Remixes Volume 1 Remixes Volume 1

EPs

Nicolas Jaar Nicolas JaarRemixes Volume 1

9 / 10

Nicolas Jaar  Remixes Volume 1

CIRCUS COMPANY (3661585930600, 12” + digital)

Neoyorquino de nacimiento, chileno de adopción en su infancia, francés en su elegancia a la hora de entender el house, Nicolas Jaar es un productor que no pertenece ni a un solo tiempo ni a un solo lugar. Eso es lo que le hace grande y, por momentos, único en la actual escena electrónica, y todavía es un niño, como aquel que dice. A saber hasta dónde llegará. Por ahora, hay tres Nicolas Jaar: el transparente del álbum “Space Is Only Noise”, el devoto de la música negra y la finura house de sus EPs en Wolf + Lamb y también está el Jaar en directo, con banda –batería, bajo, saxo, turntables–, y aunque esos tres desdoblamientos funcionan a diferentes velocidades y buscando inspiración en rincones diversos, todos conforman un Jaar poliédrico que tiene el buen gusto tatuado en sus manos. Al Jaar de estudio, al que firmó el LP a principios de año, le faltaban bpms y orientación hacia el club: esa era la única excusa que podría poner un detractor, en el caso de que hubiera uno solo. Pero si alguien demandaba beats entre los tejidos sedosos de pop, jazz y ambient de esbozos como “Space Is Only Noise If You Can See” o “Too Many Kids Finding Rain In The Dust”, aquí llegan las remezclas.

Son cuatro, pero como si fueran dos: Pépé Bradock, quizá el más próximo a Jaar de todos los productores house franceses, se pone al mando de tres lecturas diferentes de “Too Many Kids” para sacarle hasta la última gota de jugo. La primera toma ( “Blind Pig Mix”) es de ritmo trotón, añadiendo los bpms que faltaban en la toma original, pero conservando la madeja de ambientes polucionados hasta que no se puede distinguir entre el caos y el éxtasis; la segunda ( “Train Fantôme Poke”) rebaja el paso y se recrea en los bajos húmedos, los silencios entre sonidos y, aún así, consigue hipnotizar con un bombo subterráneo y poroso como sólo Pépé sabe hacer; y la tercera ( “Mirandapella”) sólo se dispara hacia arriba unos breves segundos de un total de cinco minutos en los que el protagonismo lo tienen las voces –subidas en decibelios, más envueltas todavía en eco– y las texturas de pesadilla romántica. Podría haber hecho una remezcla colosal de 17 minutos, pero el parisino ha preferido dividirla entre tres mini-remezclas épicas para diferentes usos, y uno necesariamente se tiene que arrodillar ante él. Después de eso, el eficaz barniz house de Dave Aju para “Space Is Only Noise If You Can See” sabe a poco, como si una enorme y alargada sombra con bordes de masterpiece tapara todo su buen trabajo.

Javier Blánquez

“Too Many Kids Finding Rain In The Dust (Pépé Bradock’s Blind Pig Mix)”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar