The Remixes EP The Remixes EP

EPs

Anodyne AnodyneThe Remixes EP

9 / 10

Anodyne The Remixes EP PSYCHONAVIGATION RECORDS (PSY037, 12” + digital)

Catorce años después, reapareció Colin Cloughley. Nadie se acordará de él. Nadie, en realidad, le llegó a conocer en su momento. Publicó un álbum como Anodyne en 1996 en un sello irlandés, Ultramack, de cuyo nombre sólo han oído quienes se toman la asignatura del intelligent techno como una cuestión de honor –fue el álbum en el que editaron sus primeros trabajos los asombrosos Decal, antes de pasarse a Rotters Golf Club y Satamile–. En Ultramack se planchaba un techno purista con concesiones de electro y ambient, todo muy cerebral, y en una de sus primeras referencias estaba él, afilando breakbeats, sacando a relucir rabia en forma de hardcore domesticado. Desde entonces ( “Ultramack 005”, ese disco del 96), Coughley ha permanecido casi en silencio, retirado del mundo. A mediados de este año reapareció otra vez por sorpresa, sin decir nada a nadie, y “Corrosion” se ha convertido en su segundo disco. Ahora vienen las remezclas, y qué remezclas: remezclas a las que sólo puede acceder quien ha vivido la edad dorada de la IDM y puede reclamar favores tantos años después: The Black Dog, Autechre y Lackluster, tres motivos para perseguir este disco por todo el mundo –está limitado a 300 copias– como si fuera el jodido Bin Laden. La aportación de la finlandesa Lackluster es predecible hasta cierto punto –ambient-breakbeat de complejidad asfixiante, con subidas y bajadas de furia luz–, pero la de Autechre es sorprendente: hacía años –y años puede ser incluso desde antes de fichar por Warp– que no ejecutaban unos breaks tan uptempo, tan reveladores de un pasado b-boy y con conexiones con el grafitti que ya parecían perdidas entre tanto algoritmo matemático aplicado a la computer music. Aunque si un tema es verdaderamente épico en este “The Remixes” es el de The Black Dog: nueve minutos de viaje entre el techno glitcheado de bombos como diamantes, entre Detroit y Sheffield, y un cierre atmosférico en la mejor tradición del avant-techno 90s, que suena como si congeláramos oxígeno y luego lo fundiéramos de nuevo con un lanzallamas. Dos palabras que comprenderá cualquiera que comparta este código: artificial intelligence. Dicho esto, que comience la caza.

Javier Blánquez

Anodyne - Corrosion (Bitten By The Black Dog)

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar