Split Split Top

EPs

snd / NHK snd / NHKSplit

7.5 / 10

Aunque Mark Fell ha mantenido un ritmo de producción constante a lo largo de los años desde que apareció el primer 12” de snd, en aquel ya lejano 1998, ha sido en las últimas temporadas cuando su nombre se ha ganado definitivamente la plaza que merecía en el Olimpo de los grandes experimentadores electrónicos de nuestro tiempo. Su volumen de trabajo se ha intensificado desde que se acercó al círculo de Mego –con “UL8”, “Manitutshu” y “Periodic Orbits Of A Dynamic System Related To A Knot” entre 2010 y 2012, a los que hay que sumar aquel espectacular “Multistability” para Raster-Noton–, aunque eso ha sido quizá en perjuicio de la presencia regular de snd en el circuito, su otro proyecto. Porque Mark Fell en solitario es una cosa –un hombre que juega con las fluctuaciones de onda y los silencios, y los espacios sonoros discretos entre el silencio y el ruido–, pero cuando se junta con su socio Mat Steel la estrategia se transforma y se flexibiliza: snd se convierte en una máquina rítmica a partir de la difícil estética del glitch, con derivaciones hacia el techno y el R&B de estética minimalista, y resulta, por extensión, una de las experiencias más puras y ricas de la escuela digital (y post-digital).

Tras los míticos álbumes en Mille Plateaux, el material fuerte de snd se había reducido en los últimos años a un experimento en Raster-Noton, “Atavism”, y un triple vinilo autoeditado, “4,5,6” (2008), que reactivó tímidamente su propio sello, detenido desde hacía una década y que, aparte de ese inciso, sólo volvió para reeditar en digital los tres primeros álbumes del proyecto. Así pues, el “15 / 16” que ocupa toda la cara A de este vinilo de lujo, una nueva joya de la colección Pan –el sello creado por el berlinés de adopción Bill Kouligas para cuestiones relativas a la improvisación, el cut-up, el techno de autor y los power electronics– y que posiblemente se convierta en la más vendida, añade un poco de contundencia rítmica al batido abstracto. Los 15 minutos del corte –casi 16, de ahí el título– parecen una condensación veloz de los rasgos estéticos de “stdio” (2000) y “Tenderlove” (2002): glitches limpísimos, beats rotos entre el techno y el funk, una especie de R&B minimalista, extraterrestre, con el swing anestesiado.

La cara B de este “Split” hermoso a la vista y codiciable para collectors la ocupa el dúo japonés NHK, a quienes también habíamos visto en Raster-Noton –y, en el caso de Kouhei Matsunaga, 50% del proyecto, también años ha en Mille Plateaux–, y que se reparte toda la duración que le corresponde en el vinilo con una apuesta sonora similar a la de snd, reduccionista y económica, pero mucho más sucia y dura, un techno que suena como la versión glitcheada y arañada de la escudería Sandwell District o el proyecto Ancient Methods, o lo también podría ser la respuesta japonesa al 4x4 del actual Alva Noto: 15 minutos de turbulencias que difícilmente encontrarán un camino hacia las pistas de baile –a ver quién se atreve a pinchar el caos de batería de “111230_2ndhalf” o el embrollo de texturas hirientes de “Stomp_1”–, pero que ya está reclamando espacio en la sección más atrevida de festivales tipo Sónar.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar