Remake 508 Remake 508

EPs

Perseus Traxx Perseus TraxxRemake 508

9 / 10

Remake 508, Perseus Traxx FUTURE FLASH (F-Flash 001, 12” + digital)

Este vinilo tiene que ser forzosamente one-sided: viene estampado con un sello de lacre en la galleta de la cara ponible, a su vez el lacre decorado con el logo de Future Flash, como lo estaban las cartas de los Reyes y los Papas. Es un detalle regio, simpático y elegante que añade un plus al contacto con el disco. Hay que tocarlo con suavidad, hay que sacarlo de la funda con cuidado para que el lacre no se atore en la funda de papel y un mal gesto lo despegue. Y todo ese cuidado y esa molestia añadida que significa el sello lacrado –siempre rozará con el disco de al lado en la estantería– lo recompensa Perseus Traxx con una composición en la que se suman dos de las corrientes más hipnóticas de la música de baile de todos los tiempos. Recuerda “Remake 508”, por supuesto, al sonido Hi-NRG de Patrick Cowley: equipo analógico a todo trapo, mostrando las tripas en una cabalgada de ritmos secuenciados y una TR-808 a pleno rendimiento. Tampoco no podía faltar el detalle old school house, una bassline ácida que sobrevuela los ocho minutos largos de mantra sin buscar protagonismo, más como un acento suave que como una expectoración verde y violenta –y que, de paso, conecta con unos discos que hace tiempo que nadie reivindica y que ya va siendo hora: la “Color Series” de Donnacha Costello, en particular la tercera entrega, “Rubine Red”–. Un flashback estelar a los primeros días del smiley en Inglaterra –A Guy Called Gerald, LFO– en el que Nigel Rogers (alias Robotkid, a quien habíamos visto hace tiempo en el sello Iwari de Vector Lovers) se reivindica como un talento emergente con un futuro por delante espectacular. Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar