Raindrops EP Raindrops EP

EPs

Blue Daisy Blue DaisyRaindrops EP

7 / 10

Blue Daisy & Anneka

La primera impresión frente a este “Raindrops EP” es que Kwesi Darko ha relajado, quizá de manera consciente, el hambre que parecía tener por elevarse a los puestos de cabeza de la actual (y algo flotante) escena wonky. Sus dos vinilos hasta ahora firmados como Blue Daisy –primero “Space Ex”, luego “Strings Detached”, ambos en 2009 y en Black Acre– sonaban jodidamente mentales, agarraban el hip hop instrumental y arty como si fuera una esponja y lo estrujaban para sacar de él toda el agua estancada (para llenarlo de nuevo con material fresco). De hecho, la etiqueta wonky le sentaba bien a Blue Daisy sin necesidad de forzar la semántica: cada sonido parecía trabajado con un esmero especial en busca del funk y de la complejidad, pero sin sacrificar nunca su capacidad de resultar accesible a su público natural. No era Hudson Mohawke –no tan urbano ni filo-americano–, pero sí más completo, complejo e incluso psicodélico que Paul White, Illum Sphere y otros caballeros de esta corte de Camelot del beat inglés.

Por tanto, ¿qué ocurre con “Raindrops EP”? Sucede que suena más femenino, más soul y sedoso, menos fiero en la construcción de ritmos (y su posterior añadido de suciedad digital) y absolutamente abierto a lo que antes habríamos llamado, sin dudar, “trip hop” –aunque, de hecho, es downtempo de nueva generación–. Anneka, a la que habíamos seguido aportando su voz en discos de Starkey, Vex’d o Ital Tek, es la que en las dos piezas del primer vinilo ( “Raindrops” y “Blood Petal Roses”) hace de Shara Nelson o Diane Charlemagne particular a un Blue Daisy absolutamente horizontal y alucinado, reptando con suavidad entre subgraves disonantes, ecos del dub y un ensimismamiento del buen rollo. Es al final la condición fantasmal de las dos canciones –más el remix añadido de Sunken Foal de “Blood Petal Roses”– la que prevalece sobre el exceso de azúcar, aunque hay un riesgo importante de caer en la coffee table music. El único que hace lo que se espera de él es John Talabot, que lleva de la Anneka sólo aprovecha un susurro de su voz y lleva “Raindrops” a ese terreno de house cósmico que tan bien ha explorado en sus vinilos para Permanent Vacation.

Blue Daisy & Anneka - Raindrops

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar