The Narcissist II The Narcissist II Top

EPs

Dean Blunt Dean BluntThe Narcissist II

8.2 / 10

El poder de fascinación de las creaciones de Dean Blunt, tanto en solitario como en compañía de Inga Copeland, reside en el particular estado de ánimo que transmiten. Sin saber muy bien de donde viene ni a donde va, su música habita en mundos extraños y recónditos, con leyes totalmente propias. Mundos dominados por atmósferas enigmáticas, en los que las emociones corrompidas se encarnan en belleza desgarrada y donde las mentes enfermas reivindican la pureza de sus emociones.

En este sentido, “The Narcissit II”, editado originalmente como mixtape de descarga gratuita y ahora remasterizado y editado en vinilo por Hippos In Tanks, es el trabajo con más carga emocional de los que ha publicado Blunt hasta la fecha. Nueve viñetas de desasosiego doméstico en las que el artista se expone más que nunca ante su público. A esto contribuye especialmente el hecho de convertir a su voz uno de los grandes protagonistas del disco. Su tono es apático y desganado, más cercano al de alguien a quien obligan a salir a cantar en un karaoke que al de un músico que busca reivindicar sus habilidades, pero, sin embargo, encaja a la perfección en ese caudal de desconcierto existencial que rezuma su propuesta.

“The Narcissist II” es, también, lo más cercano a un disco de pop (a su alucinada manera, se entiende) que ha salido de la mente de Blunt hasta el momento. Más allá de “DIRECT LINE”, la digresión drone que inaugura el disco, el resto de composiciones buscan la complicidad del oyente con melodías dulces que exponen sentimientos universales. Sin ir más lejos, entre la maraña de melodías disonantes de “caught line”, se cuelan frases como “how was I too know that you weren’t really feeling me?” en lo que suena al lamento de psicópata que se intenta justificar instantes antes de descuartizar a su víctima. Las tempestades de las relaciones sentimentales también protagonizan “GALICE”, en este caso substituyendo las capas de sintetizadores desfigurados por un loop de aires sixties. “XXX”, repite la misma jugada, funcionando como complemento de la canción anterior; de hecho ambas están ligadas por un sample cinemático de una pareja discutiendo acaloradamente. Llegados a este punto, el disco parece rebelarse como un trabajo conceptual sobre los rincones más turbios de las relaciones sentimentales, con el sexo enfermizo siempre en primer plano. Así lo vuelve a confirmar “DIRECT LINE 2”, cuya delicada fisonomía de remansos soul esconde un inquietante mensaje que remite a un perturbado acosando a una desconocida por teléfono. La misma escena se repite en “AND ILL SHOW U HEAVEN IF U LET ME”, con grumosas y tétricos samples de cuerdas reforzando el mensaje. “Are You As Good As I Remember” es el corte que más se asemeja a las transmisiones de Hype Williams (o, en su defecto, Dean Blunt & Inga Copeland), con sus melodías orientalistas, sus pads desteñidos y sus samples alienantes. La indiscutible cumbre del álbum, sin embargo, es su corte titular, en el que colabora Inga Copeland. En “The Narcissist”, la pareja se enfrasca en un diálogo de redención sobre los acordes nocturnos y delicados prestados del “I Float Alone” de Julee Cruise, dando con la composición más sentida del disco a la vez que captura el sentimiento de desolación lunática que alimenta todo el trabajo en su máximo esplendor. Aunque este hubiese sido el punto final más lógico, Blunt prefiere acabar el álbum con “CORONER”, una pequeña píldora de grime de serie B que se agarra a la temática sexual, esta vez más explícita que nunca, como nexo de unión con el resto de la obra.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar