Sensate Focus 10 Sensate Focus 10 Top

EPs

Sensate Focus Sensate FocusSensate Focus 10

8.1 / 10

Durante mucho tiempo, la relación de Editions Mego y la música de baile ha sido casi la misma que mantienen los gatos con el agua: prácticamente se repelían, no había manera de conciliar lo felino con lo acuático, que es lo mismo que decir lo abstruso con lo extático. El sello austriaco ha dedicado el grueso de su material a las corrientes más exclusivas y alienantes de la producción experimental, volcando sus esfuerzos en concentrar a grandes artistas del noise, la improvisación con software y el cubismo rítmico, de KTL a Jim O’Rourke pasando por Mark Fell, pero Pete Rehberg, que se muestra prácticamente intransigente a la hora de abrir las ventanas de su sello y dejar que se airee un poco, ha sido lo suficientemente inteligente como para comisionar subsellos, asociados a la marca madre, para explorar vías más accesibles. El año pasado fue Spectrum Spools, un sello dirigido por John Elliott (Emeralds) que lleva una racha apoteósica de vinilos dedicados a la música cósmica, las jams de ordenador, las reediciones new age y el ambient-pop con textura de cristal, y en 2012 parece ser que el turno le toca a Sensate Focus, lo que podría ser el subsello house de Mego.

Eso sí, cuando aparecen juntas las palabras ‘house’ y Mego hay que ir con cuidado: los cuatro cortes de este vinilo –que si se encarga directamente al sello te lo sirven con un lápiz de regalo– se identifican con el house por las armonías, no por el ritmo. Como explicó Rehberg en una entrevista con The Wire, lo que le fascina del viejo sonido de Chicago son las líneas de teclados, no los beats, y el contenido de “Sensate Focus 10” –aparentemente producido por Mark Fell, aunque no hay confirmación oficial– suena como una versión más estilizada de lo que editan snd, cuando les da por reaparecer: chispazos melódicos casi líquidos en una sucesión amable y al borde del efecto mesmerizante, como una red de agudos que se extiende de manera poligonal como una red de araña alrededor de tu oído, sostenidos por una madeja de ritmos obtusos y transparentes en apariencia. Suena como un deep house primitivo con pianos que revolotean como mosquitos en la noche, pero sin virtuosismo, como si fuera John Cage remezclando a Larry Heard mientras por debajo se desata un magma de clicks & cuts que habría hecho las delicias de los viejos clientes de Mille Plateaux. Y más allá del contenido –que es soberbio–, lo excitante de Sensate Focus son sus enormes posibilidades: un catálogo potencial de música de club de primera hora que tanto sirve para noches revival de Chicago –como si Terre Thaemlitz o Monolake grabaran para 100% Silk– como para ser expuesta en calidad de escultura sonora en un museo de arte contemporáneo. Por aquí ya se nota como se ponen los dientes largos.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

kiss

Historias

23 diferencias de una relación de pareja a los 20 y a los 30

6. Es imprescindible que tu mejor amigo...A los 20: Apruebe a tu pareja.A los 30: Sea tu pareja.

leer más
carta

Actualidad

Cartas de amor antes de una paliza

El amor cuando no es amor.

leer más
Odalisque

Actualidad

Clientes: el gran tabú de la prostitución

En España hay una prostituta por cada 38 posibles clientes, y 4 tipos de este: el misógino, el consumidor, el amigo y el crítico

leer más
ny

Historias

Le envié mi currículum y terminé casándome con él

Esta historia no es un capítulo de 'Sexo en Nueva York', pero podría serlo.

leer más
Eterno

Historias

La inspiración que se lleva en la piel

Los tatuajes del español nómada Eterno son una forma de retar al olvido, y también un acicate, un estímulo para vivir de acuerdo al credo propio, ...

leer más
Jen Campbell

Actualidad

19 conversaciones rematadamente idiotas escuchadas en librerías

Un libro para los que piensan que las librerías son lugares silenciosos y aburridos. 

leer más
top strippers

Actualidad

Strippers, jazz y otras maneras de alegrar tu funeral

El dolor no congrega multitudes, la fiesta loca sí.

leer más
bridget

Historias

Los 15 momentos más patéticos de un corazón roto

Tía, no llores.

leer más

cerrar
cerrar