Split Split

EPs

Woods / Amps For Christ Woods / Amps For ChristSplit

5.3 / 10

La idea de un split de Woods y Amps For Christ sonaba en un principio de lo más prometedora: a priori, de la unión del hardcore experimental de Amps For Christ y del pop psicodélico de Woods sólo podía salir algo bueno y explosivo. No ha sido así: resulta ser un disco monótono y, por qué no decirlo, algo aburrido. Después de escuchar Sun & Shade (Woodsist, 2011) y “The Oak In The Ashes”, éste de Amps for Christ (Shrimper, 2001), cabía esperar un trabajo cuando menos más energético, pero en su lugar tenemos en “Split” un experimento de folk psicodélico y experimental pausado, tranquilo, reflexivo y muy instrumental. Del rock de Amps For Christ apenas hay rastro: se le adivina en canciones como “ September Saturn”, pero es un rock apenas insinuado, que no se atreve a terminar de serlo. En lugar de las guitarras se han hecho fuertes el sitar y el koto, ese instrumento japonés de origen chino y que requiere de tal grado de virtuosismo que la forma en que lo utilizan Amps For Christ y Woods es directamente la de jugar con él y experimentar con el sonido de ambos instrumentos juntos. Curioso, pero olvidable.

En realidad, el sitar es uno de los elementos estrella de este EP: aparece prácticamente en todas las canciones y su protagonismo es absoluto en temas como “ From Oatmeal To Buttermilk”, que haría las delicias de cualquier hippy de los 60s en búsqueda de la verdad absoluta de la mano de cualquier “maharishi”. Esa misma tónica se repite en “ Brothers”, otro de los temas que interpreta Woods. Se rompe un poco esa tónica con la experimentación de “ Native Chantz”, que dura poco más de minuto y medio y donde guitarras y sintetizadores compiten entre sí, y también con “ Lord Bateman (Child #53)”, un medio tiempo de guitarras ruidistas lo-fi y la brevísima “ Wind Was the Wine”.

La impresión general que da este split, sin embargo, es la de que Woods y Amps For Christ se hubieran aislado del mundo en mitad de un bosque, durmiendo en tipis y fumando hachís mientras componían rodeados de bongos, campanillas y sitares: es un disco tan cercano a la psicodelia hippy de los sesenta que cuesta trabajo discernir si es un homenaje, un guiño o una preocupante falta de ideas y espíritu transgresor. No discuto que Woods y Amps For Christ no tuvieran más intenciones que las de grabar un disco bucólico y pastoral pero francamente, a mí me ha dado bajonazo.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

catass

Historias

14 viñetas que muestran lo que realmente piensa tu gato de ti

Las viñetas de CatAss reflejan lo bordes que pueden llegar a ser los gatos.

leer más
Nadia Lee Cohen

Historias

"Me he acostado con todas sus amigas, ¿por qué ella no para de rechazarme?"

Voy a ver a Samantha, y esta vez no aceptaré que me rechace

leer más
grannyhair

Historias

Las chicas que querían tener pelo de abuela

El pelo gris lo peta.

leer más
Eve Ensler

Actualidad

Maternidad, cáncer y poesía: historia íntima de una superviviente

Cuando el cuerpo sobrevive al cuerpo

leer más
Ramo Niemi

Entrevistas

Delirios y miserias del primer 'indie' español

La editorial Contra publica ‘Pequeño Circo’, el relato definitivo sobre “los orígenes” de la escena independiente nacional, contado por sus ...

leer más
No cuela

Historias

22 cosas absurdas que haces para quedar bien

Los dejamos pasar porque en el fondo no hacen daño a nadie, por eso se siguen haciendo.

leer más
Levine

Actualidad

La mujer que disparaba a los ojos del horror

Levine siente la destrucción de hogares como propia porque este también es su hogar.

leer más

Actualidad

¿Y si grabamos en cámara lenta al perro más lento del mundo?

Mi única filosofía es "dame comida".

leer más

cerrar
cerrar