The Cold In You The Cold In You

EPs

Phaeleh PhaelehThe Cold In You

7.3 / 10

AFTERGLO (AFTR12002, 2x12” + CD + digital)

¿Pucheritos bass? Toma, claro. Los soldados del bajo también lloran. En el pecho del underground británico laten unos corazoncitos que sienten y se afligen como los de todo hijo de vecino. Phaeleh ya lo dejó claro con el aplaudido “Fallen Light” –peligroso artefacto de post-dubstep lloroso que recibió la ovación consensuada de crítica y compañeros de profesión–, y ahora hurga de nuevo en el asunto, puliendo todavía más el gélido capó de su platillo volante para asombrar, incluso, a los que tenían las expectativas más altas respecto a su segundo trabajo.

“The Cold In You” es aflicción, romanticismo y sensibilidad, eso sí, todo enlatado en conservas de hidrógeno y en epopeyas sonoras de ciencia-ficción con esencia pura de techno-dub, dubstep líquido y breaks digitales bañados en desinfectante. Pianos crepitantes, baquetas lejanas, voces inquietantes, bombos acolchados y efectos cósmicos se materializan en nuestros auriculares como si fueran ectoplasmas de ultratumba. La idea es muy sencilla: atravesar los adentros del oyente a golpe de bass futurista; transformar sonidos fríos y de considerable densidad en música sentimental y ensoñadora.

Y Matt Preston consigue su propósito con holgura, manipulando el ADN de las nuevas frecuencias británicas cual genetista loco y adaptando las proteínas a sus necesidades melódicas. Es un sonido eminentemente bass, sin duda, pero con mucho calado: algunos lo llaman chillstep, aunque quien lo prefiera podrá usar palabros como emostep o luvstep. Más allá de ofrecer la relajación mental y el gustirrinín porrero de media tarde, lo que pretende (y consigue) el de Bristol es empaparnos emocionalmente con un sonido melancólico, de profundidad pop y arquitectura electrónica avanzada. Y toca hueso. Vaya si toca.

A medio camino entre Burial y los Massive Attack primigenios, Preston macera los graves en barrica vieja –reverberan, flotan y te engullen los sentidos– para firmar 7 cortes sin desperdicio: calidad antes que cantidad, como a mí me gusta. Violines victorianos, dubstep technoide, lamentos femeninos y guiños a Kraftwerk ( “Caustic Storm”); trip-hop para el siglo XXI con la angelical voz de su vocalista fetiche Soundmouse ( “The Cold In You”); pianos al más puro estilo Tindersticks combinados con el traqueto hipnótico y la bruma digital urbana del mejor bass (alucinante y alucinógena “Think About It”); reggae espectral en “Perilous”, con otro viejo conocido en los gorgoritos jamaicanos, el gran I-Mitri. Demasiado denso para los finolis, demasiado sensiblero para los chicos malos, lo que ofrece esta obra no es música y ya está, es el siseo contaminante que precede al alba en la gran urbe. Subíos el cuello de la chaqueta o cogeréis frío.

Óscar Broc

The Cold In You by Phaeleh

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar