendo un disco singular y poderoso, pero que sirve, sobre todo, para añadir otra curiosidad a la estantería donde guardamos los vinilos de techno extremo.

Richard Ellmann

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar