The Praetorian / RQ-170 The Praetorian / RQ-170 Top

EPs

Shed ShedThe Praetorian / RQ-170

8 / 10

La Guardia Pretoriana era el cuerpo de seguridad personal del César en el antiguo Imperio Romano. Para llegar al Emperador antes había que resolver el problema de los pretorianos, que eran máquinas de guerra perfectamente entrenadas y, sobre todo, fieles a quien les pagaba. La confianza del emperador estaba depositada en ellos, pues de su guardia dependía su vida, y desde entonces el concepto ‘pretoriano’ se aplica a todo aquello que nunca traiciona una idea o a una persona, cualquiera que sea la circunstancia. René Pawlowitz no ha titulado por casualidad “The Praetorian” a su nuevo corte como Shed –el primero en más de dos años, sin contar el material como Wax o EQD–: su techno se va haciendo cada vez más puro, más experimental, menos permeable a contaminaciones de otros ámbitos, cada vez más escapista y depurado en las texturas. Cuando parecía que su ingreso en Fifty Weapons debería saldarse con material bruto, sucio y para la pista, Shed ha hecho todo lo contrario y ha entregado dos piezas de techno casi líquido, desintegrado, en las que sigue depurando sus influencias del sonido de Detroit y de Berlín de principios de los 90s.

“The Praetorian” se sostiene sobre un break leve, un bajo poroso y una línea de sinte envolvente, un techno ingrávido que se va perdiendo en la lejanía, como un cometa que ha pasado de largo de nuestra órbita. No puede ser más sencillo, y a la vez no puede ser más profundo y perfecto; es la fidelidad máxima al techno como concepto, no como estética. En la otra cara, “RQ-170” hace lo propio pero con el otro pie que sostiene su trípode de influencias, el intelligent techno inglés de la era Warp, al que cita a través de uno de sus temas emblemáticos – “Second Bad Vilbel”, de Autechre– y un título que recuerda a los primeros años de Aphex Twin, y es que, no en vano, el lado opuesto de este deslumbrante nuevo vinilo de Shed bien pudiera ser un tema perdido de Richard D. James de su época “Selected Ambient Works”. Con obras así, con resultados de este tipo, está claro que Shed nunca traicionará al techno. Su título de pretoriano está bien ganado.

The Praetorian

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar