Shall Go EP Shall Go EP Top

EPs

Todd Edwards Todd EdwardsShall Go EP

7.7 / 10

Hubo una época en la que la nación house tenía el corazón dividido entre dos Todds. En un lado del cuadrilátero estaba Todd Terry, amo y señor del remix de éxito durante años, leyenda de Nueva York, padrino del garage y del hip-house, uno de los DJs más rentables de los 90s: sus fieles le veneraban como una figura del Olimpo y en los carteles se leía ‘Todd is God’ con la misma reverencia con la que los aficionados al blues le dieron el mismo apelativo a Eric Clapton. Al otro lado estaba Todd Edwards: de la vecina New Jersey, Edwards no tenía tanta historia detrás como Terry, no era una estrella mediática, no tenía hits como “Jumpin’” o “Weekend”, pero al final la historia ha sido justa con él y hoy, en pleno 2012, si hay un genuino dios, es Todd, el otro Todd, el blanco, el de la gorra de lado, el hombre que con un recurso hábil –un beat moldeable como la arcilla, un bajo macizo como el mármol y unas voces subidas de pitch que subían y bajaban como un caballo en un tiovivo– ayudó a influenciar decisivamente la posterior revolución acontecida en Gran Bretaña, la del speed garage y el 2step, una participación en la que sólo puede reclamar méritos compartidos Armand Van Helden.

No iremos a repasar aquí la discografía completa de Todd Edwards, porque es extensa y minuciosa, pero allí donde a partir de 1997 se escuchen voces que cambian súbitamente el registro de pitch, del agudo finísimo y femenino al grave distorsionado para crear una sensación varonil, dando pie a esa cadencia inconfundible de sílabas montadas sobre un beat dinámico –y eso incluye desde Dem 2 a Duble 99 pasando por Burial y Girl Unit–, su sombra es imposible de ocultar. De Edwards no aparece un álbum desde 2006 –el tremendo “Odyssey”, citado por Burial como su disco favorito de aquel año–, y este nuevo EP es uno de los pocos que ha editado desde 2006, tras una década de actividad frenética y subterránea, casi toda entregada al legendario sello i! Records. Body High es un sello joven y por ahora sólo distribuye su mercancía en digital, pero que no haya vinilo no es óbice para ignorar estos cinco bangers en los que Dios –el verdadero, el que se lo ha merecido más por regularidad y tesón– va con todo, dispuesto a elevar la libido y tensar la musculatura. En realidad, no hay nada en “Shall Go” que no se hubiera escuchado antes, y mejor, en “Full On (Volume 2)”, el álbum canónico del garage al estilo Edwards, pero a los grandes no hay que pedirles que se reinventen a cada nuevo paso, sino que mantenga viva e incandescente su llama inconfundible. “Shall Go” –el tema– es una joya reluciente de garage al estilo americano en la línea de Romanthony que tiene, cómo no, ese beat de arrastre, oscuro y nervioso, que pone perros a Daft Punk y sus epígonos. A partir de “The Stranger”, en cambio, aflora el mejor Edwards, el del pitch mutante y las melodías multicolores de voces cercenadas con bisturí, el de las armonías jazzy y el calor soul, con reprises emocionantes en “Echo Of The Past” y “Hold The Faith” y una toma oscura, más dark garage, contrapunto necesario a tanto lujo, en “This Generation”. A punto de cumplir 20 años de carrera, se confirma, junto con Larry Heard, como el gigante del house más en forma de los que siguen en activo. Orgullosos de ser de Edwards.

Echo of the Past

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar